Arturo Rivera, el ángel y mejor amigo de Jenni

En el accidente en el que falleció la Diva de la Banda, le acompañaban otras personas, entre las que se contaba su inseparable publirrelacionista
9 Dic | 2:28 PM EST

El 9 de diciembre, la música mexicana no sólo perdió a Jenni Rivera, conocida como ‘La Diva de la Banda’, sino también a un gran amigo, colega, colaborador y gran ser humano quien siempre tuvo una sonrisa y pasión absoluta por su trabajo hasta el último momento: Arturo Rivera.

Arturo Rivera, ‘Arturito’, para quienes lo conocimos y queríamos, era el publirrelacionista de Jenni y siempre estaba al pendiente de ella, pues además, era un amigo entrañable de la cantante. Aquél  8 de diciembre por la noche, la Arena Monterrey recibió a más de 16 mil personas que disfrutaron de casi tres horas del que sería el último concierto de Jenni Rivera. Ella como La Gran Señora, se acompañaba de un gran equipo: su estilista Jacob Llenares, su abogado Mario Macías  y  su publicista Arturo Rivera Ruiz, quienes abordaron con ella el avión que nunca jamás aterrizaría a su destino.

Cuando se supo de aquél accidente, de inmediato se pensó en llamar a Arturo Rivera, quien siempre respondía al teléfono como todo un profesional. Esta vez, nunca contestó el teléfono, haciendo suponer lo peor: estaría junto a Jenni Rivera. 
 

Horas más tarde, en medio de la incredulidad y la esperanza, la noticia fue confirmada, Jenni, Arturo, Jacob y Mario habían perdido la vida en un terrible accidente aéreo que vistió de luto al gremio musical y periodístico siendo hasta el día de hoy uno de los tragos más amargos en el mundo grupero


Él trabajó hombro con hombro junto a Jenni, pero además fue un periodista especializado en el género grupero que en sus últimos años decidió abrir su agencia de relaciones públicas en la que manejó a famosos como Larry Hernández, Pepe Aguilar, La Banda El Recodo, Lupillo Rivera y muchos más que sin dudarlo dejaron sus carreras en manos de un profesional al que además veían como un gran amigo, por la pasión y sencillez con la que hacía su trabajo.


Su carisma lo llevó a ser muy querido en todos los medios de comunicación, colaboró por mucho tiempo y de forma muy cercana con Univision.com, además de que personalidades de la televisión como Don Francisco, lo llamaban para ser parte de los programas especiales, sin duda Arturo Rivera fue un hombre que llevó cada parte de su vida actuando con el corazón, es por eso que pesó tanto su partida.


No sólo fue un experto en la música regional mexicana, también se reconoció como un gran ser humano y como un entrañable hijo y hermano. La irreparable pérdida de Arturo se sintió como un golpe durísimo para sus padres, pero principalmente para su hermana Cinthia de quien fuera su mentor e inseparable mejor amigo.


“Él fue mi ángel terrenal, la última llamada la hicimos justo antes de que subiera al avión con Jenni y lo noté muy inquieto por mis papás, él siempre estuvo al pendiente de nosotros”, dijo su hermana en una entrevista para el programa Primer Impacto hace un par de años en la que además insistió en que la alegría de su hogar se esfumó con la muerte de Arturo.

“Mi papá está muy desmejorado, su salud se ha visto mermada, pero sobretodo mi mamá es la que más me preocupa, porque nunca ha vuelto a sonreír igual. Yo lo que más le pido a mi hermano es que me dé la fuerza para sacarlos adelante y que todavía no se los lleve porque a mí me hacen mucha falta”, dice Cinthia al tiempo que afirma que a cada paso que da, siente la presencia de su querido ángel, quien nunca la ha dejado sola.


Al ser el brazo derecho del conocido publicista, ella tomó las riendas del camino que Arturo inició, pero además, ha tratado de seguir en contacto con los familiares de las víctimas que iban con su hermano y con Jenni en el avión.


“Fue muy difícil todo después del accidente, porque Gigi (peluquero de Jenni) no vivía con su mamá y no la podíamos localizar, a la esposa del licenciado Macías (abogado de la cantante) nadie la conocía, entonces tardaron en reconocer sus cuerpos y fue tristísimo enterarlos de la noticia”, indicó Cinthia, quien además, fue la primera en llegar a Monterrey para esperar los restos de Arturo, con ella iba su hermano mayor, a quien le tomaron muestras de ADN para poder identificar el cadáver.


Las ausencias de quienes fallecieron en ese terrible accidente, se sentirán por siempre, pero la vida ha continuado con el legado e influencia que  dejaron en el corazón de cada uno de sus seres queridos.