null: nullpx
CityLab Vida Urbana

Estas mini-instalaciones le cambiaron la cara a un pequeño pueblo

En Covington, Kentucky, las empresas locales y los equipos de diseño unieron esfuerzos para generar estas peculiares instalaciones que ocupan el mismo espacio que un coche.
Logo CityLab small
13 Jul 2016 – 12:38 PM EDT

Frente al café Left Bank en Covington, Kentucky, una gigante estructura de madera en forma de iglú se encuentra a ras de la acera. Ocupa todo un espacio de estacionamiento. Colgados de sus vigas, los deseos escritos a mano de los transeúntes se agitan con el viento.

El Wish-Igloo (Iglú de los Deseos) es uno de las cinco miniplazas temporales que aparecieron en Covington durante la primavera pasada. Fueron instaladas el 6 de mayo, y permanecerán hasta aproximadamente finales de octubre. Mediante un programa llamado Curb’d, el otoño pasado empresas locales y equipos de diseño se unieron para generar ideas para estas instalaciones. De un grupo de 11 finalistas se escogieron cinco, dice Sam O'Connor, fundadora y directora del programa de Curb'd.

O’Connor trabajaba para People’s Liberty, una organización comunitaria filantrópica con sede al otro lado del río, en Cincinnati, cuando se comenzó a interesar mucho por la capacidad de estas miniplazas como forma de transformar lugares. Mientras gestionaba la galería del sótano de People's Liberty, O'Connor empezó a preguntarse cómo hacer para atraer hacia el espacio de exposición a las personas que almorzaban en el mercado popular al otro lado de la calle. O’Connor y el equipo de People’s Liberty instalaron una versión a tamaño natural del popular juego Cartas Contra la Humanidad (Cards against Humanity) en un espacio de estacionamiento frente a la organización, y les pidieron a las personas que completaran la oración "Cincinnati necesita..." en un pedazo de madera contrachapada negra.



La improvisada plaza tuvo éxito: los comensales comenzaron a llegar a la galería, pero primero se detenían para expresar sus deseos y peticiones para su ciudad.

Pero, para expandir su idea de lo que llegaría a ser Curb'd, O'Connor se dirigió al otro lado del río Ohio, a Kentucky, donde se establecieron en Covington. "Queríamos encontrar un vecindario al que le entusiasmara el proyecto tanto como a nosotros", dice O'Connor. Renaissance Covington, una organización local sin fines de lucro, ha estado trabajando para revitalizar la zona del centro de la ciudad, enfocándose en promover las empresas independientes exclusivas de la ciudad de Kentucky; cuando O'Connor les propuso la organización de su idea, "quedaron enganchados inmediatamente", dice ella.

A cada una de las cinco empresas seleccionadas, los miniplazas les ofrecen fantásticas experiencias interactivas derivadas de lo que de otro modo serían simples espacios de estacionamiento. La Braxton Brewing Company es ahora el hogar de Hopscotch Gardens (Jardines Rayuela), donde los adultos se pueden sentar a degustar una cerveza mientras los niños escalan por todos los rincones y saltan en la acera. También pueden entrar a la juguetería Village Toy Shop de Stoney, tomar un martillo y golpear la instalación en forma de xilófono gigante que está colocada allí. Frente a la Barbería Cutman, la instalación invoca la atmósfera antigua de la vidriera con una temática de ring de boxeo, con Robots Boxeadores y todo. El restaurante Inspirado mejora el clásico "cena y película" con su miniplaza Ride, que lleva el nombre de su cine al aire libre que se alimenta de la energía producida por bicicletas fijas.


Si se observa Covington desde arriba, las miniplazas forman una línea a través de la ciudad, de este a oeste. Esto, según O'Connor, fue hecho a propósito. La ciudad de Covington tiene dos centros: el centro de la ciudad, y un área al oeste llamada MainStrasse Village. "Parece como si estuvieran completamente separados el uno del otro", dice O'Connor. "Si la gente cena en el centro y desea tomarse unos tragos en MainStrasse pueblo, toma un taxi." Pero en realidad la distancia entre ambos lugares es de sólo ocho minutos a pie.

Las miniplazas abarcan desde el centro hasta MainStrasse, conectando así las dos áreas. " Se trata de crear destinos", dice O'Connor. Si las personas desean ver las instalaciones, a menudo intentan verlas todas; si se encuentran de casualidad con una, el interés las motiva a caminar la ciudad para ver el resto. Están diseñados como actividades en sí mismas; a diferencia de las miniplazas en San Francisco o Chicago, dice O'Connor, cuyo propósito principal es brindar más asientos, las instalaciones de Covington se enfocan en la interacción.

Ella piensa que es un modelo que podría funcionar bien en todas partes. O'Connor se ha propuesto llegar a otras partes del área de Cincinnati. El financiamiento es un problema (cada uno de los parklets de Covington recibió una subvención de 15,000 dólares de parte de la Fundación Haile, que también financia People’s Liberty), pero O'Connor tiene esperanzas de que estos mini parques serán muy beneficiosos.

"Son grandes ideas", dice. " Estimulan la transitabilidad, pero también le dan personalidad al vecindario".

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad