Desde Silicon Valley

Acusado de censura, Facebook da marcha atrás en la prohibición de una foto histórica

La red social sigue metida en líos por su papel en el control de la información que circula en sus páginas. "Obviamente es una empresa de medios", dice un académico.
9 Sep 2016 – 3:15 PM EDT

Mark Zuckerberg tiene una decisión que tomar.

El fundador de Facebook insiste en que su red social no es una empresa editorial y, por lo tanto, no debe tomar decisiones sobre el contenido que circula por ella, más allá de reglas generales que aplican a todas las publicaciones.

Pero esas reglas, que no suelen admitir excepciones, metieron a la empresa en un lío luego que prohibió la circulación de la foto más famosa de la guerra de Vietnam, conocida como "la niña del napalm". La imagen tomada en 1972 por Nick Ut, fotógrafo de The Associated Press, muestra a una niña desnuda que huye con otros de una explosión. Luego que un fotógrafo noruego la publicó hace unos días, Facebook cerró su cuenta.

Cuando el diario Aftenposten y funcionarios del gobierno, incluida la primer ministra Erna Solberg, republicaron la imagen en forma de protesta, la red social los conminó a retirarla porque los desnudos están prohibidos en sus posts.

"Mientras estaba sentada en un vuelo de Oslo a Trondheim, Facebook borró un comentario en mi página", escribió Solberg. "Lo que hace eliminando fotos de este tipo, independientemente de que tenga buenas intenciones, es reescribir nuestra historia común".

Esto desató una tormenta de acusaciones de censura y abuso de poder que este viernes explotó en Estados Unidos, luego que Aftenposten usó su portada para mandarle una carta abierta a Zuckerberg.

"Escucha, Mark, esto es serio", escribió el editor en jefe Espen Egil Hansen. "Primero hacen reglas que no distinguen entre pornografía infantil y famosas fotos de guerra, luego las aplican sin dejar margen al buen juicio y después censuran también la crítica y el debate y castigan a quienes se atreven a criticar".

Horas después que los medios de Estados Unidos comenzaron a reflejar la situación, Facebook anunció que revertía su decisión.

Marcha atrás
“Luego de escuchar a nuestra comunidad, revisamos cómo nuestros Estándares de Comunidad fueron aplicados en este caso –dijo una vocera de Facebook a Univision Noticias en un comunicado–. Una imagen de un niño o niña desnudo normalmente se consideraría en violación de nuestros Estándares de Comunidad y en algunos países incluso podría ser calificada de pornografía infantil".

Agregó que la empresa reconoce "la importancia histórica y global" de la imagen y por eso, "el valor de permitir compartirla pesa más que el valor de proteger a la comunidad al retirarla".

Facebook también dijo que dialogará con empresas de medios y otros sobre cómo mejorar sus políticas sobre estos casos.

El caso es especialmente peliagudo para Zuckerberg porque es un problema que no ha logrado resolver. Hace unos meses, Facebook sufrió acusaciones de que sus curadores de trending topics estaban sesgados contra la información de derecha. Y, luego de disculparse sin reconocer culpa, terminó por deshacerse de todos los editores humanos de esos enlaces.

La semana pasada, durante un viaje por Europa y África, Zuckerberg insistió ante una pregunta de un usuario en que Facebook no es una empresa de medios.

Enorme influencia editorial
Pero la realidad es que más de una quinta parte de la humanidad tiene una cuenta de la red social y muchos la usan para consumir noticias. Facebook debe aplicar filtros de selección por el volumen enorme de publicaciones que circulan allí, según el profesor argentino de Northwestern University Pablo Boczkowski, que estudia el consumo de noticias digitales.

Facebook, dijo el académico a Univision Noticias, "tiene la misma influencia editorial que cualquier editor o medio de comunicación, pero a una escala mucho mayor". Estos también a veces "reescriben un poco la historia", agregó, pero en el caso de la empresa de Menlo Park lo que asusta es el tamaño que tiene y, por lo tanto, el alcance de sus decisiones.

"Me parece importante no demonizar a Facebook", dijo. "Es una compañía que amamos odiar porque es muy grande, muy poderosa, y no nos podemos escapar de ella". Pero, agregó, hay que entender que estas reacciones también son una especie de "lucha jurisdiccional" con los medios y los políticos, que ven cómo su poder y sus prácticas tradicionales son cuestionados por la red social y le oponen resistencia.

Pero Boczkowski no tiene dudas sobre la cuestión que tanto incomoda a Zuckerberg.

"Obviamente, Facebook es una empresa de medios", dice. "Selecciona qué información me llega a mí, qué información te llega a vos. Ahora, él lo niega por estrategias corporativas, de mercado. Y, si va a tener que ceder o no, depende de la opinión pública, de cómo funcione la cuestión de la imagen".

Con información de la Agencia EFE.

Publicidad