null: nullpx
CityLab Vida Urbana

Una app para descubrir nuevas ciudades trotando

RunGo combina dos pasiones de muchos: correr y viajar. A través de las rutas que propone, es posible recorrer destinos turísticos y hacer ejercicio al mismo tiempo.
Logo CityLab small
6 Sep 2016 – 12:31 PM EDT

Hay varias formas de explorar una ciudad que no implican montar un viejo autobús o escuchar a un entusiasta guía turístico. Para algunos resulta más fácil simplemente echarse a correr. Tal como como describe el blog Walk Jog Run, correr por una nueva ciudad tiene cierto atractivo:
“Correr te hace sentir como un lugareño, no como un visitante. Es una de las mejores formas de explorar a una ciudad nueva. Cuando estás corriendo no tienes que preocuparte por encontrar restaurantes que no sean demasiado ‘turísticos’, acoplarte a las modas y soportar las malas caras de lugareños porque te detuviste en la calle para tomar fotos”.

“Como corredor no tienes que parar si no quieres”, dice Craig Slagel, quien ha corrido en docenas de maratones y ha visitado a cientos de ciudades alrededor del mundo. También es fundador de RunGo, una aplicación móvil que combina las características de una app de correr con las de una app de viajes. La app de trote de Slagel es una de las primeras en ofrecer navegación de voz que funciona vuelta por vuelta, y al mismo tiempo señala puntos de referencia que aparecen por el camino.

Rungo ofrece a los usuarios una lista de rutas pretrazadas para correr, las cuales se encuentran en ciudades por todo el planeta, entre ellas Nueva York, Londres y Vancouver. Por un pequeño cargo de suscripción, los corredores tienen acceso a rutas “verificadas”. Estas se basan en maratones populares y carreras de 5K organizadas en las áreas, así como en rutas creadas por clubes locales de correr. La app también permite a los usuarios a trazar y compartir gratuitamente sus propias rutas con el resto de la comunidad. Hasta la fecha, hay más de 50,000 rutas generadas por usuarios. Las rutas también se pueden descargar y usar offline. Todo el tiempo, la app monitorea tu distancia, tiempo y elevación.


Slagel reconoce que no es el mejor cuando se trata de indicaciones para llegar a algún lado. En parte la app nació como una solución para su propio problema. Pero no fue completamente su idea: Slagel le da el mérito a quien se lo merece, un perro llamado Dynasty. “En 2012 adopté a un perro lazarillo y antes viajaba mucho por cuestiones y negocios y para correr”, dice. “Siempre he tenido un problema al encontrar adonde ir y me perdía mucho, entonces mi amigo bromeó que [Dynasty] me debería guiar”.

Slagel tomó en serio el consejo de broma. De hecho, la inauguración oficial de RunGo en 2015 fue durante un evento de beneficencia para recaudar fondos para perros lazarillos.

Si bien la app que quiso crear al final está orientada hacia los corredores, pensó que de algunas maneras guiar a un corredor es parecido a guiar a alguien ciego o con impedimento visual: ninguno de los dos puede depender de mapas visuales. “Cuando camino, con gusto me detengo, consulto a mi mapa, me doy cuenta de adónde voy y empiezo de nuevo”, dice. “Cuando estoy corriendo, resulta muy molesto tener que parar”.

Entonces empezó a colaborar con una organización de perros lazarillos en Vancouver y con el amo anterior de Dynasty para aprender cuáles pistas son las más útiles. Aprendió que detalles pequeños, como preavisos sobre vueltas inminentes, marcan mucha diferencia.

Según dice Slagel, lo mejor de la app es descubrir joyas locales. Durante un viaje reciente a Dublín, siguió una ruta trazada por el dueño de una tienda local que vende equipamiento para corredores. “Creó esta ruta desde el centro de Dublín en el área de Temple Bar y nos llevó por el lecho del rio, pasando el estudio de grabación de U2 y terminamos en una zona de muelles”, recuerda. “Todo esto ha sido desarrollado y tenía estos senderos y puentes bellos… algo que no hubiera descubierto [por mi cuenta]”.

RunGo está disponible gratis en iTunes .

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad