CityLab Vida Urbana

Hong Kong crea su primer 'café de conejos'

Toma mucho trabajo, y bastante espacio, tener una mascota de esta especie en una de las ciudades más densas del mundo, pero este local puede ser un buen reemplazo.
Logo CityLab small
24 Ago 2016 – 12:08 PM EDT

Ya no basta con los ‘ cafés gatunos’ que han aparecido en distintas partes del mundo, donde la gente puede acariciar a un felino mientras se toma su bebida favorita. La última locura animal que se puede disfrutar con un latte es el primer café de conejos de Hong Kong. Imitando la experiencia de Tokio –donde existen cafés con distintos animales, que van desde búhos a serpientes–, Teddy Chui, de 29 años, abrió Rabbitland Café, esta primavera, en el popular distrito comercial de Causeway Bay.

La tienda, que tiene distintas opciones de sándwiches y papas fritas, acoge a 12 conejos, muchos de los cuales han sido abandonados por sus dueños. Los clientes que deben tomar reservas, pueden cuidar y alimentar a estos peludos compañeros fuera de sus jaulas, aunque hay estrictas reglas sobre cómo tomarlos o evitar tirar de sus orejas.

Rabbitland ya ha probado ser un éxito con muchos tipos de clientes distintos, incluyendo padres visitando con sus hijos y grupos de millennials. En una de las ciudades más densas del planeta, los departamentos rara vez son suficientemente grandes para una familia completa, y menos para tener mascotas. Además, con nombres como Sésamo, Poroto y Algodón de Azúcar, ¿quién puede resistirse?


A pesar de su ternura, Chui le contó a la Agencia France Presse (AFP) que los animales requieren mucho trabajo. La Sociedad de Conejos de Hong Kong (HKRS), una organización de cuidado de estos animales, dice que los conejos son uno de los animales más abandonados en este país, con alrededor de 200 ejemplares hallados cada año. Por menos de 400 dólares de Hong Kong (alrededor de 50 dólares estadounidenses), los conejos parecen un buen regalo, especialmente para las fiestas. Pero estos pueden mascar y dañar tus muebles o cables.

“Los conejos no permiten mucha interacción”, dijo al Hong Kong Economic Journal la directora de la organización HKRS, Shirley Tong. “Ellos te ven como amigos, pero no como un dueño. Por eso, rara vez siguen órdenes”.

Parte de la meta de Chui es ayudar a niños y a sus padres a entender lo que implica criar a un conejo. “Muchos papás traen a sus hijos a este lugar para ver si quieren comprar un conejo, para que vean que no todo se trata de jugar con ellos. Es mucho trabajo y responsabilidad”, dijo Chui a AFP.

Pero para muchos que no tienen el lujo del espacio, o que quieran comprometerse por 12 años (su promedio de vida), el café de conejos podría ser la mejor opción.



Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad