null: nullpx
CityLab Vida Urbana

El artista que instaló un columpio en el metro de San Francisco quiere ir mucho más allá

Hunter Franks, quien está adornando las ciudades con sus instalaciones, cree que cada sistema de transporte público debería tener su artista en residencia.
Logo CityLab small
9 Sep 2016 – 1:10 PM EDT

Vivir en una ciudad puede ser una experiencia profundamente solitaria. Los habitantes de centros urbanos existimos constantemente rodeados de gente, en las calles, en el transporte público, y en complejos de apartamentos donde escuchamos el ruido de los vecinos, pero los estudios muestran que, aún así, nos sentimos fundamentalmente solos.

“Hay tantas oportunidades en la ciudad para conectarnos como seres humanos. Pero casi nunca lo hacemos, porque el miedo y la aislación hacen un buen trabajo impidiéndolo”, dice Hunter Franks, artista y creador de intervenciones urbanas, residente en San Francisco. Esta aislación es precisamente lo que Franks trata de interrumpir con sus intervenciones artísticas urbanas, las que hecho en San Francisco; Akron, Ohio; Macon, Georgia; y otras ciudades por los últimos tres años junto con su coalición, llamada la Liga de Intervencionistas Creativos.

“La meta es ofrecer lugares donde la gente puede conectar con otros seres humanos en las ciudades. No porque algo fue creado de cierta manera en una ciudad tiene que siempre ser así. Nosotros lo podemos mejorar”, dice Franks.

El artista ha realizado varias intervenciones en ciudades por todo el país, incluso en otros países, con el colectivo del que es parte. Sus proyectos incluyen lo que llamó “heartbombing”, en Macon, Georgia. Ahí pintó corazones en edificios abandonados que, según él, “necesitan amor”, y también una serie de curiosos letreros en San Francisco, que se parecen a signos oficiales de la ciudad, pero que tienen mensajes inspiradoros o interesantes en vez de reglas de tráfico (algo parecido a lo que hizo un artista mexicano, como ya lo comentamos en CityLab Latino).

“Yo siempre quiero reimaginar la infraestructura de la ciudad. ¿Cómo se ve si un signo no solo nos dice cosas que no podemos hacer, pero cosas que podemos hacer?”, dice Franks.

Hunter Franks


Hunter Franks


Hunter Franks


Hunter Franks


La última semana, Franks realizó su último proyecto, una intervención en el transporte público BART en San Francisco, que, como muchos trenes, es un espacio lleno de gente que hace todo lo posible por ignorarse y evitar el contacto. “Yo dije, OK, me voy a nombrar yo mismo el artista residente de la agencia de transporte público en San Francisco”, comenta. Cada día, salió a los trenes y estaciones para instalar una nueva pieza de su intervención, incluyendo un juego de rayuela y frases inspiracionales que depositó en distintos puntos de la red de metro . El gran final fue este columpio, el que ubicó en un carro del tren urbano de la ciudad.


Hunter Franks


Hunter Franks


“Pude oir una gran reacción al columpio. La gente se emocionó mucho... empezaron a conectar con otras personas”, dice Franks. El artista planea instalar más columpios temporales en los trenes de BART como parte de su proyecto en el transporte público. Pero, eventualmente, quiere convertirse realmente en el artista residente de la agencia de transporte público, y poder realizar proyectos más grandes con el permiso del gobierno municipal.

“Necesitamos alguien que piense en el espacio social y en el aspecto físico del transporte público, no solo de los trenes de un punto de vista practical” dice Franks. Él quiere convertirse en esa persona para San Francisco, y dice que lo mismo es necesario en todas las ciudades y en todos los espacios urbanos, no solo el transporte público.

“Necesitamos preguntarnos ¿qué pasaría si los espacios urbanos nos permitirían a ver nuestras ciudades de una manera distinta? ¿Cómo cambiaría nuestra manera diaria de vivir en la ciudad?”, concluye Franks.

Publicidad