null: nullpx
Juicios

El perturbador juicio de un "asesino serial" de mujeres, incluyendo una que salía con el actor Ashton Kutcher

Durante la audiencia inicial en contra de Michael Gargiulo, los fiscales revelaron detalles de cómo supuestamente asesinó a sus jóvenes víctimas, entre ellas una chica que salía con el actor Ashton Kutcher. Su modus operandi era vivir cerca de ellas y parecer un vecino amable hasta que se ganaba su confianza, para después apuñalarlas dentro de sus casas o en los alrededores.
3 May 2019 – 6:37 PM EDT

Era el vecino amable que siempre estaba dispuesto a ayudar con labores de mantenimiento. Era un joven que reparaba aires acondicionados o, al menos, esa era su fachada, pues en realidad sabía más que eso: estudió ciencias forenses y sabía artes marciales. Por eso era el "vecino asesino", como lo llamaron los fiscales durante el inicio del juicio en el que le acusan de matar a varias mujeres en Los Ángeles, incluyendo a la estudiante de diseño de modas que iba a ir con el actor Ashton Kutcher a una fiesta de los Premios Grammy la noche que fue asesinada.

La estrategia de este hombre para atacar a sus víctimas era congraciarse con ellas, acecharlas y finalmente apuñalarlas por puro placer sexual, según dijo al jurado el fiscal Daniel Akemon en la presentación del caso.

"Lo que van a escuchar es que Michael Gargiulo por casi 15 años estuvo mirando, siempre mirando", aseguró Akemon. "Y su hobby era tramar la oportunidad perfecta para atacar mujeres con un cuchillo dentro o alrededor de sus casas".

Gargiulo, ahora de 43 años, está acusado de dos cargos de asesinato y uno por intento de homicidio por crímenes cometidos en Los Ángeles entre 2001 y 2008, de los que se ha declarado "no culpable". En su historial pesa además otro crimen, cometido de manera similar en 1993 contra una joven de 18 años, cuando él vivía en Chicago y tenía 17 años.

Gracias a su "metódico y sistemático" modus operandi para no ser descubierto, por más de una década este "asesino serial" –como lo han descrito los fiscales– estuvo suelto y en busca de nuevas víctimas. Pero en abril de 2008 algo salió mal en su recurrente plan y le dejó una pista a las autoridades: se cortó accidentalmente con un cuchillo, dejando una marca de sangre durante un ataque en Santa Mónica. La víctima, Michelle Murphy, de 26 años, sobrevivió a pesar de haber sido apuñalada dos veces.

El abogado de la defensa, Daniel Nardoni, ha dicho que su cliente nunca ha admitido haber matado a ninguna de estas mujeres, a pesar de un extenso interrogatorio de 42 horas que le hicieron los detectives cuando fue arrestado en 2008 gracias a la evidencia de ADN que dejó en la escena.

Sin embargo, la Fiscalía dice tener pruebas y busca una condena de pena de muerte para el acusado. Los perturbadores recuentos de las muertes de estas jóvenes descritos en el inicio del juicio son apenas el comienzo y es necesario hacer una advertencia: los detalles de estos asesinatos pueden herir la sensibilidad del lector.

El crimen de Hollywood

La noche del 22 de febrero de 2001 el actor Ashton Kutcher llegó a la casa de Ashley Ellerin, una estudiante de diseño de modas de 22 años con la que estaba saliendo y a quien había invitado para que esa noche lo acompañara a la fiesta que hacen después de los Premios Grammy. Aunque había hablado con ella por teléfono dos horas antes, cuando tocó en la puerta de su vivienda, ubicada en Hollywood Hills, nadie respondió.

Kutcher se asomó por la ventana trasera y vio lo que creyó eran manchas de vino tinto en la alfombra, luego se fue. El cuerpo de su cita fue descubierto el día siguiente por su compañera de piso. Lo que él vio no era vino, era la sangre de Ellerin, según las autoridades.

"Creemos que la evidencia va a mostrar que era realmente sangre y Ashley había sido ya asesinada", dijo el fiscal Akemon este jueves mientras enseñaba al jurado fotos donde se veían las 47 puñaladas que tenía el cuerpo de esta joven cuando la encontraron muerta en el corredor afuera del baño.

El acusado vivía a poca distancia de Ellerin y aparentemente se fue metiendo en su vida durante los meses previos a su asesinato. Los fiscales dicen que le cortó el cuello de manera tan violenta durante el ataque que por poco la decapita.

Aun así, la defensa de Gargiulo insiste en que la Fiscalía no tiene evidencias físicas de que fue su cliente quien asesinó a Ellerin. En este caso uno de los llamados a testificar en el tribunal es Kutcher, quien ahora está casado con la actriz Mila Kunis.

Llamada al 911: "Hay una piscina de sangre"

Justo cuando estaban investigando la muerte de Ashley Ellerin, el acusado se mudó a El Monte, la ciudad donde encontró a su próxima víctima: Maria Bruno, de 32 años.

Los fiscales describieron cómo, según ellos, Gargiulo apuñaló en 2005 en al menos 17 ocasiones a esta mujer, le cortó el cuello y los senos. El acusado vivía justo en el mismo complejo de apartamentos donde la víctima fue atacada y "mutilada" mientras dormía.

Quien descubrió la escena de horror fue el exesposo de la víctima, Irving Bruno, quien llamó al 911 para pedir auxilio. La grabación de esa llamada se escuchó en este jueves en la corte.

"Hay una piscina de sangre", le dijo Bruno con voz temblorosa a la operadora. Su aterradora descripción siguió con que el atacante le había cortado los implantes de lo senos y "uno de sus pezones fue colocado encima de su boca".

Su posible primera víctima

El fiscal Akemon también le dijo al jurado que escucharían evidencia sobre un tercer asesinato, de la que creen pudo haber sido la primera víctima de Garguilo, cuando este vivía en Chicago en 1993. Sin embargo, este caso no se usará para determinar la culpabilidad o inocencia del acusado en este crimen, sino para mostrar la motivación y el propósito del atacante.

Se trata de Tricia Pacsaccio, de 18 años, que fue apuñalada en la entrada de su casa en Glenview, Illinois. La joven había salido con sus amigos en la noche y cuando regresó fue atacada. Su padre la encontró tirada en la puerta con las llaves de la vivienda todavía en su mano.

Las autoridades de Illinois acusaron en 2011 a Garguilo de este asesinato, pues encontraron ADN suyo en las uñas de la víctima.

La estrategia parece haber sido la misma: el joven (en ese momento tenía 17 años) vivía a una cuadra de la chica, quien apenas se había graduado de secundaria, y era amigo de uno de sus hermanos menores, según los documentos de corte del condado Cook.

"Gargiulo posteriormente alardeó con dos amigos sobre el asesinato de Pacaccio, diciéndole a uno: 'Yo realmente dejé a esa perra en el paso de la muerte' e informándole a otro que había apuñalado a una niña", según explicó el fiscal Akemon.

Fue después de este crimen que Gargiulo se fue del estado y se mudó a vivir a Hollywood, donde luego mataría a Ellerin.

La única que se salvó

La ola de asesinatos de la que acusan a este hombre se frustró el 28 de abril de 2008, cuando durante su intento de matar a otra vecina, Michelle Murphy, en Santa Mónica, ella trató de defenderse a pesar de que también fue atacada mientras dormía.

Gargiulo huyó de la casa de la mujer tras cortarse accidentalmente con el cuchillo con el que la atacaba, iba sangrando y gritando "lo siento". Se fue de la escena aparentemente en una van parqueada en una calle cerca, según los fiscales.

Con el ADN de la sangre que dejó sobre las sábanas de la cama de Murphy pudieron conectarlo a este crimen, del que la víctima sobrevivió. La Policía de Santa Mónica efectuó el arresto en junio de 2008 y Gargiulo fue acusado de intento de homicidio por este caso y posteriormente por los dos asesinatos de Ellerin y Bruno.

Los cargos que enfrenta incluyen acusaciones con circunstancias especiales de múltiples asesinatos y asesinato tras engaños, así como el uso de un cuchillo para cometer los crímenes. Es por esto que le espera un largo juicio, que se presume puede ser de al menos seis meses, en el que el ente acusador buscará la pena de muerte.

Mira también:


30 años de la ejecución de Ted Bundy: el asesino serial que estremeció a EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería


Publicidad