Desde Silicon Valley

WhatsApp, antes defensora de la privacidad, entregará tu número de teléfono a Facebook

La app de mensajes que nació buscando la máxima protección de identidad le dará información de sus usuarios a la red social y dejará entrar a las empresas y anunciantes.
25 Ago 2016 – 5:35 PM EDT

"Para mí, esto es muy personal. Nací en Ucrania y crecí en la Unión Soviética en los ochenta. (...) El hecho de que no pudiéramos hablar con libertad sin miedo a que nuestras comunicaciones fueran monitoreadas por la KGB es una de las razones por las que nos mudamos a Estados Unidos cuando era adolescente".

Con este texto emotivo, Jan Koum prometía en marzo de 2014 que WhatsApp no cambiaría sus valores al ser adquirida por Facebook, que en esa época pagó casi 22,000 millones de dólares por una aplicación que no generaba ingresos.

Este jueves, sin embargo, a las palabras del fundador de WhatsApp se las llevó el viento. La aplicación anunció que comenzará a compartir el número de teléfono de sus usuarios con la red social Facebook y también dejará que las empresas se comuniquen con ellos a través de la plataforma, que hasta ahora era sólo para contactos personales.


Aunque Koum no escribió que WhatsApp jamás le daría números de teléfono a su nuevo dueño, la promesa parece implícita en la fuerte defensa de la privacidad de sus usuarios que hacía hace dos años.

"El respeto por tu privacidad está codificado en nuestro ADN y construimos WhatsApp con la meta de saber lo menos posible sobre ti. No tienes que darnos tu nombre ni te pedimos tu correo electrónico. No sabemos tu cumpleaños, no sabemos tu dirección, no sabemos dónde trabajas. No conocemos tus gustos, ni qué buscas en internet ni registramos tu ubicación por GPS. Ninguno de esos datos ha sido registrado y guardado nunca por WhatsApp y la verdad es que no tenemos planes de cambiar".

Pero Facebook es otra cosa. Sabe muchas de esas cosas de muchos de sus usuarios y ahora podrá conectarlas con el número de teléfono de las personas que tengan cuenta en Facebook y usen WhatsApp.

"Ahora Facebook sabe dónde estás, con quién estás hablando, cuándo les estás hablando, todo esto entra al paquete de información que tienen sobre ti", dice a Univision Noticias Mark Weinstein, fundador de una red social llamada MeWe, que promete no guardar ni compartir los datos de sus usuarios. "El punto de tener encriptado es que todo lo que hagas sea privado, no solo lo que dices. (...) Le están sacando la alfombra de abajo de los pies a los usuarios de WhatsApp: 'tenemos el mejor encriptado del mundo pero estamos registrando todo lo que haces'".

¿Por qué sucede esto? Porque la aplicación creada por Koum —hoy un multimillonario que, cuando era joven, sobrevivió con estampillas de comida— ya pasó los mil millones de usuarios pero todavía no es un negocio para Facebook, la empresa que fundó y controla el magnate Mark Zuckerberg.

"Zuck" explicó en abril su intención de que WhatsApp y Messenger (que también alcanzó los mil millones de usuarios) se conviertan, como ya lo hizo la 'nave madre' Facebook, en lo que llama "ecosistemas": tienen ingresos propios por publicidad, alianzas con otras empresas y desarrolladores independientes que las llenan de funciones interesantes para tratar de sacar su tajada.

En las apps de mensajería, esto significa crear 'bots' que chateen con los usuarios en nombre de las marcas y empresas, pagándole a Facebook por el privilegio. Y también quiere decir que los usuarios de WhatsApp empezarán a ver publicidad.

"Al coordinar más con Facebook —explicó WhatsApp en su blog oficial—, podremos hacer cosas como monitorear métricas básicas de con qué frecuencia la gente usa nuestros servicios y poder combatir mejor el spam en WhatsApp. Y al conectar tu número de teléfono con los sistemas de Facebook, Facebook te puede ofrecer mejores recomendaciones de amigos y mostrarte anuncios publicitarios más relevantes si tienes una cuenta con ellos".

"Esto es un monitoreo total —dice Weinstein—. Es una gran marcha atrás de Koum".

La aplicación dijo que deja a sus usuarios la opción de que su información solo sea compartida para algunas funciones —publicidad más relevante y, vagamente, "experiencia con los productos"—. (Las instrucciones en español están aquí). Pero quien quiera seguir usando WhatsApp debe saber que la "familia de empresas de Facebook" tendrá su información para otros propósitos, como mejoras de servicio, "entender cómo se usan nuestros servicios" y combatir el spam y el abuso.

La privacidad es un derecho de los consumidores que tiene límites claros sobre lo que el usuario quiere o no, argumenta el abogado español, Miguel Recio, especialista en protección de datos personales. "En un caso como éste —dice a Univision Noticias desde Madrid—, se debe explicar claramente y de manera sencilla qué se va a hacer con los datos personales y otra información, de manera que los usuarios puedan tomar una decisión informada al respecto".

Con su decisión, WhatsApp, que es popular en América Latina y Europa, se arriesga a perder la confianza de muchos usuarios fuera de Estados Unidos, agrega Recio. Incorporar publicidad, explica, es "algo lícito, siendo uno de los límites respetar la privacidad de los usuarios". El abogado recuerda que los datos personales son derechos fundamentales en la Unión Europea y muchos países de Latinoamérica: "Si no se tienen en consideración, se corre el riesgo de perder confianza y competitividad".

El anuncio empaña los posts de tono idealista que Koum publicaba antes de la adquisición en el blog oficial.

Allí contó sobre su juventud en Ucrania: "Uno de mis recuerdos más fuertes de esa época es una frase que solía oír con frecuencia cuando mi mamá hablaba por teléfono. 'Esta no es una conversación para el teléfono, te lo cuento en persona'". Y también alguna vez se quejó de que "en estos días, las compañías saben literalmente todo sobre ti, tus amigos, tus intereses y usan todo eso para vender publicidad".

Y allí también prometió: "No se equivoquen: nuestra sociedad futura con Facebook no pondrá en riesgo la visión que nos trajo hasta aquí". Y dijo: "Pueden seguir contando con que no habrá absolutamente ninguna publicidad que interrumpa su comunicación".

Su retador Weinstein —cuya app recibió el apoyo público de Tim Berners-Lee, uno de los creadores de internet— dice que la gente se va a cansar de que las empresas de Facebook cambien las reglas y tomen cada vez más datos personales. Y que, aunque el tamaño de la empresa de Zuckerberg y su dominio de las redes sociales impresionan, recuerda que muchos usuarios se fueron a WhatsApp cuando ésta era independiente, y ahora muchos están en Snapchat.

"El día que Facebook compró WhatsApp, todo el mundo debió haberse dado cuenta de que estaban siendo engañados", critica. "Y ahora la verdad sale a la luz".

Koum, agrega, "ahora es un multimillonario. ¿Realmente era un idealista? ¿Por qué decidió vender la empresa a Facebook? No necesitaba hacerlo, es como vender el alma al diablo".


Publicidad