null: nullpx
Inflación

El gasto de los consumidores no da señales de tregua en EEUU y eso presagia precios altos por más tiempo

El consumo en Estados Unidos ha mostrado una fuerte resiliencia en medio de la pandemia, impulsado en parte por los cheques de estímulo. Ello ha alentado a su vez la inflación y agudizado los problemas en la cadena de suministro.
Publicado 21 Nov 2021 – 01:01 PM EST | Actualizado 21 Nov 2021 – 01:01 PM EST
Comparte
Cargando Video...

La preocupación por el ritmo de la inflación parece no hacer mella en el consumo de los consumidores en Estados Unidos, que siguen comprando con fuerza y alentando así los precios de bienes que van desde electrónicos hasta muebles.

Cifras reportadas esta semana reforzaron esa tendencia. Un informe del Departamento de Comercio mostró que las ventas minoristas aumentaron un 1.7% en octubre frente al mes previo, el mayor alza porcentual desde marzo de este año.

Estos datos salieron mientras los fabricantes se preparan para una temporada navideña con una fuerte demanda. Por ejemplo, Ford Motor Co. ha renovado su sistema de pedidos de piezas que requieren chips de computadora y así acumular suministros, lo que alienta la escasez y la inflación en lo que parece ser una bola de nieve que seguirá rodando (y creciendo) por más tiempo.

Eso no lo que suelen hacer Ford y otros grandes del sector automotriz, según reconoció Hau Thai-Tang, director de operaciones y producto de la compañía. “Quizá el modelo operativo ‘justo a tiempo’, que ha prevalecido en la industria, puede no ser el modelo correcto”, afirmó.

Pero no son solo las grandes empresas las que han recurrido a esta práctica con tal de mantener el ritmo de sus consumidores.

Empresas más pequeñas también se han visto obligadas a acumular tantos suministros como les sea posible para poder seguir fabricando productos. Gem Art de Moriarty, una empresa familiar de Chicago, se ha abastecido de oro, plata y platino para elaborar collares y anillos, ante el temor de quedarse sin suministros antes de la temporada navideña.

“Estamos pidiendo mucho más de lo que realmente hacemos, por si acaso”, explicó Jeff Moriarty, gerente de marketing.

Aunque los economistas prevén una pausa del consumo después de las vacaciones, temen que esta no sea suficiente para destrabar los puertos, acelerar el tráfico marítimo o permitir que las fábricas repongan los inventarios.

“La expectativa más próxima de mejora es para mediados de 2022”, indicó Oren Klachkin, economista por la Universidad de Oxford en Estados Unidos. “Pero, creo, que el riesgo de que se tarde más es bastante alto”.

Los cheques de estímulo y el aumento del valor neto de la vivienda son algunos de los factores que mantienen alto el nivel de consumo y por lo que, en parte, la cadena de suministro enfrenta problemas.

El otro lado de la moneda es que los cheques de estímulo, como el crédito tributario por hijo, han contribuido a reducir la pobreza infantil. El índice se redujo un 40% en julio, de acuerdo con un estudio del Center of Poverty and Social Policy de la Universidad de Columbia, con lo que se concluye que el mismo motivo que alienta la inflación también puede causar un efecto a largo plazo para reducir la pobreza en el país.

Una demanda "desequilibrada"

Los analistas explican que el hecho de que los estadounidenses continúen gastando más en bienes como electrónicos, muebles, electrodomésticos y artículos deportivos y menos en hoteles, comidas fuera de casa y entradas al cine ha provocado un "desequilibrio" en la demanda.

“La demanda está completamente desequilibrada”, comentó Bindiya Vakil, directora ejecutiva de Resilinc, una empresa de consultoría que ayuda a las empresas a administrar las cadenas de suministro. “Esto se vuelve más doloroso cada día”.

Uno de los motivos por los que la gente podría dejar de gastar tanto es que ahora todo es más costoso. Los precios al consumidor en Estados Unidos se dispararon un 6.2% durante el pasado año, en medio de un sostenido repunte de los precios de los alimentos, la gasolina, los automóviles y la vivienda.

Sin embargo, la demanda que está siendo observada en medio de la recuperación económica se inclina fuertemente hacia bienes como muebles y automóviles, por lo que no se avizora un alivio grande en el ritmo al que suben los precios.


Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés