null: nullpx
Elecciones en Guatemala

Torres y Giammattei se enfrentarán en Guatemala en una segunda vuelta donde el 'antivoto' puede ser protagonista

Tras una primera vuelta en la que casi el 60% de los guatemaltecos votaron a un candidato que no estará en la nueva elección, Sandra Torres se enfrenta al reto de buscar el voto urbano y neutralizar el probable antivoto en su contra. Por su parte, Giammattei deberá capitalizar que su candidatura será la única opción para los opositores de la exprimera dama.

17 Jun 2019 – 2:53 PM EDT

CIUDAD DE GUATEMALA.- Ya hay candidatos para la segunda vuelta de las elecciones de Guatemala que se celebrarán el 11 de agosto: la ex primera dama Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), que consiguió en torno al 25% de los votos en la primera vuelta se enfrenterá a Alejandro Giammattei, del partido Vamos, que se hizo con poco más del 14% de los apoyos. Sin embargo, ambos irán a segunda vuelta en la disputa por la presidencia, pero solo reúnen cuatro de cada diez votos válidos emitidos.

Sin embargo, alrededor del 60% de los guatemaltecos votaron en esta primera vuelta a algunos de los otros de los 17 candidatos que optaban a la Presidencia, en unos comicios donde el sufragio estuvo atomizado. El desgaste de las figuras políticas tradicionales, la cancelación de partidos fuertes por violaciones a las normativas electorales y creciente malestar de la población hacia la clase política apuntan a ser algunas de las razones por las cuales el voto presidencial estuvo tan fragmentado.

La verdadera carrera presidencial en estos comicios resultó ser la disputa por el segundo lugar. Bajo el sistema de balotaje imperante en Guatemala, si ningún candidato obtiene más del 50% en la primera votación, se procede a una segunda vuelta entre los dos punteros. Esta mecánica planteó un escenario en donde el primer lugar alcanzado por Torres, vaticinado por todos los sondeos, se encontraba relativamente seguro y la contienda se concentraba en quién la acompañaría a la segunda vuelta de los comicios.

En la disputa por el segundo lugar la ventaja la mantuvo Giammattei, el candidato de Vamos, aspirante a la presidencia por cuarta ocasión. Aunque estará en la segunda vuelta, su desempeño estuvo casi estacionario en la corta campaña de tres meses de estos comicios. Pese a ser ampliamente conocido y tener la preferencia del voto urbano, luego de la salida de la contienda de las aspirantes Zury Ríos, del partido Valor, y Thelma Aldana, del Movimiento Semilla, segunda y tercer lugar en los sondeos antes de la campaña.

Dos candidatos emergentes experimentaron un gran crecimiento: Edmond Mulet del partido Humanista, con un 11.32% de los votos; y Thelma Cabrera, del Movimiento para la Liberación de los Pueblos, MLP, CON 10.47%. Desprendidos del resto de aspirantes, estas dos candidaturas representaron, de manera inesperada al inicio de la campaña, la mayor competencia de Giammattei en su búsqueda de llegar a la segunda vuelta.

Mulet, un exdiplomático de Naciones Unidas y excongresista, con un partido de reciente creación, se quedó a menos del 3% de votos de Giammattei. Sin el alto conocimiento entre la población que le daba a Giammattei haber disputado cuatro carreras por la presidencia, Mulet supo capitalizar sobre todo en el voto de la capital de Guatemala y zona urbanas del interior, un cierto cansancio con la clase política tradicional. Esto pese a que el exdiplomático fue congresista en la década de los 80 e incluso fue presidente del Congreso a inicios de la década de los 90 del siglo pasado.

Por otra parte, la otra fuerza emergente de estos comicios es la candidatura de Cabrera, mujer indígena maya mam y dirigente social en la costa sur guatemalteca. La aspirante del MLP quedó a poco más del 3% de los votos de Giammattei, pese a contender por primera vez a la presidencia y a que su partido tiene menos de un año de creado.

Cabrera encabeza el MLP, una agrupación cuya base es el Comité de Desarrollo Campesino, Codeca, una organización social integrada por campesinos con reinvindicaciones de derechos laborales, acceso a tierras de cultivo y con una propuesta a favor de la nacionalización de al energía eléctrica, un tema en conflicto en muchas comunidades en todo el país. Sus resultados pueden considerarse la gran sorpresa del proceso. Y lidera los votos presidenciales en tres de los 22 departamentos del país: Chimaltenango, Sololá y Totonicapán.

La fragmentación del voto presidencial también mostró una inusitada tendencia en la política guatemalteca: entre seis agrupaciones ubicadas del centro izquierda a la izquierda con reinvidaciones étnicas suman alrededor de un 20.76% de los votos. Esto es entre los partidos MLP, Winaq, URNG, Libre, Convergencia y Encuentro por Guatemala.

Perspectivas para segunda vuelta

Para la segunda ronda de los comicios, la carrera arranca con una probable disputa entre le voto urbano y el voto rural. Torres, ex esposa del expresidente Álvaro Colom, aún cosecha los réditos de la creación de los programas de asistencia social durante el gobierno, de tintes socialdemócratas de la UNE (2008-2012), una fortaleza que se concentra en las zonas rurales del país y en las zonas urbanas más pobres. Torres obtuvo el primer lugar en 17 de 22 departamentos a nivel nacional.

Por otra parte, Giammattei, un médico y cirujano, de talante más conservador y derechista fue ganador de solo dos departamentos: Sacatepéquez y Guatemala, este último la zona metropolitana del país y que reúne el 22% del padrón electoral. El partido de Giammattei, Vamos, enfrenta el reto de convertir el voto de rechazo a Torres, que según sondeos puede alcanzar hasta el 50 por ciento, en votos favorables para su candidatura.

Históricamente, solo en una ocasión el segundo más votado en primera ronda ha obtenido la Presidencia. Fue Jorge Serrano Elías, del Movimiento de Acción Solidaria (MAS) frente a Jorge Carpio Nicolle, de la Unión del Centro Nacional (UCN). En esa ocasión, la diferencia entre Serrano y Carpio fue de solo 1.58% en primera vuelta; frente a los poco más de 10 puntos de distancia entre Torres y Giammattei.

El panorama para la segunda vuelta a celebrarse en menos de dos meses incluye la búsqueda de Torres del voto urbano y neutralizar el probable antivoto en su contra. Mientras que Giammattei tendrá que capitalizar el hecho de que su candidatura será la única opción en las papeletas para los opositores a Torres.

En fotos: El hermano y el hijo del presidente de Guatemala, detenidos por corrupción

Loading
Cargando galería


Publicidad