Regional Mexicano

El último día de ‘El Shaka’: un ‘Millonario de amor’ que no le temía a la muerte

A siete años de su asesinato, 26 de junio de 2010, el legado musical de Sergio Vega sigue vigente y no sólo se le recuerda por sus canciones, sino porque, además,era un hombre generoso, que amaba el campo, un padre excepcional y todo un 'ojo alegre'.
27 Jun 2017 – 3:43 PM EDT

“Ya está plebes, que Dios me los bendiga, gracias por apoyar mi música”, así escribió Sergio Vega en su cuenta de Twitter, días antes de que el mundo del regional mexicano y del espectáculo se conmocionara con la noticia de que el cantante sonorense había sido asesinado, la noche del 26 de junio de 2010.

El intérprete, cuyo mote del ‘Shaka’, le fascinó porque era el nombre de un guerrero zulú, en África que no tenía miedo a nada, inició su carrera tocando en algunos bares en la ciudad de Phoenix, Arizona, junto a sus hermanos, para luego seguir su carrera como solista, sin imaginar que su vida terminaría a los 40 años de edad.

Su pasión por la música lo llevaron a separarse de sus hermanos y buscar el éxito por su cuenta, fue así como a finales de los 90, Sergio Vega salió del anonimato gracias a sus primeros éxitos como ‘El Dueño de ti’, ‘Me gusta estar contigo’, entre muchos más, ya sea cantando corridos, rancheras o temas románticos y durante más de diez años de trabajo el Shaka alcanzó el sueño que tanto anhelaba de pequeño: que su voz y sus canciones sonaran en todo México y en el extranjero.


En una entrevista, un par de años antes de su lamentable deceso, instalado en su rancho, ‘El Shaka’, hablaba de lo maravilloso de la vida, de la naturaleza y de las bendiciones recibidas a lo largo de la vida.
“Porque a pesar de las carencias, éramos muy felices. La vida y el campo te hacen duro, pero a la vez te ayuda a sobrevivir y sortear cualquier situación. No nos queda más que disfrutarla y vivirla al máximo”.

En esa misma charla, luego de que alimentó algunos de sus costosos caballos, Vega tocó el tema de la muerte. “Creo que no le tenemos miedo a morir, sino a la forma como va a suceder”, palabras que con el tiempo tomarían mucho valor, por la forma tan cruel y despiadada como terminó su vida.

Y es que no todo fue miel sobre hojuelas en la trayectoria del sonorense, como muchos, la fama y el dinero lo rebasaron y por un par de años, su carrera musical se detuvo debido a su adicción al alcohol y las drogas.
Recuerdo que me llegaba a tomar hasta tres botellas de whisky al día y fui adicto a la cocaína y como nací con un problema cardiaco se me complico y me morí un rato. Por un minuto me fui de este mundo, pero regresé y ya voy por el buen camino”, afirmó el cantante.

A esa etapa, ya recuperado, Sergio la definió como un bache enorme en su vida, bache del cual pudo salir y en el 2004, regresó con todas las ganas lanzando el disco ‘Me gusta estar contigo’, del cual fue bien aceptado en México y Estados Unidos. Las canciones ‘Dueño de ti’ y Cosas de amor alcanzaron los primeros lugares de las listas del Billboard Latino.

Después de ese exitoso disco, dio a conocer los álbumes ‘Necesito dueña y ‘Cuando el sol salga al revés’. Su último disco se llamó ‘Rey de la banda y el norteño’ y un par de meses antes de su muerte había grabado el video de su nueva producción 'Millonario de amor', tema que sería el último ‘hit’ musical del cantante.

Hay que recordar, que parte del éxito de Sergio Vega se debió a los narcocorridos que interpretaba y él sabía de ese riesgo y aunque por varios años se dedicó a este tipo de canciones, casi al final de su vida, comenzó a interpretar temas románticos, los cuales le funcionaron mejor que los corridos.

EL FATÍDICO DÍA
En el 2010, todo marchaba a la perfección en la carrera del inolvidable ‘Shaka’, premios, reconocimientos, giras, sesiones fotográficas y
un sinnúmero de entrevistas ocupaban su agenda, pero el 26 de junio de ese año, todo eso acabaría.

El cantante, quien ese día se dirigía a una presentación en el poblado de Alhuey, Angostura, Sinaloa, donde ya era esperado por sus músicos y cientos de personas, fue emboscado por un comando armado, que lo atacó con una ráfaga de balas, cerca de las 21:30 horas, cuando viajaba en su lujoso Cadillac rojo, cerca de la caseta de cobro de San Miguel Zapotitlán, municipio de Ahome, Sinaloa.

De acuerdo al testimonio de Sergio Montiel Ávila, joven que acompañaba al cantante y quien resultó con una herida de bala en el cuello, la ejecución del sonorense ocurrió a las 20:45 horas de ese día, en el kilómetro 21 de la carretera México 15, en las inmediaciones de los cerros de Barobampo.

Al relatar cómo sucedieron los hechos, Ávila recordó que Sergio Vega conducía su automóvil Cadillac, color tinto con placas de circulación VYM-1329 de Sonora y al llegar a la altura del ejido Chihuahuita, en la sindicatura de El Carrizo, fueron perseguidos por varios sujetos que se desplazaban en una camioneta doble cabina.

Éstos trataron de interceptarlos, pero no lo consiguieron y se inició una persecución. Ávila, dijo que al darse cuenta de esto, de inmediato alertó por teléfono a las corporaciones policiacas sobre lo que estaba ocurriendo, en tanto el cantante trataba de ponerse a salvo.
Sin embargo, los sicarios continuaron la persecución y comenzaron a dispararles, algunas de las balas hicieron blanco en la parte trasera del automóvil.

La persecución continuó hasta los cerros de Barobampo y a la altura de estos, Sergio Vega fue alcanzado por las balas.
El cantante perdió el control del vehículo, cruzó el carril contrario y derribó un cerco y un poste ubicado a la orilla de la carretera.

Finalmente, el vehículo terminó en un monte a unos 50 metros de la carretera. Los sujetos llegaron hasta el vehículo y lo remataron. “El Shaka” recibió disparos en la cabeza y en el tórax, a un costado del vehículo quedaron varios casquillos de bala calibre 45.

Sergio Vega Cuamea, nació el 12 de septiembre de 1969, contaba con 40 años cuando falleció y él aseguró haber procreado a 18 hijos, aunque se dice que pudo haber tenido más de 20, pues le gustaban las mujeres, “Era todo un ojo alegre”, decían sus allegados.

Quizá la vida de Sergio Vega, podría ser muy interesante para contarla en una serie de telenovela, pero sobre todo se podría resumir en un corrido, esos que le gustaba interpretar y con los cuales alcanzó el éxito anhelado.
“Yo que navego temas fuertes, muchos corridos, tengo temorcito y hay que encomendarse a Dios”: Sergio Vega.

También te podría interesar:

Más contenido de tu interés