null: nullpx
Fugitivos

Se entrega a la policía tras casi 30 años fugitivo porque la pandemia lo dejó sin casa y sin empleo

"Se acabó, volveré a prisión donde hay un techo sobre mi cabeza", dijo Darko Desic, quien había escapado en 1992 de una prisión al norte de Sidney, según versión de la prensa local. Pasó desapercibido casi 30 décadas en una playa, trabajando como albañil y jornalero.
16 Sep 2021 – 01:34 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Hace casi 30 años, Darko Desic utilizó una sierra y unas tenazas para escapar de prisión en Sidney, Australia. El fugitivo de 64 años entró este domingo en una comisaría para entregarse, porque la cuarentena por el covid-19 lo dejó sin empleo y sin casa, según medios locales.

Desic se entregó la mañana del domingo en la comisaría de Dee Why, junto a las playas de moda en el norte de la ciudad, y el martes se le negó la fianza cuando compareció ante una corte del centro de Sydney acusado de escapar de una detención legítima en 1992, según un comunicado policial. El cargo podría suponer una condena de siete años de cárcel.

La cuarentena en Sydney, que comenzó en junio, le costó a Desic su trabajo informal como jornalero y albañil, según dijeron fuentes policiales no identificadas al Daily Telegraph de Sydney y a la Australian Broadcasting Corp.

El sábado durmió en la playa y dijo: "Se acabó, volveré a prisión donde hay un techo sobre mi cabeza", según contó una fuente citada por el Telegraph.

Desic tenía 35 años cuando escapó de una prisión centenaria en Grafton, 390 millas (620 kilómetros) al norte de Sydney, la noche del 31 de julio al 1 de agosto de 1992.

La policía alega que utilizó herramientas como una sierra y unas tenazas para cortar los barrotes de su celda y una cerca en el perímetro de la cárcel.

Había cumplido 13 meses de una condena de tres años y medio por cultivar marihuana.

Los esfuerzos para encontrarlo fueron infructuosos.

Desic, nacido en la antigua Yugoslavia, dijo a la policía que se escapó porque creía que le deportarían al cumplir su sentencia, según el diario. Temía que se le castigaría por no hacer el servicio militar obligatorio en su país de origen, que después se dividió en varios países.

En un primer momento no estaba claro a qué país podría ser deportado el reo, que no tenía ciudadanía australiana. Las autoridades migratorias renunciaron a localizarle y en 2008 le concedieron la residencia legal en Australia.

Desic dijo a la policía que había pasado todo su tiempo como prófugo en las playas norteñas de Sydney, en el suburbio de Avalon, y según el periódico nunca llamó la atención de la policía en todos esos años.

Aunque mantuvo una vida discreta, una vez se le mencionó en “Australia’s Most Wanted”, un programa de televisión sobre crímenes reales que se emitió durante una década hasta 1999, después de que alguien dijera haberle visto en Nowra, 120 millas (190 kilómetros) al sur de Sydney.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés