Enrique Peña Nieto

Cercanos a Peña Nieto, sin experiencia en diplomacia, son señalados de 'pactar' la reunión con Trump

Algunos senadores ya pidieron la renuncia de la canciller, mientras que una encuesta revela que 82% de los mexicanos estuvo en contra de la visita del candidato republicano.
7 Sep 2016 – 9:32 PM EDT

El presidente Enrique Peña Nieto dijo que solo había dos caminos: responder con insultos a las declaraciones contra los mexicanos hechas por el candidato republicano Donald Trump, o sentarse a dialogar con él, aunque ello significara no responder ante los medios y frente al magnate estadunidense que el Estado mexicano no pagaría ningún muro fronterizo.

Enrique Peña optó por el diálogo y le abrió la puerta a Trump, pero el empresario, horas despúes, al llegar a un mitin a Arizona insistió que el muro será construido y que México lo pagará, lo que ofendió a los mexicanos, generó desaprobación -según encuestas- y provocó que senadores y diputados pidieran una explicación al presidente del porqué invitó a una persona que no ha dejado de denostar a sus compatriotas.

Para expertos en relaciones internacionales consultados por Univision Noticias no hay lógica en la decisión que tomó el gobierno mexicano. En tanto. el semanario Proceso publicó que un grupo cercano al presidente fue el responsable del encuentro.

"Desde mucho antes del miércoles 31 de agosto, la visita del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, fue gestionada por el secretario mexicano de Hacienda, Luis Videgaray, y por sus dos piezas fundamentales en el entorno de Los Pinos: el jefe de la oficina de la Presidencia, Francisco Guzmán, y el subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte, Paulo Carreño King", informó Proceso.

El semanario cita a fuentes anónimas quienes confirmaron que el secretario Videgaray fue consultado desde julio por asesores del Partido Repúblicano cercanos a la campaña de Trump, desde ahí, el discurso de Peña Nieto sobre el candidato republicano fue conciliatorio. La revista fecha el 24 de agosto como el día en que el presidente mexicano dio luz verde a la invitación, muy a pesar de que la canciller mexicana, Claudia Ruiz Massieu estaba en contra.

Los hechos que publicó la revista Proceso no han sido desmentidos por el gobierno mexicano, la secretaría de Hacienda a cargo de Luis Videgaray refirió que no está encargada de planear encuentros de ese tipo, que eso le corresponde a Presidencia.

Por ahora, senadores del Partido Acción Nacional ya pidieron la renuncia de la canciller Ruiz Massieu, quien no se ha pronunciado sobre la investigación publicada.

Una visita 'improvisada'


Laura Del Alizal Arriagam, doctora en relaciones internacionales, explicó a Univision Noticias que el equipo de Peña Nieto no consultó a internacionalistas, porque entonces hubieran previsto las declaraciones que haría Donald Trump.

"Cualquier experto en política exterior sabría que con Trump no se iba poder negociar porque está en campaña. Alguien con experiencia le hubiera recomendado al presidente hacer esa reunión luego de las elecciones, en todo caso que Donlad Trump ganara. Pero lo que hicieron no tiene lógica. Y el problema no es que sean tecnócratas, pero esa decisión se tomó desde un círculo muy pequeño, y con la exclusión de la Secretaría de Relaciones Exteriores (cancillería mexicana), la cual tiene la experiencia necesaria", refirió la doctora Del Alizal Arriagam.

El doctor en relaciones internacionales, José Luis León Manríquez, hizo un análisis (relacionando tiempos y protocolos) de cómo se dieron los hechos para la reunión y encontró que el gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto no consultó a sus internacionalistas, tampoco a su canciller -quien se encontraba de viaje en EEUU-, sino recurrió a su equipo cercano -expertos en política económica- para aceptar la visita de Donald Trump.

"El presidente tuvo la oportunidad de responderle a Trump pero no lo hizo porque vio una oportunidad arriesgada, que finalmente la perdió, eso revela lo peligroso de improvisar políticas exteriores sin tomar en cuenta la opinión de los expertos de la diplomacia, que es una técnica. Lo que vimos revela la frivolidad del gobierno mexicano entorno a pensar que tener economistas capaces permite que piensen que sirven para todo, como para un acto de política exterior que terminó fallido", comentó José Luis León a Univision Noticias.

Para el internacionalista, lo peligroso es que al equipo cercano de Enrique Peña Nieto tenga tanto poder y no rinda cuentas de sus actos. Ese grupo está conformado, entre otros, por el secretario de Hacienda Luis Videgaray; Francisco Guzmán Ortiz, Jefe de la Oficina de la Presidencia; e incluso Carlos Pérez Verdía Canales, titular de la Coordinación de Asesores del Presidente. Todos ellos estuvieron presentes en la reunión con Trump.


Las encuestas tras la reunión

El presidente Peña Nieto ha sostenido en varias ocasiones que lo único que buscaba con un encuentro oficial con el magnate estadunidense era expresarle la importancia de la relación bilateral y "cuidar" a los mexicanos; sin embargo, los hechos provocaron la desaprobación del 82.2% de la población, según la encuestadora mexicana Consulta Mitofsky.

También informó que le hizo una invitación a la candidata demócrata, Hillary Clinton , quien en una entrevista con la cadena ABC News en Cleveland, Ohio, declinó la invitación del mandatario mexicano Enrique Peña Nieto para visitarlo antes de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

"Voy a seguir centrándome en lo que estamos haciendo para crear puestos de trabajo aquí en casa y para garantizar que los estadounidenses tengan las mejores oportunidades posibles en el futuro", aseguró Clinton.

La sorpresiva visita de Trump generó malestar en los mexicanos, pero a nueve semanas de las elecciones en EEUU, el candidato republicano aventajó por dos puntos a su rival demócrata Hillary Clinton, de acuerdo con la más reciente encuesta de CNN/ORC.

El 30 de agosto el diario Washington Post informó que Trump se reuniría con Peña Nieto. Univision Noticias consultó a los voceros de la presidencia mexicana y de la cancillería, los cuales negaron dicha versión.

Por la noche el candidato republicano confirmó vía Twitter la visita a México. Cinco minutos después el gobierno aceptó, a pesar que ese día la canciller mexicana Claudia Ruiz Massieu se encontraba de viaje para inaugurar un consulado en Milwaukee.


Luego de la reunión han salido a la luz varias declaraciones. Una de ellas es la de Rudolph Giuliani, quien aseguró a la cadena CNN que el equipo de Trump fue quien puso las reglas y que en la agenda no se tocaría quién pagaría por el muro.

El politólogo José Fernández Santillán expuso que hasta el momento se ha hablado solamente del muro fronterizo, pero hubo otros temas que Peña y Trump tocaron, como el combate al narcotráfico, tener fronteras seguras, garantizar las manufacturas, entre otros, lo cual puede ser benéfico para México en caso de que Trump llegue a la presidencia.

"El presidente Peña Nieto tuvo la intención de dialogar, y puede que haya generado una mala reacción pública, pero yo no estoy tan seguro, porque si Trump llega a la presidencia y desea cumplir con sus promesas no se va ir contra el presidente Peña, sino contra todos los mexicanos, eso es algo que no estamos viendo porque estamos concentrados en los dimes y diretes (declaraciones). Este encuentro se tenía que dar porque Trump es monotemático, siempre habla de México", consideró Fernández Santillán.

Lea también:

Publicidad