null: nullpx
Estado de Emergencia

La falsa alarma de misil en Hawaii fue enviada por un trabajador que creía que el ataque era inminente

Una investigación llevada a cabo por Comisión Federal de Comunicaciones encontró que el empleado a cargo de enviar la alerta pensó que una grabación sobre un simulacro no programado sobre un ataque con misiles balísticos era real.
30 Ene 2018 – 12:02 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Una investigación preliminar llevada a cabo por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) encontró que el trabajador de los servicios de emergencia de Hawaii que envió una falsa alarma de misil balístico el pasado 13 de enero creía en ese momento que el ataque era real luego de escuchar una grabación que era parte de un simulacro no programado.

La alerta decía: "Amenaza de misil balístico hacia Hawaii. Busque refugio inmediatamente. Esto no es un simulacro", lo que generó durante unos 38 minutos escenas de pánico en esas islas del Pacífico antes de que las autoridades locales indicaran que se trataba de una falsa alarma.

La combinación de un error humano y salvaguardias poco claras llevaron al trabajador a enviar deliberadamente el mensaje de alerta a todos los celulares y televisores del archipiélago.

Al parecer los empleados no fueron advertidos del simulacro de audio, según detalla la investigación preliminar de la FCC.

El error comenzó con el supervisor del turno de noche que decidió probar a los trabajadores del turno del día con simulacros espontáneos. El gerente supervisor del turno de día parecía estar al tanto de la prueba, pero pensó que solo era para los trabajadores del turno de la noche y no estaba preparado para supervisar la prueba que se llevaría a cabo en la mañana.

Como resultado de este error, no hubo la supervisión correcta cuando el supervisor de la noche llamó a los trabajadpres del turno de día haciéndose pasar por un oficial del Comando del Pacífico a cargo de detectar amenazas de misiles balísticos.

Siguiendo los procedimientos, el supervisor activó una grabación sobre la emergencia, que pese a que decía claramente "ejercicio, ejercicio, ejercicio", iba acompañada de otro mensaje que decía "Esto no es un simulacro".

Esto llevó al trabajador a cargo activar la alerta al no prestarle atención al hecho de que se trataba de un ejercicio. El mensaje no fue detenido por la Agencia para el Manejo de Emergencias de Hawaii porque hay poca diferencia entre la interface del usuario para emitir alertas de prueba y la que envía las reales.

El supervisor, al darse cuenta del error, notificó al gobernador de Hawaii del problema y solo después de siete minutos de que la alarma fuese activada, logró eliminarse. Sin embargo, las autoridades no tenían un procedimiento para informarle a la población de que se trató de una falsa alarma. Tomaron otros 14 minutos para dar cuenta a la población de ese error.

Para los habitantes de las islas fueron los peores minutos de sus vidas.

La FCC aseguró que la falta de un plan de contingencia llevó a que se cometieran los errores uno tras otro.

"Cada estado y gobierno local que emite alertas necesita aprender de estos errores", indicó en el informe el presidente de la FCC, Ajit Pai. "Cada uno debe estar seguro de que tienen las salvaguardas adecuadas (...) el público necesita poder confiar que cuando el gobierno emite alertas, estas sean creíbles".

Tras conocerse este informe, la máxima autoridad de la agencia para el manejo de emergencias de Hawaii renunció.

Se trata de Vern Miyagi, administrador de la Agencia, según lo dio a conocer el general Joe Logan. Un segundo trabajador dimitió antes de que fuera objeto de una acción disciplinaria y otro más fue suspendido sin sueldo.

Loading
Cargando galería
Comparte
Publicidad