null: nullpx
Empresas

Gobierno venezolano ordena la "ocupación inmediata" de la empresa Kimberly-Clark

El sábado, la compañía estadounidense había anunciado el cese de sus operaciones dada la crisis económica que atraviesa el país petrolero.
11 Jul 2016 – 6:36 PM EDT

El gobierno de Venezuela ordenó este lunes la ocupación de la empresa estadounidense Kimberly-Clark, que recién anunció el cese de sus operaciones como consecuencia del deterioro de las condiciones económicas en ese país.

"Vamos a proceder a firmar la solicitud que nos han hecho los trabajadores, donde planteamos (...) la ocupación inmediata de la entidad de trabajo Kimberly-Clark de Venezuela (...) por parte de los trabajadores", dijo el ministro del Trabajo, Oswaldo Vera, desde la planta de la productora de pañales Huggies en Maracay (centro).

Este sábado, la empresa, que tenía más de dos décadas operando en Venezuela, anunció en un comunicado el fin de sus operaciones por la falta de materias primas y de divisas para importarla, así como por la inflación de tres dígitos que golpea al país petrolero y que en 2015 fue considerada la mayor del mundo.

"La combinación de esos tres factores imposibilita que continuemos nuestras operaciones en este momento", señaló Kimberly-Clark en un comunicado.

Este lunes, el ministro de Trabajo encendió de nuevo las máquinas, lo que generó los aplausos de cientos de trabajadores que lo acompañaban.

"A partir de hoy Kimberly-Clark vuelve a abrir sus puertas, su producción", dijo al recordar la advertencia hecha en los últimos meses por el presidente Nicolás Maduro, de que las plantas paralizada serían ocupadas y reactivadas por el gobierno.

La empresa estadounidense produce papel higiénico, toallas sanitarias, pañales desechables y servilletas. Todos son productos difíciles de conseguir en Venezuela, que vive una fuerte escasez de productos básicos.

En septiembre de 2014, la también estadounidense Clorox –fabricante de lejía y desinfectantes– anunció el fin de su producción en Venezuela e incluso que abandonaría el país. Dos meses después, el gobierno reactivó la planta con los empleados. Sin embargo, los desinfectantes siguen siendo un producto difícil de conseguir en Venezuela.

Las expropiaciones y ocupaciones de empresas han sido una política estatal implementada desde que Hugo Chávez era presidente (1999-2012). De 2007 en adelante, el estado tomó el control en distintos sectores del país que antes estaban privatizados.

Nacionalizó la telefónica del país, la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv) y su filial para telefonía celular, Movilnet. Ambas eran operadas por la estadounidense Verizon. Hizo lo mismo con la Electricidad de Caracas, con hoteles, supermercados, bancos, con productoras de alimentos, cadenas de tiendas por departamentos; con la mayor siderúrgica del país, Sidetur; con la empresa de ferrys.

Una coalición de 29 industriales venezolanos (Conindustria) calculó que entre 2002 y 2012 el gobierno realizó 1,243 expropiaciones de empresas de distintos rubros.

Publicidad