null: nullpx
Desertores

Atletas de Corea del Norte en las Olimpiadas no pueden ir solos ni al baño por temor a que deserten

Las autoridades del régimen norcoreano quieren asegurarse de que su delegación a los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang regrese a casa una vez que terminen las competiciones.
11 Feb 2018 – 02:50 PM EST
Comparte
Deportistas de Corea del Norte fueron recibidos en la Villa Olímpica de Pyeongchang. Crédito: AP

En los últimos 60 años, más de 31,000 norcoreanos han desertado a Corea del Sur. Un vuelo normal tarda una hora y 45 minutos en volar desde Shenyang, la capital de la provincia de Liaoning en el noreste de China, no muy lejos de la frontera con Corea del Norte, hasta Seúl, la capital de Corea del Sur.

Pero para los norcoreanos que escapan del régimen de Kim Jong-un, este vuelo no es una opción. El camino hacia la libertad generalmente comienza escapando a través de la larga frontera con China, con la ayuda de agentes que pueden guiar a través de Vietnam, Laos y Tailandia antes de que finalmente se dirijan a Corea del Sur. Es una travesía larga, peligrosa y costosa.

Ahora, Corea del Norte quiere asegurarse de que su delegación a los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang no se sume a esa cifra de desertores y que los casi 500 miembros de su delegación olímpica regresen a casa una vez que terminen las competiciones.

La delegación de Corea del Norte incluye atletas, porristas, reporteros, artistas intérpretes o ejecutantes y personal de apoyo. Este último incluiría oficiales de inteligencia encubiertos, dice un exoficial de policía norcoreano entrevistado por CNN. El oficial afirma que los atletas norcoreanos estarán bajo vigilancia cada hora de cada día que están en Corea del Sur, no se les permitirá permanecer en sus habitaciones o incluso ir al baño sin compañía.

Los atletas de Corea del Norte han desertado antes. Una jugadora de hockey sobre hielo desertó en 1997 y un atleta de judo desertó durante una competencia en España en 1999.

Aunque improbable, no es imposible que un miembro de la delegación Pyeongchang de Corea del Norte fallezca mientras el mundo mira los Juegos, y sería tanto una gran vergüenza para el Norte como un desastre geopolítico para el país anfitrión, Corea del Sur.

¿Todos son delatores?

El exoficial de Corea del Norte dice que también se espera que los miembros de la delegación se delaten mutuamente. "No solo los líderes sino también el resto de los artistas serán castigados por no informar signos sospechosos de un desertor", dice. Los miembros de la delegación lo pensarían dos veces, incluso en el improbable caso de que surja una oportunidad de deserción.

"Tienen familia en casa, saben que si desertan, su familia estará aterrorizada y castigada", dice Han Seo-hee, una animadora norcoreana que desertó a Corea del Sur en 2006. Ella dice que los miembros de la delegación son leales al régimen de Corea del Norte y es poco probable que deserten.

Han dijo que la naturaleza misma de la vida en Corea del Norte significa que se anima a todos a buscar comportamientos inusuales o sospechosos en amigos o familiares y denunciarlos.

"No solo los líderes sino también el resto de los artistas serán castigados por no informar signos sospechosos de un desertor".

Aislados y vigilados


Los atletas norcoreanos ocupan tres pisos en la aldea de los Juegos Olímpicos de Gangneung. Cada apartamento tiene dos o más camas: los norcoreanos no se alojarían solos en las habitaciones, según el expolicía.

Los atletas se han hecho notar colgando de una ventana una enorme bandera norcoreana que cubre las tres plantas. Tal acto no está permitido normalmente, pero estos Juegos Olímpicos no son normales y la bandera está autorizada por el Comité Olímpico Internacional.

La compañía teatral de arte se ha quedado a bordo del ferry Man Gyong Bong, que los trajo al sur esta semana, una forma fácil de proteger a la orquesta norcoreana de los manifestantes y de la tentación de huir.

Lee Chul-sung, jefe de la policía de Corea del Sur a cargo de la seguridad de los Juegos, dice que Corea del Norte no tiene la seguridad oficial y que ha organizado un equipo de campo separado para acompañar a las delegaciones de Corea del Norte donde quiera que vayan.

"No iría tan lejos como para decir que los atletas están aislados, pero están separados de los otros atletas. Tendremos seguridad adicional para ellos".

Lee dice que también hay guardias surcoreanos permanentemente fuera de sus viviendas para mantener a las delegaciones seguras. Pequeñas protestas han estallado donde sea que vayan, con algunos en Corea del Sur enojados porque se ha abierto la puerta a Corea del Norte sin que el país tenga que hacer concesiones en su programa de misiles nucleares.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés