El nuevo Messi de la trompeta es colombiano

Conversamos con el trompetista colombiano Federico Montes, ganador del “National Trumpet Competition” de Estados Unidos, uno de los premios más prestigiosos para jóvenes emergente en el mundo de la música clásica.
20 Mar 2018 – 2:51 PM EDT

La música clásica es un oasis de sensibilidad, donde los aspectos más profundos del ser humano pueden ser materializados. Sin embargo, su sofisticación la ha alejado del gran público. Son contados los casos como los de Benjamin Zander o Daniel Barenboim, que conectan directamente con el oyente de a pie. La música que predomina el repertorio sinfónico fue escrita por compositores que murieron hace más de 100 años, y al público que asiste a estos espectáculos le quedan escasos cortes de pelo por delante.

¿Cuál es el rol de las nuevas generaciones en esta compleja forma artística? ¿Qué lugar ocupan los jóvenes hispanos? En un intento de acercarnos a este maravilloso mundo, conversamos con Federico Montes, trompetista colombiano de apenas 24 años, que acaba de ganar la competencia nacional de trompeta de Estados Unidos, uno de los premios más prestigioso del país, que lo sitúan como una de las figuras emergentes más importantes de este instrumento a nivel mundial.

Montes es uno de los tantos hispanos que brillan en el anonimato, al más alto nivel posible, y sirven como faro para todos aquellos que llegan al país para arrancar desde cero y abrirse camino con un sueño que en su país de origen no podrían desarrollar.

¿Cuéntanos en qué estás ahora y cómo ha sido tu trayectoria hasta el momento?
Me gradué de la Universidad del Sur de la Florida, en Tampa, después de vivir 18 años en Manizales, Colombia donde nací y crecí. Actualmente, estoy terminando mi maestría en música en el conservatorio de Juilliard, en New York. A su vez, lidero un proyecto en el “Yamaha Brass Academy” que busca brindar mejor educación musical a estudiantes en todo Latinoamérica. Comencé a tocar la trompeta en el colegio con la banda del municipio de Villamaría, en Colombia. Hasta el día de hoy he participado de algunas competencias como el Yamaha Young Artist Competition, donde ocupe el primer lugar, Eric Aubier International Trumpet Compeition donde ocupe el segundo puesto y la competencia inter-universitaria de Colombia donde ocupe el primer lugar también. En el verano del 2018 he sido escogido como uno de los trompetistas para el prestigioso festival “Tanglewood Music Center” con la Boston Symphony.

Acabas de ganar el “National Trumpet Competition”, uno de los reconocimientos musicales más importantes de Estados Unidos. ¿Cómo fue esta experiencia?
Fue muy importante para mi carrera, mi país y Latinoamérica. La categoría de Master es la mas competitiva, y obtuve el primer puesto. Es un honor y una gran oportunidad. Esta fue la primera vez que un colombiano ocupo el primer lugar. La competencia se baso en tres rondas, una de cualificación, semifinales, y finales. En este evento compiten un aproximado de 300 personas para la primera ronda, 40 para las semifinales y tan solo 3 para las finales. Este año se llevo a cabo en la Universidad del Norte de Texas, en Denton.

¿Cuáles son los principales desafíos para un músico hispano en Estados Unidos?
No tener las conexiones con personas que se mueven en este medio. Luchar contra la prospectiva de que la música clásica en América Hispana no es tan desarrollada como lo puede ser en Estados Unidos o en Europa. Y sobre todo, tener la familia miles de millas de ti.

¿Qué mensaje te gustaría transmitirle a las nuevas generaciones que aspiran a ser músicos profesionales?
Que nunca paren de soñar. Estudiar en Juilliard para mí sólo era una fantasía, algo que estaba demasiado lejos de alcanzar y en este momento estoy a punto de graduarme. He recibido ofertas de universidades como Yale en para continuar mis estudios. Es importante mantener la frente en alto por ser hispanos, y nunca olvidar de dónde venimos.

¿Cuáles son los sueños que te gustaría cumplir en los próximos años?
Uno de mis sueños para un futuro próximo es tocar con la Filarmónica de Nueva York y continuar el trabajo de educación para nuestros jóvenes en América Latina haciendo talleres y seminarios en varios países.

¿Qué intereses por fuera de la música te motivan?
Por fuera de la música, me he comenzado a inclinar por la fotografía, aunque no tengo mucho tiempo libre. Aprovecho los viajes y las giras para capturar paisajes que veo.

Publicidad