Música

Una selección de joyitas musicales para honrar a Chayito Valdez

Que en paz descanse la Alondra de México.
21 Jun 2016 – 6:48 PM EDT

La llamaron La Alondra de México y la Reina de la Canción Ranchera, pero en realidad su nombre era María del Rosario Valdez Campos. Chayito Valdez nació en Guasave, Sinaloa, donde empezó a cantar desde muy pequeña mientras ayudaba a su madre a vender empanadas. En realidad ayudaba a la economía familiar con lo que podía, pues eran doce hermanos y había que trabajar para sobrevivir. Algunas veces vendiendo frituras, otras lavando ropa, trabajando de doméstica y hasta en pizcas de algodón en los campos agrícolas de Guasave.

La necesidad siempre la motivó a trabajar. Después de separarse de su marido, Chayito se quedó a cargo de tres hijas y tuvo que tocar puertas para grabar. Finalmente consiguió que una pequeña disquera de Guadalajara le hiciera un tiraje de 50 sencillos. Ella misma iba a entregarlos a las radiodifusoras y salía a la calle a decir le a la gente: “Te vendo el disco, escúchalo y si no te gusta te regreso tu dinero”. Así fue como se popularizó “Besos y Copas” y logró hacerse de un lugar importante en la música popular mexicana. Entre los 70 y 80 su único rival en cuanto a ventas era Vicente Fernández.

En el 1985 Chayito iba rumbo a McAllen, Texas, después de dar un concierto en Zacatecas, el último de una agotadora gira por toda la República. Su camioneta se volcó en la carretera y la Alondra de México se fracturó la columna vertebral quedando sin movilidad en sus extremidades inferiores. Su recuperación inicial la llevó a cabo en Monterrey porque los servicios médicos en la Ciudad de México estaban devastados por el terremoto. Después del accidente, la radio, la televisión y los palenques le cerraron las puertas a Chayito por mera discriminación, pues la única razón de su rechazo era su silla de ruedas. De todas maneras siguió buscando foros para trabajar.

En 2003 llegó al hospital por deshidratación severa y jamás volvió a salir. Chayito entró en un coma que la aprisionó durante 13 y apenas hoy la dejó libre. Descansa en paz, Chayito. Desde aquí te recordaremos cantando cada una de tus canciones.

Esta es solo una selección con la que queremos despedirte. Ojalá te gusten.

“Las gaviotas”


Este éxito del repertorio de la Alondra de México se grabó en 1978 y fue escrito por el compositor hidalguense Manuel Esquivel Durán.


“No hay dos como Chayito”


Eulalio González, mejor conocido como el Piporro, le canta con su humor característico a Chayito, quien se deja sacar a bailar.

“Tres veces te engañé”

Aquí vemos a Chayito vestida de novia cantando una dolorosísima confesión de infidelidad en el Pico Rivera Sports Arena. Este concierto fue transmitido a través del programa de Lázaro y sus Estrellas, desde Hollywood, California.


“Son habladas”

Chayito canta este reclamo duro original de Ramón Gutiérrez, acompañada por mariachi y con el acordeón mágico de Don Juan Vélez.


“Una noche me embriagué”

Escucha en el fondo a la gente coreando la letra entera de este himno de la canción ranchera a manos de Chayito en el punto más alto de su carrera.


“Amor que muere”


Este es uno de los sencillos que grabó en los 70 en un intento por salir adelante y mantener a sus tres hijas.

“Ambición”

“Aunque el destino te lleve a querer a otro amor, no te olvides que yo, para ti siempre fui, y me dejas dolor.”


“Besos y copas”

Esta canción marcó la carrera de Chayito y la lanzó a la fama a raíz del trabajo duro que le imprimió a la difusión de su música. Aquí otra versión legendaria de esta grandísima canción, en un dueto con el mismísimo Juan Gabriel.

“Se marchó"

Esta es una de las canciones más dolorosas de Chayito. Con ese dolor la despedimos. “Le pedí que se quedara... ¡Pero siempre se marchó!”


Más contenido de tu interés