CityLab Vida Urbana

¿Puede el dueño de mi departamento prohibir que fume marihuana?

En la sección Ask CityLab intentamos buscar la solución a este complicado y cada vez más común problema.
Logo CityLab small
30 Jun 2016 – 11:45 AM EDT

Ask CityLab es una sección donde contestamos preguntas difíciles sobre la vida urbana. Envía tus preguntas a AskCityLab@CityLab.com.

Acabo de firmar un nuevo contrato de arriendo para un departamento. ¿Es legal que el dueño me diga que no puedo encender un cigarro de marihuana para celebrar mi mudanza?

A lo mejor tendrás que ofrecer humo en honor a los dioses de la marihuana para resolver este asunto. Esto finalmente depende de la consideración (o actitud relajada) del dueño de tu edificio.

Dado que el estatus legal de la marihuana varía bastante a lo largo del país, este asunto depende mucho del lugar en que estés. Sólo cuatro estados han legalizado la marihuana; un puñado de otros estados permiten su uso médico o han despenalizado la posesión de ésta, o han hecho ambos (ve abajo el mapa del Proyecto de Políticas sobre Marihuana en relación a las leyes en diferentes estados). La mayoría de los estados siguen la ley federal, la cual mantiene a la marihuana de manera ilegal.

Sin embargo, el estatus legal es sólo un nivel del debate: muchos estados también protegen los derechos de los dueños de imponer restricciones sobre la conducta de sus inquilinos, lo cual a veces entra en conflicto con las leyes de su estado particular en cuanto al estatus de la droga.

Mientras la marihuana sea parte de este cálculo legal, esto nunca dejará de ser complicado, dice Allen St. Pierre, el CEO de la Organización Nacional para la Reforma de Leyes de Marihuana (NORML por sus siglas en inglés). St. Pierre ha estado en NORML durante 25 años. Si bien algunas leyes han cambiado durante ese tiempo, el sistema legal está muy lejos de establecer una actitud consistente hacia la droga. “Sólo ahora es cuando estamos empezando a ver cómo se va desenredando la madeja prohibitiva legal”, dice St. Pierre.

El precedente legal más directo en cuanto a si los inquilinos pueden fumar marihuana en departamentos alquilados es la postura del dueño en cuanto fumar tabaco. Con frecuencia los dueños imponen restricciones sobre el uso del tabaco: citan olores persistentes, daños del humo o incendios. El humo de la marihuana da lugar al mismo conjunto de preocupaciones. Por lo tanto, con frecuencia se junta el fumar marihuana con el fumar cigarrillos bajo leyes que prohíben fumar en interiores, dice Judd Golden, miembro del directorio de NORML en Colorado.

En Colorado, un caso reciente confirmó el derecho de los dueños de prohibir fumar tabaco. Además, el tabaco y a la marihuana se tratan de manera igual bajo la Ley de Aire Interior Limpio de los estados. Golden agrega que cada contrato de arrendamiento para un departamento incluye una cláusula sobre el “disfrute tranquilo”, lo cual les garantiza a los inquilinos el derecho a una existencia libre de molestias en su vivienda. Si alguien en un edificio se queja por el olor del humo de marihuana, un dueño podría prohibir la sustancia debido a un deber de mantener la paz, dice Golden. Cuando se trata del uso de tabaco, “los tribunales les dan deferencia a los derechos de los no fumadores a respirar aire limpio”, dice St. Pierre. Incluso en estados famosos por su afán de la “hierba buena” —como Colorado— fumar en una propiedad alquilada aún es un asunto ambivalente.

Además, para los entusiastas de la marihuana, se trata de una situación frustrante. En una entrevista con Bloomberg, Chris Lindsay —analista legislativo sénior del Proyecto de Políticas sobre Marihuana— dijo lo siguiente:

“Aun en estados que han legalizado la marihuana, no se puede fumar en público, no se permite el equivalente marihuanero de un bar y ahora el dueño dice que tampoco puedes fumar en tu casa. Puedes terminar en una situación donde es legal pero no puedes fumar en ninguna parte”.

El asunto se vuelve todavía más complicado cuando se toma en cuenta la diferencia entre el uso recreativo y el uso médico de la marihuana. Los inquilinos realmente no cuentan con ningún tipo de justificación cuando tratan de luchar contra dueños que les han prohibido fumar de manera recreativa, dice Golden. Incluso en los pocos estados donde es legal —tal como muestra el caso de Colorado— el argumento sobre la calidad de aire triunfa.

Pero se le perdonaría a uno por asumir que en los 21 estados donde el uso de marihuana médica es legal, las preocupaciones sobre la salud del inquilino le darían un poco más de peso a su argumento. No es así. Bajo la Ley de la Vivienda Equitativa, los dueños tienen la obligación de acomodar a las necesidades de los inquilinos minusválidos, lo cual incluye acceso a medicamentos. Pero esa cláusula protectora excluye el uso de “sustancias controladas”, es decir, las que están proscritas por la ley federal, entre ellas la marihuana. Por lo tanto, aun si la marihuana fuera legal a nivel estatal, los dueños pueden optar por deferir a la ley federal.

Los métodos alternativos de consumo —como vaping o comestibles— son menos problemáticos porque son más difíciles de detectar. Y en el caso de comestibles, estos son menos propensos de causar daños a las propiedades, lo cual hace que sean menos amenazantes para los dueños. Según dice Golden, dichos métodos tienen una mayor probabilidad de ser aceptados sin escrutinio en estados donde la mariguana se ha legalizado o donde se permite el uso de marihuana médica. Pero, para organizaciones defensoras como NORML, se trata de una victoria incompleta: aún sigue siendo una restricción sobre una actividad legal, agrega Golden.

El panorama que rodea el uso de la marihuana está cambiando constantemente. De hecho, Golden dice que no le sorprendería si este debate se viera muy diferente de aquí a un año. Pero, por el momento, lo que diga el dueño es lo que va.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad