null: nullpx
Demandas

El policía que descubrió que era negro a los 47 años y ahora demanda a una ciudad por racismo

Cleon Brown pide 500,000 dólares por los chistes racistas que comenzaron a hacer sus compañeros y el alcalde de Hastings, Michigan, después de que él descubriera en un test de ADN que tiene un 18% de sangre afroestadounidense.
17 May 2017 – 2:19 PM EDT

Durante toda su vida, el sargento Cleon Brown pensó que era blanco. A sus 47 años, nunca se había planteado otra posibilidad dado que su color de piel le decía eso y su familia nunca le dijo lo contrario. Tan solo su padre le comentó que en su pasado había raíces de indígenas nativos.

Brown no se había preguntado por la tez más morena de su padre ni su pelo rizado de color negro. Siquiera el hecho de que su nombre esté extendido en la comunidad afroamericana le había levantado ninguna sospecha. Pero todo cambió cuando su hija recibió la mala noticia de que padecía una enfermedad que es más común entre dicha minoría.

Brown, que se desempeñaba como sargento en la ciudad de Hastings, Michigan, decidió averiguar un poco sobre su pasado y se sometió a un test genético. Resultado: el 18% de la sangre de sus venas es de antepasados del África subsahariana y ni una gota de origen indígena.

En Estados Unidos primó históricamente el concepto de la 'regla de una gota' que clasificaba a una persona como afroamericano (u otra minoría) si tenía algún antepasado negro.

"Orgulloso" de su nueva raza

Los resultados no le importaron. Al contrario: "Estaba muy orgulloso de ello", dijo a su mujer cuando lo llamó al trabajo para darle los resultados, según contó a The New York Times. Con ese mismo orgullo se lo dijo a sus compañeros de trabajo que lo tomaron como un argumento para acosarlo racialmente.

Según la denuncia que ha presentado contra la ciudad y algunos trabajadores públicos, como el jefe de la policía, Jeff Pratt, desde que hizo pública su composición genética, fue objeto de numerosos chistes y bromas racistas. Por eso demanda una compensación de 500,000 dólares.

Por ejemplo, Pratt lo llamó "Kunta", en referencia al líder afroamericano de la conocida serie creada por Alex Haley, y algunos compañeros le susurraban las palabras "Black Lives Matter", en referencia al movimiento que defiende los derechos de esta minoría y que se generó tras los abusos policíacos contra negros que conllevaron manifestaciones por todo el país.

Las bromas continuaron y a finales del año pasado encontró colgado en un árbol de Navidad un Santa de color y con el número 18% escrito en la barba. Los comentarios escalaron hasta tal punto que el anterior alcalde de Hastings, Frank Campbell, utilizó la palabra "negroide" al menos en dos ocasiones al hacer un chiste.

¿Él mismo un racista?

Los demandados niegan los cargos y sostienen que los juegos y chistes racistas empezaron por el propio Brown. En un comunicado publicado por el abogado de la ciudad, Michael S. Bogren, sostienen que el sargento afirmó, en todo racista, que ahora entendía por qué "me gusta el pollo tanto" o que dicho "18% se encontraba todo en sus pantalones". Es más, la ciudad sostiene que Brown confesó que no le molestaba en absoluto la figura del Santa negro y afirma que tiene un pasado de comentarios poco apropiados con la minoría negra.

El sargento niega esas acusaciones y sostiene que siempre trató de hacer su trabajo sin tener en consideración la raza de las personas a las que servía. En todo caso, sí afirma que, tras el test de ADN, ve las cosas de otra manera. "Siento que mis ojos se han abierto ahora a eso", dijo al diario en referencia al racismo que aún existe en la sociedad estadounidense y por eso observa las tensiones raciales de manera más crítica.


En fotos: Incidentes de acoso y crímenes de odio tras la elección de Donald Trump

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:DemandasRacismoEstados UnidosPolicía
Publicidad