null: nullpx
CityLab Vida Urbana

¿Qué ciudades serían afectadas (y favorecidas) por Trumpcare?

Bajo el nuevo proyecto de ley, los centros urbanos dominados por gente pobre y de color sufrirán más que el resto.
Logo CityLab small
21 Mar 2017 – 4:41 PM EDT

¿Qué ciudades recibirán el mayor impacto negativo del proyecto de ley de salud que respalda Donald Trump, y que no cesa de provocar críticas furibundas tanto de un lado como del otro del Congreso? Según un nuevo análisis realizado por WalletHub, las áreas urbanas con mayor cantidad de asegurados pobres y no blancos verían los créditos fiscales que hoy reciben bajo la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud (ACA, también conocida como Obamacare) reducirse a más de la mitad debido al plan propuesto por los republicanos, el AHCA (o Trumpcare). Al mismo tiempo, las urbes más apartadas, donde los gastos de atención médica son extremadamente altos, también serían víctimas de una pesada carga.

Entre las 457 ciudades de Estados Unidos con más de 75,000 habitantes, Yuma, en Arizona, clasifica como la urbe que sería más golpeada por el nuevo decreto: la pareja promedio allí perdería cerca de 8,000 dólares en subsidios. Los rasgos demográficos de Yuma reflejan a quienes se han beneficiado más de Obamacare: un 18% de los residentes de la ciudad vive por debajo del umbral de la pobreza, un un 55% son latinos y un 21% nació fuera del país, según indican datos del Censo.

Acá se puede ver el mapa del país y la situación de cada ciudad. Las localidades de color más oscuro son las que están en peores condiciones frente a la nueva ley:


Source: WalletHub


De acuerdo con la metodología seguida por Wallethub (que se basa en esta calculadora de la Fundación de la Familia Kaiser), la declaración conjunta de un hogar promedio de dos personas en Yuma –donde ninguna de las dos fuma, ambas son de mediana edad y juntas ganan dentro del ingreso promedio de la ciudad– es elegible para casi 13,000 dólares en créditos fiscales anuales bajo el sistema de Obamacare que se basa en los ingresos y en la ubicación. Ese monto, bajo la nueva medida impulsada por los republicanos, quedaría en 5,000 dólares, pues los subsidios tendrían como referencia, estrictamente, la edad.

Otras urbes que serían castigadas con fiereza, según el listado publicado, son de las más desafiadas –económicamente hablando– del país. De ellas, una cantidad considerable se compone de vastas concentraciones de residentes afroestadounidenses de bajos ingresos: Syracuse, en Nueva York; Chattanooga, en Tennessee; Birmingham, Alabama; y Bridgeport, en Connecticut se ubican todas entre las primeras 25 de la tabla.

Anchorage, en Alaska, resalta como la segunda que sufriría más penurias. Pese a que sus residentes no son lo que se dice muy pobres, su remota ubicación eleva astronómicamente los costos de los servicios de salud. La ACA, a su modo, trata de resolver esto: es conocido que los habitantes de Alaska reciben algunos de los más generosos subsidios de la nación. Asimismo, los más pobres y los más viejos que viven en áreas verdaderamente rurales –en otras palabras, los mayores seguidores de Trump– pueden devenir los máximos perdedores con la ley que buscan implementar los republicanos.

Pero veamos la otra cara de la moneda. Habrá, desde luego, quienes ganen con el Trumpcare. Serían muchos, según el estudio, que muestra que aproximadamente tres cuartas partes de las 457 ciudades se beneficiarían de más jugosos créditos fiscales. Por ejemplo, a aquellos pueblos de gente adinerada en que muchos reciben pocos o ningún subsidio gracias a la ACA no les iría nada mal: los hogares promedios en los opulentos Newport Beach, en California; The Woodlands, en Texas; y Virginia Beach, en Virginia ganarían 5,000 ó 6,000 dólares.

Wallethub divide las 457 urbes en distintos niveles o estratos poblacionales para una comparación más precisa entre ciudades de diferentes tamaños. Aun así es aconsejable mirar esta clasificación con cierta reserva, como si se tratase de un bosquejo, y no de un análisis acabado del impacto urbano del Trumpcare, ya que utiliza los límites de las ciudades como su medida geográfica, en lugar de los de las áreas metropolitanas. Uno de los estudiosos de Wallethub sostiene vía email que esta aproximación “produjo tan pocas limitaciones de datos como le fue posible”, pero da una impresión algo engañosa de cómo las áreas urbanas más poderosas del país, en términos económicos, serían afectadas.


Los Ángeles, Atlanta y Washington DC, por ejemplo, parece que se verían beneficiadas en su conjunto por el nuevo programa. Pero como ocurre en los grandes asentamientos urbanos, las que pasan como ‘ciudades apropiadas’ dentro de estos lugares tienen mayores concentraciones de riqueza que los suburbios y poblados circundantes.

Los suburbios de Atlanta son notablemente pobres y muestran altos índices de enfermedades crónicas. Reemplazar el ACA con un plan que ignore los ingresos y los códigos postales tendría un efecto totalmente opuesto al de la asistencia humanitaria.

En ese mismo sentido, Wallethub no tiene en cuenta la proporción de residentes urbanos con cobertura actualmente gracias a la ACA, ni cuántos se prevé que se saldrán del mercado debido a los aumentos en el costo del nuevo plan. A su vez, no dice nada acerca de cómo reducir la expansión del Medicaid de la ACA afectaría a estas ciudades (catos confiables sobre la inscripción en el Medicaid son extremadamente difíciles de conseguir).

A juzgar por cómo está escrita hoy día, la AHCA (Trumpcare) parece tener pocas probabilidades de ser aprobada. Sin embargo, el presidente Trump no ha retirado en modo alguno su consentimiento al proyecto de ley, incluso pese a que republicanos conservadores y moderados dentro del Congreso han expresado su decepción. Una versión revisada irá a votación el próximo jueves, fecha en que se cumplen siete años de que el presidente Obama promulgara con carácter de ley la ACA.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las ciudades grandes más asequibles de Estados Unidos

Loading
Cargando galería
Publicidad