CityLab Vida Urbana

El proyecto que quiere que tú definas los límites de tu ciudad

Un investigador urbano creó una plataforma colaborativa en la red para ver qué incluyen y excluyen las personas cuando trazan las fronteras de sus áreas urbanas.
Logo CityLab small
12 Sep 2016 – 12:39 PM EDT

¿Dónde acaba la ciudad y dónde comienzan sus suburbios? Uno podría llegar a creer que conoce cada rincón o recoveco de su pueblo natal, pero si uno traza de memoria un mapa de los contornos de la urbe en que reside, terminará despojándose de tales presunciones.

En su nuevo proyecto cartográfico, Alasdair Rae, investigador urbano de la Universidad de Sheffield, Reino Unido, ha pedido a las personas a través de la red que dibujen lo que ellas perciben como los límites de sus ciudades.

“A veces, los límites oficiales de una ciudad van más allá del tejido urbano, y, otras veces, estos ni siquiera lo incluyen”, dijo Rae. “Yo quiero saber lo que la gente cree que forma parte de su ciudad, y lo que no. Todos los límites trazados en este sitio web provienen de sus contribuciones”.

El mapa de Rae es una continuación de proyectos anteriores de cartografía colaborativa. Este permite a los usuarios hacer zoom en cualquier sitio del planeta y comenzar a trazar sus contornos de memoria. También es posible encontrar intentos de mapas previos. Note todos los círculos garabateados en torno a Londres:

El mapa está basado en un código abierto de Nick Martinelli. (Alasdair Rae)

Si uno hiciera clic sobre los límites de los mapas, uno vería aparecer comentarios hechos por estos singulares cartógrafos, opiniones que, en el caso de Londres, fueron desde demasiado críticas consigo mismas (“Pobre intento del Londres correcto”) hasta peculiarmente desdeñosas (“¡A quién le importa el Noroeste de Londres!”). Algo que llama especialmente la atención es cómo muchos convirtieron, las rutas que toman para moverse por la ciudad, en sus límites de facto. Por ejemplo, la M25, autopista que bordea el núcleo de Londres, es una opción popular.

“Amo a Londres, es mucho más amigable de lo que alguien pueda atestiguar, siempre que te comportes como debes. Siempre pienso en él como dentro de la M25”, dijo un usuario. “Lo siento por aquellos de Kingston y Croydon”.

Otra, ahora un motociclista, concibe a Londres como una franja bien fina: “Estos son los pedacitos de la ciudad sobre los que puedo andar. Hay otros lugares, ciertamente, donde podría; pero para mí ya son suburbios o el campo”.

He aquí los mapas de las cercanías de Birmingham y Glasgow:


(Alasdair Rae)


(Alasdair Rae)


Los participantes también esbozaron otras ciudades en Europa, así como en América, el Medio Oriente y la India. Veamos la ciudad de New York:


(Alasdair Rae)


En un par de semanas, Rae analizará en su blog los resultados de su experimento de mapa-colaborativo. Pero incluso en ciernes, su mapa confirma lo que hemos sabido desde hace tiempo: la forma en que nuestra memoria recuerda el espacio que nos rodea depende en gran medida de los puntos de referencia y las rutas que conocemos y tomamos. En última instancia, nuestros mapas reflejan lo que somos y cómo, a fin de cuentas, experimentamos el mundo.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad