null: nullpx

De la lucha sindical a la prisión: el auge y caída del expresidente brasileño Lula de Silva (fotos)

Fue el primer presidente obrero de la historia de su país, el primero de izquierda y el único sin carrera universitaria. Los brasileños lo eligieron presidente dos veces con más del 60% de aprobación y su popularidad se mantuvo hasta que siete años después de dejar el gobierno fue vinculado al escándalo de corrupción de Petrobras. Fue acusado y condenado a prisión por corrupción y lavado de dinero.
6 Abr 2018 – 08:28 PM EDT
Comparte
1/18
Comparte
Luiz Inácio Lula da Silva nació en Pernambuco, uno de los rincones más pobres de Brasil, en 1945. De joven se ganó la vida como obrero de la industria metalúrgica y perdió el meñique izquierdo en un torno mecánico. Lideró las protestas sindicales durante la dictadura militar que gobernó su país entre 1964 y 1985. En la fotografía, Lula da Silva en un mitin sindical de obreros metalúrgicos en San Bernardo do Campo, a 55 kilómetros de Sao Paulo, 1979. Crédito: Getty Images
2/18
Comparte
Luego de consolidarse como el líder del movimiento obrero de Brasil en los años 70, entra oficialmente en la política en 1980 cuando funda el Partido de los Trabajadores, de tendencia izquierdista. En la fotografía, Lula da Silva junto al entonces mandatario cubano Fidel Castro en una visita a La Habana, Cuba, en 1989. Crédito: Getty Images
3/18
Comparte
Desde 1989 hasta 1998 intentó sin éxito conquistar la presidencia de Brasil, fracasando primero contra Fernando Collor y en otras dos ocasiones contra Fernando Henrique Cardoso, su gran adversario político. En la fotografía, da Silva camina junto a sus seguidores en un evento de la campaña electoral en 1994, en Sao Paulo. Crédito: Getty Images
4/18
Comparte
Aunque no conseguía éxito electoral, Lula da Silva era conocido dentro y fuera de su país como un líder auténtico que se enorgullecía de su origen humilde y que hablaba de sí mismo como un hombre “casi analfabeto”. En la imagen, junto al líder palestino Yasser Arafat cuando visitó Brasil en 1995. Crédito: Ap
5/18
Comparte
A finales de 2002 da Silva ganó por primera vez las elecciones de su país y visitó al presidente estadounidense George W. Bush en la Casa Blanca. Crédito: Ap
6/18
Comparte
El 1 de enero de 2003 recibió la banda presidencial de Fernando Henrique Cardoso. Se convirtió en el primer presidente obrero de la historia de Brasil, el primero de izquierda desde el regreso de la democracia y el único sin carrera universitaria. Crédito: Reuters
7/18
Comparte
“Pido a Dios sabiduría para gobernar, discernimiento para juzgar, serenidad para administrar, coraje para decidir y un corazón del tamaño de Brasil para sentirme unido a cada ciudadano y a cada ciudadana de este país en el día a día de los próximos cuatro años. ¡Viva el pueblo brasileño!”, dijo da Silva en su toma de posesión. Crédito: Reuters
8/18
Comparte
En 2006, los presidentes Néstor Kirchner, de Argentina; Evo Morales, de Bolivia; Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil; y Hugo Chávez, de Venezuela, se reunieron en Puerto Iguazú, al norte de Argentina, para apoyar la nacionalización de la industria del gas en Bolivia. Formaban parte del grupo de gobiernos de izquierda que tomaron el poder electoralmente en los primeros años del siglo XXI en América Latina. Crédito: Getty Images
9/18
Comparte
El presidente George W. Bush abraza a su homólogo brasileño en 2007, en una reunión en la sede de la petrolera estatal de Brasil en Sao Paulo. A diferencia de otros gobiernos latinoamericanos de la época, la relación de Brasil con EEUU durante el gobierno de Lula fue estable y cordial. Crédito: Reuters
10/18
Comparte
El presidente venezolano Hugo Chávez, fallecido en 2013, fue uno de los mandatarios más cercanos a Lula da Silva durante su gobierno. La fotografía de 2007 fue tomada en una visita de Lula a Caracas. Crédito: Reuters
11/18
Comparte
Desde sus inicios en la política y durante su presidencia, Lula Da Silva se mantuvo cercano al líder cubano Fidel Castro, quien falleció en 2016. La fotografía de 2008 es de una visita del mandatario brasileño a La Habana. Crédito: Reuters
12/18
Comparte
El presidente de Brasil saluda al líder libio Muammar Kadhafi durante la segunda cumbre África-Suramérica en Margarita, Venezuela, en 2011. Crédito: Getty Images
13/18
Comparte
Con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, las relaciones entre EEUU y Brasil continuaron siendo fluidas. La imagen es de la visita del presidente brasileño a Obama en 2009. Crédito: Reuters
14/18
Comparte
Luego de entregar el poder a su compañera de partido Dilma Rousseff en 2011, Lula bajó por última vez del Palacio de Planalto y abrazó a sus seguidores. Se había convertido en el gobernante más popular que recordaban los brasileños, tanto que 83% aplaudía su gestión y apenas 4% se atrevía a criticarla como “mala” o “pésima”. Crédito: Getty Images
15/18
Comparte
Aunque Lula dejó a su sucesora el Producto Interno Bruto (PIB) al alza, en 7,5%, Dilma Rousseff afrontó dos años seguidos de recesión. El Senado aprobó realizar un juicio político a la mandataria y fue suspendida definitivamente como presidenta de Brasil en 2016, cuando resultó culpable de autorizar maniobras fiscales para maquillar las cuentas públicas. Lula acompañó a Rousseff a la salida del palacio presidencial cuando se aprobó el impeachment. Crédito: Mario Tama/Getty Images
16/18
Comparte
En marzo de 2016, Lula fue detenido unas horas para declarar por el caso de corrupción de la petrolera estatal Petrobras, que ha tenido implicaciones en toda América Latina. El juez federal Sergio Moro ordenó que los agentes allanaran la casa de Lula y el instituto que lleva el nombre del expresidente. Crédito: Getty Images
17/18
Comparte
En julio de 2017, da Silva fue condenado a nueve años y seis meses de cárcel por corrupción y lavado de dinero. Estos señalamientos refieren a la red de corrupción que operó en la petrolera brasileña Petrobras. La defensa del ex mandatario alegó que era víctima de persecución política. Apoyado en la popularidad que aún conserva y a pesar del escándalo de corrupción, Lula da Silva se lanzó de nuevo a la presidencia para las elecciones de 2018. Crédito: Getty Images
18/18
Comparte
En abril de 2018 el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil votó en contra del habeas corpus que había solicitado su defensa, por lo que será llevado a la cárcel. Nunca un expresidente brasileño había sido sentenciado a prisión por delitos ligados a malversación de fondos públicos. Crédito: Reuters
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés