null: nullpx
Accidente laboral

Hombre de Wisconsin sobrevive a un clavo que se le enterró en el corazón

Doug Bergeson llegó a un hospital con un clavo en el pecho luego de que se le disparara accidentalmente una pistola para clavar mientras hacía un trabajo en su casa. “Podía ver el clavo moviéndose al mismo ritmo del latido de mi corazón”, explicó.
16 Ago 2017 – 1:07 AM EDT

Doug Bergeson trabajaba en el marco de la chimenea de su casa ubicada cerca de Peshtigo, en el noreste de Wisconsin, cuando su pistola para clavar se disparó accidentalmente, y un clavo rebotó en la madera hacia su pecho, incrustándosele muy cerca del corazón.

Pero en lugar de reaccionar con desesperación, Bergeson se lo tomó con calma inusual, a pesar de que el clavo lo puso al borde de la muerte.

“Pensé que sólo me había hecho un rasguño. Vi hacia abajo y no pude avistar nada”, contó Bergeson en una entrevista el martes. “Me sentí bien. No estaba preocupado por la herida. No podía sentir ninguna presión o sangre que se acumulara”, añadió.

Conforme fue poniéndose la camiseta, el hombre de 52 años dijo que se dio cuenta que alrededor de una pulgada (2 centímetros y medio) del clavo de 3 pulgadas y media (9 centímetros) sobresalía de su pecho.

“Podía ver el clavo moviéndose al mismo ritmo del latido de mi corazón”, explicó. Bergeson dijo que “el sentido común” fue lo que evitó que sacara el clavo de su pecho.

El hombre dijo que se lavó y que manejó con calma hasta el Hospital de Marinette, a 10 minutos de su casa. Aparcó y entró a la sala de emergencias.

Luego de que le tomaran radiografías fue trasladado a un hospital en Green Bay, donde los cirujanos le retiraron el clavo.

El médico Alexander Roitstein confirmó que el clavo estaba a una fracción de pulgada de afectar una arteria importante. De acuerdo con la evaluación médica, la herida lo llevó cerca de la muerte.

Roitstein dijo que fue difícil evaluar qué tan profundo había penetrado el clavo, pero que le dejó moretones y un agujero.

Bergeson pasó dos días en el hospital y desde entonces se recupera en su hogar. Esta semana volverá a trabajar.

“Me siento muy bien. Estoy de regreso a hacer las cosas pero con más cuidado. Fue una experiencia que me abrió los ojos”.

Sobrevivir a un accidente cerebrovascular y sus secuelas: una carrera contra el tiempo

Loading
Cargando galería


Publicidad