null: nullpx
Adultos Mayores

¿Sabías que puedes recibir dinero por cuidar a tu mamá?

Hacerse cargo de un adulto mayor es una gran responsabilidad y trae consigo muchos retos, entre ellos las dificultades para cubrir los costos. Pero es posible recibir ayuda. Aquí algunos tips que pueden ser útiles.
12 Abr 2018 – 01:29 PM EDT
Comparte
Además del estrés emocional y físico, el cuidado de un familiar a menudo trae preocupaciones monetarias. Crédito: John Moore/Getty Images

Entre las muchas palabras que se utilizan para describir a los cuidadores familiares –invisibles, abrumados, heroicos, por nombrar algunas– una es asumida con frecuencia: esa palabra es “no pagado”. Aunque a menudo se elogia a los cuidadores familiares como una parte fundamental de la fuerza de trabajo de cuidado de ancianos, la mayoría no recibe un sueldo.

Sin embargo, muchos cuidadores necesitan ayuda financiera. Además del estrés emocional y físico, el cuidado a menudo trae preocupaciones monetarias. El pago de suministros médicos y medicamentos que no están cubiertos por completo por el seguro, el transporte, las adaptaciones del hogar, la atención domiciliaria o cualquiera de los muchos otros gastos puede causar estragos en un presupuesto. No es de extrañar que muchos cuidadores familiares pregunten: “¿Me pueden pagar por cuidar a mi madre?”.

¿La respuesta corta? Depende. Una respuesta más larga explicaría detalladamente las diferencias que determinan la elegibilidad: en qué estado vive, la edad o el estado de la persona que está cuidando, su relación con esa persona, sus ingresos y bienes, y más. También advertiría que ni siquiera los programas estatales y federales mencionados a continuación reemplazarán un salario de tiempo completo con beneficios.

Pero para algunos cuidadores, los recursos adicionales serían de gran ayuda.

Aquí siete opciones que vale la pena explorar:

1. Una póliza de seguro de cuidado a largo plazo. Si su familiar tiene un seguro de cuidado a largo plazo que brinda atención en el hogar, la póliza puede permitir que se pague a un miembro de la familia. Algunas pólizas excluyen a las personas que viven en el mismo hogar. Pídale a un agente de seguros que le explique los beneficios y condiciones de la póliza.

2. Un contrato privado con un miembro de la familia. Si su familiar tiene ahorros u otros recursos y desea pagarle, un contrato privado o un acuerdo de cuidado personal puede funcionar bien para ambos. Pero esta opción puede conducir a conflictos familiares y problemas emocionales y legales. Asegúrese de consultar a un abogado con experiencia para redactar un contrato que describa su salario y sus responsabilidades. Su salario debe ser consistente con las tarifas locales vigentes. Cualquier impacto en las herencias debe ser claro también. Finalmente, todas las partes interesadas (hermanos, otros parientes) deben comprender y aprobar el acuerdo.

3. Programas de Medicaid dirigidos al consumidor. Todos los estados menos Dakota del Sur tienen programas de Medicaid que permiten a un adulto mayor elegible contratar, despedir y capacitar a sus asistentes de atención domiciliaria. Estos programas a menudo se llaman informalmente "Cash and Counseling", pero cada estado tiene su propio nombre formal y requisitos de elegibilidad. Se puede contratar a familiares o amigos, sin embargo, solo 12 estados permiten que se pague a los cónyuges.

Una vez que se aprueba la solicitud, la agencia estatal de Medicaid crea un presupuesto individualizado según las necesidades y los recursos disponibles. En California, por ejemplo, en virtud del programa de Servicios de Apoyo en el Hogar de Medi-Cal, el valor de los servicios no puede exceder los $3,500 por mes y generalmente tiene un promedio de $2,200. El salario nacional promedio por hora para los proveedores de servicios de atención domiciliaria, incluida la familia, es de alrededor de $11 por hora, aunque en algunas áreas puede ser tan alto como $15 o $17 por hora.

Hay una gran cantidad de papeleo involucrado, y muchos participantes usan una agencia de servicios financieros para gestionar los impuestos y otros requisitos. (Su agencia estatal de Medicaid debería poder proporcionarle una lista).


Algunos estados tienen programas para personas que no son elegibles para Medicaid o que tienen afecciones específicas, como una lesión cerebral traumática. Para averiguar qué ofrece su estado, comuníquese con la agencia estatal de Medicaid. Debido a que muchos estados no tienen la palabra “Medicaid” en el título de su agencia, verifique con el departamento de salud estatal o con su Agencia de Envejecimiento local, a la que puede acceder a través de Eldercare Locator, un servicio ofrecido por una agencia federal.

4. Licencia familiar pagada. La Ley federal de licencia médica familiar protege el empleo de los trabajadores cuando toman un tiempo libre para el nacimiento o la adopción de un bebé o para cuidar a un familiar enfermo grave, pero es un permiso no remunerado. California, Nueva Jersey y Rhode Island, sin embargo, tienen programas que otorgan a los empleados el derecho a un permiso remunerado para estos importantes eventos de la vida; Nueva York tiene una ley que entró en vigor en enero de 2018; la ley del Distrito de Columbia estará activa en 2020. El estado de Washington también aprobó una ley, pero la implementación se ha retrasado.

Las leyes de cada estado tienen diferentes calendarios de pago y requisitos de elegibilidad.

5. Cuidadores de veteranos. El Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) de EEUU tiene varios programas de apoyo para cuidadores. Para los cuidadores principales de veteranos lesionados en conflictos militares después del 11 de septiembre, una ley de 2010 proporciona estipendios mensuales, la cantidad determinada por una combinación de horas y salarios que se pagarían a un asistente de atención domiciliaria. Otros beneficios para los cuidadores incluyen gastos de viaje, acceso a seguro de salud, servicios de salud mental y 30 días de descanso por año.

Los cuidadores de otros veteranos que requieren asistencia y están confinados en su casa pueden ser elegibles para el Beneficio de Pensión de Asistencia y Ayuda del VA. Algunos estados tienen sus propios programas designados para veteranos también.

Cargando Video...
"Las cosas han cambiado; los asilos de ancianos deben garantizar atención de calidad a sus pacientes"


6. Cupones para cuidadores empleados. En julio de 2017, Hawaii se convirtió en el primer estado en proporcionar asistencia financiera a cuidadores de adultos mayores empleados a tiempo completo. La Ley de Cuidadores de Kupuna (kupuna significa “abuelo” o “anciano” en hawaiano) ofrece hasta $70 por día en cupones para cuidadores elegibles que pueden utilizarse para pagar los servicios disponibles a través de uno de los Centros de Recursos para Personas Mayores y Discapacitadas de Hawai.

Los servicios incluyen guarderías para adultos, administración de casos, comidas a domicilio y transporte. La legislatura ha asignado fondos iniciales de $ 600,000 para este programa, que debe renovarse en 2018.

7. Créditos fiscales. Casi la mitad de los estados (23) tienen alguna forma de crédito fiscal para cuidadores de adultos mayores dependientes. Existen diferentes requisitos de elegibilidad y tipos de gastos permitidos. Los créditos fiscales no son reembolsos: permiten a una persona deducir un monto en dólares de su factura de impuestos estatal, a veces un porcentaje de la cantidad en su declaración de impuestos federales.

La Ley Federal de Créditos para el Cuidado (H.R. 4808 / S.2759) se introdujo en mayo de 2017; si se aprueba, proporcionaría un crédito impositivo federal de hasta $3,000 para cuidadores familiares empleados elegibles. Sus perspectivas de aprobación son inciertas.

Y no olvidemos otras fuentes de apoyo

Los ingresos adicionales para el cuidador familiar pueden no ser la única solución a los problemas financieros. Programas como el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) o Meals on Wheels pueden ayudar a proporcionar alimentos. Otros programas pagan servicios de paratransporte o de ama de casa. Dos lugares para comenzar son Eldercare Locator y Benefits Checkup, proporcionados por el Concejo Nacional de Envejecimiento.

Por último, considere el futuro. El cuidado que dura algunos meses puede ser difícil financieramente pero manejable. Cuidar durante años presenta desafíos financieros que requieren un plan integral.

*Carol Levine es Directora del Proyecto de Familias y Cuidado de la Salud en el United Hospital Fund en la ciudad de Nueva York.

Loading
Cargando galería
Comparte
Publicidad