null: nullpx
Redes Sociales

"Veteranas y Rucas", la cuenta de Instagram que se convirtió en un archivo de la juventud hispana de los 90's

A través de las redes sociales, Guadalupe Rosales creó un archivo digital con el que busca preservar un ciclo histórico de la comunidad en California.
28 Sep 2019 – 02:10 PM EDT

California, EEUU. – Guadalupe Rosales es la fundadora de un archivo digital en Instagram que intenta preservar un ciclo histórico en California a través de la fotografía. Un homenaje al pasado noventero del sur de Los Ángeles en el marco del Mes de la Herencia Hispana que se celebra en todo Estados Unidos.

Esta mujer hispana creció en un hogar cerca a la calle Whittier Boulevard, en Boyle Heights, durante la década de los noventas. Su madre, a cargo de cuatro hijos por ese entonces, dividía su tiempo entre dos o tres oficios al día para sacar a su familia adelante. Por lo tanto, una joven Guadalupe, se empapaba ya del entorno que su vecindario deparaba para ella.

“Pasábamos mucho tiempo en la calle y era particularmente difícil para la mujer. No quiero hablar solo de las cosas bonitas de Los Ángeles, sino también de la lucha”, explica. La lucha quiere decir, según Guadalupe, la violencia de las pandillas en el este de Los Ángeles. Si bien es cierto Whittier Boulevard no era más el epicentro de motines como Zoot Suits durante la segunda guerra mundial, cincuenta años más tarde esta calle era territorio de bandas callejeras.

“No solo mis amigos, mi familia también era parte de pandillas. Si vivías en Los Ángeles, no podías evadirlas”, cuenta en una entrevista telefónica con Noticias Univision 14. De hecho, en 1996, la vida de Guadalupe cambió de rumbo con el asesinato de su primo. La muerte fue vinculada a la actividad de pandillas.

En medio de la cada vez más dominante figura de bandas callejeras y la inminente crisis de violencia, Guadalupe se mudó a Nueva York, donde permaneció 15 años. No obstante, la memoria de su primo regresaba la nostalgia y con ello también los recuerdos de su adolescencia en Boyle Heights.

“Empecé a sacar mis fotos que coleccioné cuando estaba en la preparatoria. Sabía que mi historia era relevante para mucha gente, pero no quería ser la única contando historias”, explica.

En el 2015, Guadalupe abrió una cuenta en la red social Instagram ¿El nombre? Veteranas y Rucas. ¿Por qué? Veterana es aquella persona que posee práctica suficiente en algún arte o la madurez en cuestiones de edad. Sin embargo, en el lenguaje coloquial de las bandas callejeras, una veterana es la pandillera que acaba de salir de la cárcel. Por otro lado, Ruca es un término popularizado entre estos grupos y que hace referencia a la mujer adulta o simplemente a una novia.

De esta manera, Veteranas and Rucas inició como un archivo digital dedicado a la reexaminación de la cultura mexicoestadounidense en el este de Los Ángeles influido por la trascendencia de las pandillas, además del alcance de otros temas que marcaron la década de los noventas.

La fiesta, la moda, la violencia

Guadalupe asistió a su primera fiesta a los 14 años. Una amiga de la preparatoria la recogió en una camioneta donde también iban otras 11 personas. Una experiencia nueva para alguien acostumbrada a las quinceañeras. La moda y la música no la intimidaron, por lo que Guadalupe no reparó en integrarse a un conjunto llamado Aztec Nation.

“Hacíamos volantes y promovíamos las fiestas. Esto era antes de las redes sociales, no usábamos la Internet”, nos cuenta.

Estas fiestas eran alternativas a las pandillas y representaban un espacio donde prevalecía la creatividad tanto en la organización como en la moda, características que también son los principales atractivos de Veteranas and Rucas y Map Pointz, las cuentas en redes sociales creadas por la propia Guadalupe y cuyo enfoque es exclusivamente la cultura festiva y chicana de los noventas.

“Se esperaba que [las mujeres] vistan prendas provocadoras. Pero tenías esas chicas que vestían pantalones anchos y llevaban maquillaje. Era un acto radical y rebelde para nosotras. Incluso las que sí vestían de manera provocativa… eso era empoderamiento. Una manera de decir ‘este es mi cuerpo y me siento bien al respecto’. Siempre había un propósito”, explica.

Esta moda contrarrestaba los estereotipos de la década que a la fecha siguen existiendo en la sociedad actual. Asimismo, uno de los tipos de música favoritos de Guadalupe y las Aztec Nation era, contrario a la creencia popular, el rock en español.

“La gente confunde la moda. La gente se sorprende porque piensan que escuchábamos hip-hop. Somos mucho más de lo que la gente piensa. Es fácil vestir pantalones anchos y que alguien te criminalice y que digan ‘mira, ese es un pleitista’”, comenta.

Según Guadalupe, estas reuniones recreativas significaban dos salidas: no pertenecer a una pandilla o dejar de ser parte a una de ellas. Sin embargo, la notoriedad de estas fiestas también llamó la atención de las bandas callejeras.

“Las pandillas se enteraron de las fiestas. Empezaron a venir y acosaban a los chicos y chicas. La gente era amenazada, ‘este es mi vecindario y voy a robar tu sistema de sonido’”, dice. Fue así como eventualmente el éxito progresivo de las fiestas llegó a su fin.

Activismo y preservación de la historia

Otro pilar importante de Veteranas and Rucas es la documentación del activismo en la década de los 90´s, liderada en su gran mayoría por jóvenes como Guadalupe.

“(El activismo) es importante porque muchas veces nuestro trabajo como jóvenes es menospreciado y somos criminalizados. La juventud latina ha trabajado mucho para combatir las injusticias y la 187 es una de ellas”, explica.

La propuesta 187 generó una de las manifestaciones más recordadas en California. La medida era el lema de la campaña de reelección del ex gobernador de California, Pete Wilson, en 1994. Wilson prometía negar servicios públicos como seguro médico y educación a inmigrantes indocumentados, una iniciativa antiinmigrante similar a las políticas del presidente Donald Trump.

Otro acontecimiento archivado por Guadalupe es el movimiento surgido tras los disturbios de 1992 en Los Ángeles, cuando cuatro agentes de Policía blancos fueron absueltos luego de ser capturados en cámara dándole una brutal golpiza a Rodney King, un taxista afroestadounidense.

La respuesta a aquella brutalidad policial fue la propagación de camisetas con un mensaje singular: “187 Hudda”. “Quien sea que las vestía era arrestado o multado. También fue prohibida en las escuelas. La gente usaba la ropa como una manera de protestar”, recuerda Guadalupe.

El código policial para homicidio es “187” y “hudda” era la referencia de los jóvenes de la época para oficiales policiales. El término deriva de “judicial”, que a su vez se transforma en “juda” en varias partes de México.

Las redes sociales y la academia

La cuenta de Instagram de Veteranas and Rucas crece no solo en su número de seguidores -actualmente tiene más de 200 mil- sino también en el número de académicos interesados en sus aportes antropológicos a la cultura hispana en Estados Unidos.

Según Guadalupe, este perfil social ha sido materia de estudio en distintas instituciones educativas y ha servido como herramienta de análisis para un considerable número de universitarios.

Su trabajo fue también exhibido en lugares como en el Museo de Arte Vincent Price el año pasado, en una exhibición a la que asistieron más de 800 personas. Pero más allá de los reconocimientos populares e intelectuales, Guadalupe no olvida que Veteranas and Rucas nació años después de una tragedia y en medio de una búsqueda de respuestas al pasado, uno que para ella vale la pena volver a descubrir y sobre todo resguardar.

“Puedo decir que [Veteranas and Rucas] es un incentivo para la gente, incluso para estadounidenses, a reexaminar las experiencias humanas en este mundo. ¿Quiénes somos? Preguntas que la gente de color se hace. Quiero que se inspiren. Esta es una plataforma que preserva la historia”, explica.

📷Cantantes, beisbolistas, políticos... los retratos de los hispanos que han dejado su marca en la historia de EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés