publicidad

Bush y Fox trataron el tema migratorio

Bush y Fox trataron el tema migratorio

El presidente George W. Bush le aseguró a su par mexicano, Vicente Fox, estar comprometido con su plan migratorio para ayudar a indocumentados.

Durante un breve encuentro con la prensa en Santiago de Chile, al margen de la cumbre del Foro de Cooperación Asia Pacífico (APEC), Fox dijo que espera reunirse con Bush en Washington en 2005 y lograr "poder ir cerrando este asunto con acuerdos firmes".

Sin mencionar directamente la reforma migratoria, Fox indicó que "México tiene toda la intención de cumplir con su responsabilidad de expandir su economía, generar empleos y oportunidades para la gente en México. Es nuestra prioridad número uno".

El crecimiento económico mexicano "está generando empleos particularmente en la frontera y de alguna manera asegurando estas oportunidades para nuestros ciudadanos", añadió.

Horas después, el presidente mexicano dijo que el acuerdo migratorio que discutirá con Estados Unidos no busca una amnistía para sus connacionales, y subrayó que trabajará con una propuesta que ya fue presentada por Bush al Congreso estadounidense.

"Nosotros no estamos tras una amnistía, no pensamos que eso debe hacerse, sino básicamente legalizar el trabajo que los mexicanos realizan en Estados Unidos con dignidad y productividad haciendo al país más competitivo", resaltó.

El plan de Bush

Bush propuso el 7 de enero en la Casa Blanca una reforma migratoria que implicaría otorgar visas de trabajo de tres años, renovables por un solo período de tres años a quienes ya posean un trabajo en Estados Unidos o a extranjeros auspiciados por un empleador que no encuentre a un estadounidense para llenar ese empleo.

publicidad

La propuesta -que aún no ha sido escrita como iniciativa de ley y que debe ser aprobada por ambas cámaras del Congreso estadounidense- no incluye la posibilidad de que esos inmigrantes obtengan la residencia permanente o la ciudadanía.

"Necesitamos asegurarnos que donde hay un trabajador dispuesto y un empleador dispuesto, ese empleo debería ser legal en los casos en los que los estadounidenses no ocupen ese empleo", dijo Bush el domingo en Chile.

El plan, según el presidente estadounidense, permitiría aliviar la presión de inmigrantes en la frontera mexicano-estadounidense facilitando las labores de seguridad.

México, de donde provienen aproximadamente la mitad de los 8 a 12 millones de inmigrantes ilegales que viven en Estados Unidos, ha expresado muchas veces su frustración porque los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos prácticamente eliminaron los temas migratorios de la agenda de Bush.

Según datos del gobierno mexicano, cada año más de 300 mil mexicanos intentan cruzar de manera ilegal la frontera con Estados Unidos, mientras que entre 3 y 5 millones residen de manera ilegal en ese país.

"Le expliqué al presidente (Fox) que compartimos una preocupación común para asegurarnos que nuestra frontera es segura. Una manera de asegurarnos que la frontera es segura es tener políticas migratorias razonables", destacó el mandatario estadounidense.

"Queremos que los ciudadanos mexicanos sean tratados con respeto y dignidad", aseguró Bush.

La inmigración "sigue siendo una alta prioridad en la agenda" del presidente Bush, dijo a su vez el portavoz de la Casa Blanca Scott McClellan.

La reunión entre ambos mandatarios, vecinos y socios en el Tratado de Libre Comercio de América de Norte (TLCAN), duró aproximadamente 30 minutos, y fue la primera tras la reelección de Bush el 2 de noviembre.

Ventana de oportunidades

Además de la propuesta de Bush, el Congreso tiene en sus manos varios otros planes que ofrecen soluciones al problema de la inmigración ilegal en Estados Unidos.

Fox consideró que existe una ventana de oportunidades propicia para que ambos países negocien un acuerdo migratorio que en el caso mexicano se extendería hasta octubre o noviembre de 2005, antes de que comience el proceso electoral en su país.

"Creo que los elementos (para un eventual acuerdo) están ahí y lo que necesitamos todos es lograr una manera inteligente e innovadora de proceder para el beneficio de todos y en especialmente en beneficio de la seguridad", señaló.

Sobre este tema, Fox rechazó que existan evidencias de que potenciales terroristas Al Qaeda hayan vulnerado la frontera de su país con Estados Unidos como se ha especulado en las últimas semanas.

"En el caso de la seguridad en la frontera y de ésta información parcial o rumores de que gente de Al Qaeda se estaría moviendo a través de México, nada de eso es todavía verdad o no tenemos información de que eso esté confirmado", dijo Fox a la cadena de televisión CNN.

publicidad

"Lo que tenemos es una muy sólida relación con agencias de seguridad estadounidenses, especialmente con el jefe de la seguridad en Estados Unidos, Tom Ridge, manifestó.

"Nos preocupamos por Estados Unidos, México, Canadá o cualquier otro país que pudiera ser objeto de estos actos de violencia. Así que debemos ser muy inteligentes, fuertes y comprometidos en trabajar en la seguridad de esa frontera", sostuvo.

Fox añadió que en lo que concierne al concepto general de "terrorismo", México experimenta la misma preocupación que el presidente Bush, así como otros países democráticos.

"Se han visto repetirse en varias partes del mundo actos de terrorismo que debemos rechazar y debemos detener todos juntos", dijo Fox.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad