null: nullpx
CityLab Vida Urbana

La autosegregación de Estados Unidos está creciendo

La polarización política en EEUU refleja su división espacial.
Logo CityLab small
8 Nov 2016 – 5:57 PM EST

Dejando aparte la locura de Donald Trump y su candidatura, la campaña presidencial de 2016 sirve de recuerdo apto de la división partidista cada vez más profunda de EEUU. A lo largo de las últimas dos décadas los estadounidenses no sólo se han vuelto más polarizados ideológicamente , sino que temas muy diferentes atraen a los republicanos y demócratas, respectivamente.

En 2004, Bill Bishop le puso el nombrete de “ Big Sort (“la Gran Clasificación)” a esta autosegregación de estadounidenses en comunidades que piensan de manera parecida.

Un estudio reciente realizado por Ron Johnston, David Manley y Kelvyn Jones fue publicado en Annals of American Association of Geographers (Anales de la Asociación Estadounidense de Geógrafos). Explora profundamente la “Gran Clasificación” en la política de EEUU al analizar las últimas seis elecciones presidenciales desde 1992 a 2012, desde Bill Clinton a Barack Obama. Aunque la mayoría de las investigaciones examinan la división partidista estadounidense en términos de estados (quizás el mejor ejemplo sería el libro Red State, Blue State, Rich State, Poor State (Estado rojo, estado azul, estado rico, estado pobre) de Andrew Gelman, este estudio analiza esta división a lo largo de tres niveles geográficos o escalas. Es decir, usa nueve divisiones o regiones amplias censales, 50 estados y más de 3,000 condados.

Cuota demócrata del voto en regiones, estados y condados


El gráfico arriba muestra la distribución de votos para estas divisiones, estados y condados usando el porcentaje mínimo, máximo y promedio de votos demócratas que obtuvo cada nivel geográfico. La conclusión es que hay pruebas considerables de una polarización espacial creciente a lo largo de los tres. Aparte de un pequeño aumento en 1996, ha habido un descenso general en la cantidad mínima de votantes demócratas y un incremento en la cantidad máxima de votantes demócratas en casa escala.

El patrón se amplifica aún más a medida de que la escala geográfica se vuelve más pequeña. En 1992 la brecha entre divisiones con el menor y el mayor apoyo de demócratas era de 10 puntos porcentuales. Para 2012, la brecha más grande había aumentado a ser de más de 20 puntos porcentuales. A nivel estatal, aumentó de 26 puntos a más de 46 puntos. Y a nivel de condado expandió de 75 puntos a 90 puntos. En 2012 los demócratas obtuvieron sólo un 3.5% de los votos en el condado mínimo y un 94% de los votos en el condado máximo.

Proporción media de probabilidades dentro de divisiones, estados y condados


El estudio entonces toma prestado tácticas de investigaciones sobre la segregación geográfica para crear una medida más amplia que designa la “proporción media de probabilidades” de polarización política para cada uno de estos tres niveles. Tal como muestran los gráficos de arriba, estas proporciones de probabilidades también aumentan de manera consistente durante las dos décadas entre 1992 y 2012. De hecho, el estudio encuentra que la polarización incrementó en un 29% a lo largo de regiones censales, en un 12% a lo largo de estados y en un 14% a lo largo de condados durante este período.

Diferencia regional de la tendencia nacional, según la región censal


A nivel regional el cambio es claramente bicostero, ya que las regiones de Nueva Inglaterra, del Atlántico medio y del Pacífico se han vuelto más demócratas, mientras que la región central del norte al oeste, la región central del sur al este y la región central del sur al oeste todos se han vuelto menos demócratas.

La misma tendencia está ocurriendo a lo largo de estados. La polarización ha incrementado en la vasta mayoría de los estados de EEUU. Sólo tres presentaron menos polarización política en 2012 que en 1992. Y la polarización también está aumentando dentro de estados. La polarización dentro de estados aumentó de manera significativa en 29 estados y disminuyó en sólo 3 (se mantuvo más o menos igual en 17 otros). Abajo está una tabla que muestra cuán más predictiva se ha vuelto la residencia dentro de un estado particular cuando se trata de adivinar cómo votará alguien de un condado particular.


Proporción media de probabilidades para estados entre condados


Al final, el estudio provee pruebas considerables de que la “Gran Clasificación” se ha intensificado a lo largo de las últimas dos décadas. Según observa el estudio:

A lo largo de las dos décadas y seis elecciones entre 1992 y 2012, en todas las escalas espaciales analizadas ha habido una mayor polarización espacial en el porcentaje que ha votado por candidatos del partido demócrata en las elecciones presidenciales.

Según el estudio, tal parece que dos factores interrelacionados están impulsando la Gran Clasificación. Por un lado, personas que piensan de manera parecida tienden a aglomerarse. Por otro, tal aglomeración hace que la gente piense de manera aún más parecida. “Existen pruebas claras de polarización espacial significativa del apoyo de los dos partidos políticos principales del país a lo largo de las elecciones presidenciales recientes” —escriben los autores del estudio— “ya que la gente parecida tiende a votar de la misma forma y la gente parecida tiende a aglomerarse y como consecuencia tal aglomeración incrementa la mayor polarización en patrones de votación”. Tal como muestran las pruebas del estudio y los sucesos antes de las elecciones de 2016, la Gran Clasificación sólo está agrandándose.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

RELACIONADOS:CityLab Vida Urbana
Publicidad