null: nullpx
Asesinatos

Su esposa desapareció en altamar durante su luna de miel y ahora tendrá que pasar 8 años en la cárcel

El acusado, un marinero de origen británico y australiano, se declaró culpable en una corte de Florida el año pasado del homicidio involuntario de su esposa, una colombiana con la que tuvo una hija que está por cumplir los 3 años. El hombre se disculpó con la familia de la víctima durante la audiencia de sentencia este martes.
29 May 2019 – 9:02 PM EDT

Hace dos años, en mayo de 2017, Lewis Bennett e Isabella Hellman salieron en viaje por el mar Caribe para celebrar su luna de miel. Ella nunca regresó de este paseo. Según el recuento de Bennett, cuando navegaban por Bahamas él la dejó encargada de la cubierta del bote y se fue a dormir, pero la embarcación chocó con algo y cuando subió a buscarla ella había desaparecido.

Bennett, de 42 años, salió del lugar en una balsa salvavidas y denunció que su esposa había desaparecido después de un supuesto naufragio. Sin embargo, en noviembre del año pasado llegó a un acuerdo con la Fiscalía y se declaró culpable en una corte de Florida de su homicidio involuntario.

Este martes, el juez de distrito de Miami Federico Moreno lo sentenció a ocho años de prisión por la muerte de Hellman, con quien tuvo una hija que está a punto de cumplir 3 años.

Bennett se disculpó con la familia de la víctima durante la audiencia de sentencia, quienes han luchado desde entonces por recuperar la custodia de la pequeña Emelia, que está siendo criada por los padres del hombre en Escocia. "Ella es lo único que tenemos de Isabella", han dicho los familiares de Hellmann en una campaña que crearon en redes sociales tras la desaparición de la mujer y con la que pedían justicia.

Antes de escuchar su sentencia el acusado, un marinero de origen británico y australiano, le pidió al juez que lo dejara salir de prisión más pronto para poder continuar criando a su hija.

"Si me permite estar con mi hija lo más pronto posible", solicitó Bennett. "La quiero educar de una manera que respete los deseos de mi esposa".

Pero el magistrado le aplicó la pena máxima conforme al acuerdo al que llegó con la Fiscalía en noviembre al declararse culpable: ocho años en una prisión federal y tres más en libertad condicional, además de la orden de restituir a su hija los más de 22,000 dólares que le fueron incautados cuando fue arrestado por el FBI.

Los abogados de la defensa buscaban una sentencia menor, de siete años. Moreno aseguró que "no era porque él esperara que (el acusado) iba a cometer de nuevo este crimen", sino que se trataba de una condena de "castigo".

La familia de la víctima dijo que está satisfecha con la decisión del juez y que están emocionados de que en junio visitarán a Emelia en Escocia.

"No hay nada que pueda hacerse para traer a Isabella de regreso", dijo Mitchell Kitroser, el abogado que habló en nombre los familiares. La niña "perdió a su mamá, pero eso no significa que perdió a la familia de su madre".

La desaparición de Isabella

Según el relato inicial de Bennett, la última vez que vio a su esposa fue en la tarde del 14 de mayo de 2017 cuando partieron de su última parada en Varadero (Cuba) en su catamarán de 37 pies (más de 11 metros). El hombre le dijo a la Guardia Costera que bajó a la parte inferior del barco sobre las 8:00 pm y, cinco horas más tarde, alrededor de la 1:00 am, se despertó sobresaltado cuando el velero golpeó contra algo.

Según la acusación de la Fiscalía, el hombre era un experimentado marinero que sabía de protocolos de seguridad por su anteriores viajes en barco desde St. Marteen a Australia, y que en esa ocasión no le dio ningún entrenamiento apropiado a su esposa para que se hiciera cargo de la embarcación: no le exigió que se colocara un chaleco salvavidas, un arnés o un dispositivo de localización personal (PLB) mientras estaba al timón.

Hellman no tenía conocimiento de esos procedimientos, tampoco un certificado de navegación.

De acuerdo a los documentos juidiciales, la muerte de la mujer se produjo como resultado del conocimiento de Bennett de las circunstancias existentes que podrían haberle permitido razonablemente prever la amenaza a la vida a la que sus actos o falta de acción podrían someter a otro, es decir a su esposa.

"Y grave negligencia, que equivale a una indiferencia imprudente hacia la vida humana, al actuar o no actuar como resultado de eso", indicó la Fiscalía.

El fiscal Kurt Lunkenheimer señaló este martes que además él "no la buscó lo suficientemente diligente a pesar de ser un esperimentado marinero", pues no usó un teléfono satelital para llamar a pedir ayuda cuando se enteró de su desaparición. En lugar de eso, cargó una balsa salvavidas con provisiones y se fue de allí.

Bennett no buscó a Hellman ni con el barco ni con el bote adjunto, tampoco activó de inmediato ningún equipo de emergencia para hacer una señal o pedir ayuda para localizarla. Los hechos indican que hay pruebas, mediante testimonios de expertos, de que el catamarán fue intencionalmente abandonado, según los documentos judiciales.

No fue hasta que abordó la balsa salvavidas que pidió ayuda e informó que su esposa había desaparecido, unos 45 minutos después de que lo supo, según la Fiscalía.

El hombre fue rescatado tres horas más tarde por la Guardia Costera y se desarrolló una búsqueda infructuosa de la mujer por la zona durante cuatro días, pero su cuerpo nunca apareció. Un juez de Florida declaró a Hellman como fallecida este mes para poder determinar que su heredera fuera la niña de ambos.

El FBI también dijo durante su investigación que las portillas del catamarán habían sido abiertas y el casco se dañó desde dentro, una posible muestra de que el bote se intentó hundir intencionalmente. Bennett fue arrestado en Miami el 20 de febrero de 2018 bajo cargos de asesinato.

Mira también:


En fotos: 12 casos emblemáticos de violencia de género en América Latina

Loading
Cargando galería


Publicidad