publicidad

Una muerte clave en la lucha contra el cambio climático

Una muerte clave en la lucha contra el cambio climático

La muerte del juez Scalia cambia el ajedrez político de la Corte Suprema.

Muerte de Scalia cambia ajedrez del cambio climático en la Corte Suprema...

“Al morir, el juez de la Corte Suprema Antonin Scalia puede haber hecho más para apoyar la acción climática mundial de lo que la mayoría de la gente hará en toda su vida”.

Con esta frase resume el periodista científico de la organización Climate Central John Upton el impacto de la vida del recién fallecido juez Antonin Scalia en materia de calentamiento global en Estados Unidos.

Considerado como patriota por los conservadores y como político recalcitrante por sus contrarios, Scalia falleció este sábado a los 79 años.

Él era conocido como uno de los miembros más conservadores de la Corte Suprema. En vida, Scalia destacó por su vehemencia contra el matrimonio entre personas del mismo sexo y a favor de que los individuos a posean armas de fuego y limitar el aborto. También fue uno de los principales opositores de la iniciativa doméstica contra el cambio climático.

Su muerte cambia de golpe el ajedrez político de la Corte Suprema, misma que hace apenas una semana acordó congelar temporalmente el Plan de Energía Limpia del presidente Barack Obama.

Esta propuesta busca reducir en casi una tercera parte las emisiones de dióxido de carbono en las plantas termoeléctricas antes de 2030 y sintonizar al país con los esfuerzos ambientales internacionales acordados en la Cumbre del Clima (COP 21) en París.

Ante su deceso, la nueva evaluación del plan recién impugnado deberá realizarse en presencia de alguien más cuya posición puede inclinar la balanza de cualquier lado, cambiando el futuro de cientos de millones de toneladas de emisiones de CO 2 desde suelo estadounidense.

publicidad

No está claro aún en manos de quién recaerá esta responsabilidad. Aunque se esperaba este anuncio para hoy, el portavoz de la Casa Blanca Eric Schultz dijo a NPR que, como le corresponde, Obama postulará un candidato. Esto lo hará en cuanto acabe el receso de la Corte Suprema.

"Todavía no hay garantías, pero el plan de energía limpia se enfrenta ahora con mejores probabilidades de las que tuvo el viernes", dijo Reuters Jack Lienke, un abogado del Instituto para la Política de Integridad de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, que respalda la regulación.

"Mientras el fallecimiento prematuro del juez Scalia crea más incertidumbre, el plan de energía limpia está igualmente basado en fundamentos jurídicos extraordinariamente inestables", revela a Reuters Scott Segal, abogado de la firma de abogados Bracewell, que representa a las compañías que se oponen a la regulación.

Lo que sigue.

Para que quede en firme el nombre del nuevo juez, el candidato propuesto por el presidente Obama debe ser validado por el Senado.

El partido opositor ya ha adelantado su intención de darle largas a esta decisión hasta que llegue el próximo presidente, es decir, hasta el 20 de enero de 2017.

A los representantes de los partidos políticos estadounidenses les preocupa mucho el equilibrio de poder en la Corte Suprema, antes compuesta por 9 jueces con cargos vitalicios: cuatro jueces conservadores, cuatro progresistas y uno, Anthony Kennedy, cuyo voto ha sido más flexible entre ambos. Cualquier adición cambiará la dinámica suprema y eso podría alterar decisiones relacionadas con el calentamiento global.

Si no es así, la pregunta es qué pasaría con temas urgentes como si se deja vacante el puesto por casi un año.

"El tiempo lo es todo y, obviamente, estamos agradecidos de que tenemos una estancia", dijo Patrick Morrisey, fiscal de Virginia occidental, en un artículo de Metro News refiriéndose a que Scalia hubiera muero cinco días antes no habría habido ninguna suspensión del Tribunal Supremo de Estados Unidos para el plan de energía limpia.

El inicio de los argumentos de apelación de este plan está programado para el 2 de junio. Resta por verse el impacto de la suspensión de la Corte Suprema en el escenario internacional. Previo a ello, el próximo 22 de abril se espera que los líderes del mundo acudan a Nueva York para la firma del Acuerdo de París, el pacto de casi 200 países del mundo para recortar estas emisiones causantes del calentamiento del planeta.

Upton, especialista en coberturas de negociaciones climáticas, opina que si bien plan de reducción de emisiones estadounidense es poco ambicioso en cantidades, "es el esfuerzo más significativo, de lejos, dentro del país para regular la contaminación producida por el sector energético".

“Las percepciones tienen una gran importancia cuando se trata del Acuerdo de París. Todo es cuestión de confianza y cooperación. Si el resto del mundo ve a los EE.UU. vacilante en su compromiso de comenzar a regular la contaminación de las centrales eléctricas, a continuación, la confianza en el Acuerdo de París podría disminuir y otros países pueden estar menos dispuestos a tomar medidas para descarbonizar sus propias economías”, concluyó.

publicidad

"Si bien la decisión de la Corte Suprema puso pausa temporal en el Plan de Energía Limpia, no ha frenado la trayectoria de nuestra nación hacia la energía renovable y la lucha contra el cambio climático. Los estadounidenses de todos los sectores - empresas, gobiernos locales y ciudadanos comunes - seguirán apoyando y llevando a cabo acciones que afrontan el cambio climático”, asegura Lou Leonard, vicepresidente de cambio climático de World Wildlife Fund (WWF), en respuesta a la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de detener el Plan de Energía Limpia presentado por la Agencia de Protección Ambiental.

"Cuando se logre exponer este componente ante las autoridades judiciales, el plan de acción climática del Presidente será respaldado y continuará acelerando la transición ya en marcha hacia una energía limpia”, añade Leonard.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad