Música

La evolución de Rihanna: un recorrido desde 2006 hasta 2016

¿En qué momento la chica que empezó con “Pon de Replay” en 2005 terminó rapeando y haciendo soundtracks para pelis de scifi?
1 Jul 2016 – 4:00 PM EDT

En los primeros días de junio se publicó ' Nothing’s Promised', un corte súper badass donde Rihanna rapea como campeona para el sencillo principal del próximo material del productor Mike Will Made It. Y para nuestra sorpresa, el jueves salió el video de ' Sledgehammer' , un track recién horneadoque RiRi hizo para el soundtrack de la película Star Trek Beyond.

¿En qué momento la chica que empezó con “Pon de Replay” en 2005 terminó rapeando y haciendo soundtracks para pelis de scifi? Hicimos un ejercicio retrospectivo en el que revisamos la discografía de una de las cantantes pop más relevantes de la última década por el puro impulso morboso de analizar lo que pasó en el camino. Ojalá recuerden con cariño o con odio, pero jamás con indiferencia, todas sus facetas y puedan relacionar algún momento de su vida con cada una de ellas.

El one hit wonder en medio del apocalípsis


Me cuesta muchísimo trabajo creer que esto pasó en 2005. No. Es más, tengo problemas para aceptar que así se veía la gente en cualquier momento de la historia. En realidad, me pone nerviosa admitir que probablemente yo me veía así en la prepa. Ropa deportiva, jeans baggies pero low rise, lip gloss, crop tops que parecen suéteres... ¿sweatpants? ¡Qué horror! ¿Dónde estaba yo cuando estaba pasando todo esto? ¿Viendo The O.C.?


Seguramente traía el resorte de los calzones saliendo de mis jeans igual que el de Rihanna en su versión más básica y adolescente. Qué bueno que ya pasó este apocalípsis del mal gusto. Y qué bueno que Rihanna logró escalar del one hit wonder a un lugar muy lejano de ese limbo en donde estaba cuando sacó su primer disco, el Music Of The Sun (claro que no recordaba la existencia de esta cosa) de 2005. Querida Riri, ¿por qué no borramos este registro de todo lo que está mal con el mundo?


Su primera vez



¡Miren ese Nokia súper tecnológico! Para que se den una idea del contexto, el 2006 es el mismo año en el que Amy Winehouse sacó el Back To Black, My Chemical Romance lanzó el Black Parade, los Cold War Kids el Robbers & Cowards y Hannah Montanna debutó en Disney Channel. En este segundo disco de título A Girl Like Me, viene el single “S.O.S.” con el que Rihanna alcanzó por primera vez el número 1 en el Billboard Hot 100 y ya sabemos lo que pasó después.

El look que usaba es de alguna manera similar al horror del disco anterior aunque ya empieza a dejar a atrás la imagen de adolescente estándar y a generar esa aura como de femme fatale que despliega en la canción de 'Unfaithful'. ¿Qué sigue de la culpa y la infidelidad? Un proceso largo hasta llegar al secuestro y la extorsión en 'Bitch, Better Have My Money'. Pero no se adelanten, faltan diez años para ese momento de pura sabrosura delincuente. Por ahora, quédense con el pelo planchado y las arracadas gigantes.

El triunfo del mal


Cuando Jay-Z te presenta ante el mundo entero como la niña buena que ahora es mala, no necesitas la aprobación de nadie. El universo es tuyo. Good Girl Gone Bad es la transición que hacía falta para que Rihanna se colocara en un lugar del que ya nadie podría quitarla. Durante varios meses no hubo un lapso de más de diez minutos en el que no sonara la del 'Umbrella' en cualquier rincón del planeta. Una estela de eco repetitivo dejaba rastro en cualquier lugar en el que hubiera sonado con un “...ella, ella, ella, eh, eh, eh...” eterno. El pelo pintado de negro como las líneas debajo de los ojos, las uñas peligrosamente largas, y de ahora en adelante, solo vestiría de cuero negro.


En esta etapa de maldad nos hicieron pensar que Rihanna podía bailar, le hicieron un look más distintivo y explotaron su belleza a tal punto que nadie la ha olvidado desde entonces. Entierren todo lo que habían visto antes, esta es la Rihanna que vale la pena y puede codearse con Michael Jackson si quiere. De ahí la afrenta al rey del pop cuando tomó el mismo sampleo del clásico 'Soul Makosa' que suena en “Wanna Be Startin Somethin”. Ya saben, “mama-say, mama-sa, ma-ma-ko-ssa, mama-say, mama-sa, ma-ma-ko-ssa...”

La ruleta rusa


Con Rated R, Rihanna marcó el liderazgo de las figuras aspiracionales en 2009. En esta etapa empezaron a aparecer los tatuajes (aunque el primero fue una pequeña nota musical en el tobillo, los tatuajes significativos aparecieron más tarde), la moda más propositiva y el corte de pelo que hoy todo el mundo pide en las estéticas alternativas.

Ya en la cima de la fama, Riri se encargó de convertirse en una estrella pop que nada tiene que ver con el estereotipo de mujer en su contexto y empezó a abrir esta brecha con 'Rude Boy', 'Russian Roulette' y 'Wait Your Turn'. Rihanna ya no sigue tendencias, las impone. Su música empezó a cobrar importancia en el universo del hip-hop y el R&B además de haber conquistado el terreno del pop un año antes.

Rojo sangre


En 2010 Rihanna emprendió un largo regreso a sus raíces caribeñas. No musicalmente todavía, pero sí empezó a reconectarse con su orígen en algunas temáticas. En el caso concreto del video de 'Man Down' se tocan dos cosas del pasado de esta good girl gone bad.


La violencia de género que anteriormente le había tocado enfrentar en su relación destructiva con Chris Brown, quien la golpeó en la cara hasta desfigurarla, en contraste con su casa y el colorido de los paisajes caribeños. También colaboró en 'I Love The Way You Lie' de Eminem donde se tocan de nuevo el tema de las relaciones destructivas y la violencia doméstica. En esta época, Rihanna llevaba el pelo color rojo salvaje más como un símbolo de duelo y venganza que como un fashion statement. En este periodo hizo ' What’s My Name', la primera colaboración que hizo con Drake y el inicio de una relación de trabajo muy larga.


¿En dónde habías estado toda mi vida?


Este es el álbum más bailable de Rihanna en la historia en el sentido estricto del baile en el club nocturno y no tanto en su forma perreadora. Su potencial bailable es tan extremo que hasta se generó una tendencia en la que miles de estudios de hip hop alrededor del mundo subían su coreografía de 'Where Have You Been' a YouTube.

En este momento de su vida, Rihanna empezó a jugar con las tendencias en la música y el Internet. Hizo una colaboración muy cargada de EDM con Calvin Harris en donde las drogas y la cultura del YOLO venían implícitas. Todavía con el pelo pintado de furia, fue la primera vez que vimos a nuestra diva fumar un cigarro a cámara.

Marihuana, tatuajes y ninguna disculpa


Con un lado del cráneo rapado, tatuaje nuevos debajo de los senos, en los hombros y en las manos, blunts de marihuana encendidos y un disco con mejores baladas que remixes de clubes sudorosos, Rihanna sacudió el Unapologetic en la cara de todo el que dijo que ya había perdido el toque.



'Diamonds' no es la mejor canción del disco, pero es posible que 'Stay' sí lo sea. Low, la banda de Duluth, Minessota, lo supo desde el principio e hicieron un cover increíble de ese corte profundísimo. Este es un disco en el que ya no tiene nada que demostrar, y sorprendentemente es de mejor calidad que muchos otros anteriores. Para mí, esta es una de las mejores etapas de Rihanna y es por eso que lo que le siguió a este periodo fue silencio.

Rihanna de barrio


Después de haber sacado un álbum por año desde el principio de su carrera, Rihanna esperó hasta 2016 para zarandear a su público con el mejor disco que ha hecho hasta ahora. 'Bitch, Better Have My Money', es un límite marcado. Con este corte prueba que la ha logrado insertarse por completo en sus raíces negras rapeando sobre una base de trap con carácter de barrio y actitud violenta.


El look con el que aparece en la portada del sencillo es el de una persona más real y no de una estrella pop. Las cejas pobladas, una chamarra de cuero, el pecho desnudo y el pelo deshecho en un peinado que cae hacia atrás. Parece más una foto de archivo de punk ochentero en la zona marginal de la Ciudad de México la imagen promocional de un disco certificado platino. Mientras Justin Bieber, Drake y todos los artistas de su calibre intentan hacer reggaetón o se consiguen novios famosos para seguir apareciendo en las listas de popularidad, Rihanna hizo un corte como 'Work' que se inserta perfectamente en la tendencia bailadora y mantiene una postura política y sutil con el dialecto caribeño de su Barbados natal. En el video de 'Kiss It Better' aparece en negligé con una perforación en los pezones, ¿así o le falta barrio?


El Anti, es un despliegue de toda la gama de posibilidades que hay en el espectro musical que Riri trabajó en estos últimos diez años. Tiene baladas clásicas como 'Never Ending', canciones intertextuales como la desértica 'Desperado' que obligó a The Kills a hacerle un cover espectacular, una genialidad pro 4.20 que parecería producida (más o menos) por Flying Lotus titulada James Joint, y hasta un cover a 'Same Ol’ Mistakes' de Tame Impala que incluso Kevin Parker aprueba. Esta Rihanna vale por todas.

Más contenido de tu interés