América Latina

La dolorosa alegría de saber que la tumba de tu padre que ya no está en el mar

Miguel Aguirre era un marino mercante argentino que fue voluntario en la Guerra de Malvinas de 1982. Su barco (ARA Isla de los Estados) fue hundido por una fragata británica el 10 de mayo de ese año. Desde entonces, los Aguirre pensaron que Miguel había quedado en esas aguas para siempre. 36 años después, una sorpresa agridulce llevó a su hijo Sergio a viajar al archipiélago a abrazar la cruz que se alza sobre la tumba de su papá que está en las Malvinas y no en el mar.
Comparte