null: nullpx
Muhammad Ali

El tributo político a Muhammad Ali, el boxeador que venció a Washington

La clase política estadounidense rinde homenaje a la figura iconoclasta de Ali, un hombre a quien en un tiempo consideró sospechoso y hasta peligroso, al punto de mantenerlo bajo espionaje.
4 Jun 2016 – 2:20 PM EDT

Muhammad Ali, ese boxeador, activista y objetor de conciencia que en una época fue un individuo incómodo y sospechoso para el poder, hoy recibe el homenaje de toda la clase política estadounidense, independientemente de posiciones ideológicas.

Desde el presidente Barack Obama hasta el virtual nominado republicano Donald Trump han tenido palabras de alabanza para la trayectoria deportiva y política de ese que fue conocido como “el más grande” y quien falleció este 3 de junio a los 74 años tras dos décadas afectado por el Mal de Parkinson.

En el comunicado lamentando la muerte del campeón, Obama lo describió como “el más grande, punto” y aseguró que fue un “hombre que luchó por nosotros”, dando a entender que la llegada a la Casa Blanca del primer presidente negro fue parte de un esfuerzo en el que Ali tomó parte.

“Sus peleas fuera del cuadrilátero le costaron su título y su posición pública. Le granjeó enemigos en la derecha y la izquierda, fue vilificado y casi enviado a la cárcel. Pero Ali se mantuvo firme y s u victoria nos ayudó a acostumbrarnos al EEUU que reconocemos hoy”.

También se refirió a sus luchas el expresidente George W. Bush, quien en 2005 condecoró a Ali con la Medalla Presidencial a la Libertad, la mayor condecoración que puede recibir un civil en EEUU.

“Muhammad Ali fue una figura icónica e histórica que asombró´, entretuvo, influenció e inspiró a millones”, expresó el exmandatario republicano


"Gracia y belleza"

El expresidente Bill Clinton ofreció un mensaje en honor de Ali a nombre de él y su esposa Hillary, precandidata a la nominación presidencial del Partido Demócrata.

Hillary y yo estamos entristecidos por la muerte de Muhammad Ali. Desde el día que ganó la medalla de oro olímpica en 1960, los fanáticos del boxeo en el todo el mundo supieron que estaban viendo una mezcla de graciay belleza, velocidad y fuerza, que podría no se equipara jamás”.

Los Clinton destacan en su comunicado cómo el boxeador desarrolló convicciones políticas que “lo llevaron a tomar duras decisiones y vivir con las consecuencias”.

En 2001, el entonces presidente Clinton entregó a Ali en la Casa Blanca la la Medalla Ciudadana, una condecoración que reconoce a los estadounidenses que han desarrollado un trabajo excepcional en sus especialidades al servicio de la nación.

En la campaña

Este sábado la muerte de Ali trajo un extraño momento de unidad de criterios por parte de los candidatos.

El virtual nominado republicano recurrió a su medio de comunicación preferido, Twitter, para honrar la memoria del boxeador.

“Muhammad Ali murió a los 74! Un verdadero gran campeón y un tipo maravilloso. Será echado de menos por todos!”


Paradójicamente unos meses atrás, Ali criticó duramente a Trump, sin nombrarlo, por la sugerencia de prohibir la entrada de musulmanes a EEUU.

“Hablando como alguien que nunca ha sido acusado de ser políticamente correcto, creo que nuestros líderes políticos deberían usar su posición para fomentar el entendimiento sobre la religión del Islam” escribió en una declaración en diciembre, poco después de que Trump planteara la idea tras la masacre de San Bernardino llevada a cabo por dos supuestos musulmanes radicales

Ali quien era musulmán desde los años 60, pedía “aclarar que esas lamentables muertes habían pervertido la opinión de la gente sobre lo que es el Islam”.

Orgullo de Kentucky



Del lado demócrata, el senador por Vermont y precandidato presidencial Bernie Sanders rindió honores a Ali.

“Muhammad Ali fue el más grande, no solo un extraordinario atleta sino un hombre de gran coraje y humanidad”, expresó Sanders en un comunicado colocado en el sitio web de su campaña.

También lamentó la muerte de Ali el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, quien representa Kentucky, el estado natal del deportista.

“La historia de su vida es una historia estadounidense, y es una historia que empezó en Louisville, Kentucky”, escribió McConnell.

Lea también:

Publicidad