null: nullpx
Vehículos Autónomos

Presentan en Silicon Valley el 'robotaxi' sin volante ni pedales que brindará servicio en las calles de California

Cruise, una subsidiaria de GM con sede en San Francisco presentó esta semana a Origin, un vehículo poco ortodoxo que elimina la necesidad de conductores para transportar pasajeros en ciudades con tráfico y aglomeraciones como San Francisco.
23 Ene 2020 – 07:13 PM EST
Reacciona
Comparte
La nueva opción de transporte compartido autónomo estará disponible únicamente en San Francisco. Crédito: Cruise via AP

SAN FRANCISCO, California. – Una compañía emergente de Silicon Valley será la encargada de convertir en realidad una de las promesas de la automotriz General Motors: crear un servicio de transporte compartido que sea autónomo y amigable con el medio ambiente.

Cruise, una subsidiaria de GM con sede en San Francisco presentó esta semana a Origin, un vehículo poco ortodoxo que elimina la necesidad de conductores para transportar pasajeros en ciudades con tráfico y aglomeraciones como San Francisco.

La unidad se asemeja a una mezcla entre una minivan y una camioneta utilitaria (SUV) pero con carrocería cuadrada, con la excepción de que no tendrá manubrio, pedales de aceleración o frenado ni cabina para el conductor, además de contar con capacidad para cuatro pasajeros sentados de manera bastante cómoda.

Durante el lanzamiento, Cruise puso enfásis en que Origin no es un vehículo prototipo, sino una unidad en producción que podrán ser solicitada de manera similar a como actualmente ocurre con los servicios de transporte compartido Uber y Lyft. Sin embargo, la compañía omitió ciertos detalles claves sobre el proyecto, por ejemplo, para cuándo estará disponible y cuántos vehículos conformarán su flotilla.

Lo que se sabe hasta el momento es que la nueva opción de transporte estará disponible únicamente en San Francisco, donde desde hace tiempo sus cerca de mil empleados ya hacen uso de un servicio similar.

Ecológico y más barato


Al eliminar la necesidad de un humano tras el volante, Cruise tendrá la posibilidad de ofrecer un servicio más económico que las actuales opciones existentes de transporte compartido, una opción que persiguen otras compañías como Waymo, una subsidiaria de Google que durante los últimos tres años ha realizado pruebas con robotaxis en el área de Phoenix, Arizona.

Cruise tuvo que desviarse de su plan inicial que consistía en lanzar una flota de vehículos Chevrolet Bolt autónomos para finales de 2019, luego de que uno de los automóviles autónomos de Uber atropelló mortalmente a un peatón en 2018, situación que puso en el ojo del huracán las pruebas que varias empresas hacían con vehículos sin conductor.

Pero pese a las adversidades y la posibilidad de accidentes, Cruise promete un “desempeño sobrehumano” en sus vehículos Origin y prevé que los pueda fabricar a un costo de la mitad de lo que actualmente se necesita para producir automóviles que funcionan con gasolina. La compañía también explicó que el auto “no estará a la venta”, sino que será “una experiencia que se pueda compartir”.

El Origin representa uno de los pasos más importantes en la corta historia de Cruise, que apenas y contaba con 40 empleados cuando fue adquirida por General Motors en 2016 con la esperanza de entrar a la carrera de la producción de vehículos autónomos. Desde entonces, la empresa ha recibido más de 6 mil millones de dólares por parte de inversionistas, incluidos 2.5 mil millones de la automotriz Honda.

Cargando Video...
Preocupado, un hombre graba al conductor del vehículo a su lado durmiendo con el piloto automático en California

El progreso de los vehículos autónomos


Pese a los grandes avances en la tecnología que emplean los vehículos autónomos, los expertos consideran que aún faltan algunos años para que podamos verlos operar con normalidad en las carreteras de Estados Unidos.

En la actualidad entre 10 y 15 compañías -muchas de ellas en Silicon Valley- están trabajando en camiones autónomos con el propósito de realizar fletes comerciales: un ejemplo es Embark Truck, con sede en San Francisco, que durante 2018 completó un viaje de 2,400 millas, pero sin carga.

De igual forma, otras empresas automotrices y de tecnología están invirtiendo cada vez más recursos en desarrollar esta tecnología en vehículos compactos, que eventualmente se podría usar tanto en el transporte público como en automóviles privados.

La Sociedad de Ingenieros de Automoción (SAE), impulsora en la creación de estándares para todo tipo de vehículos, establece seis niveles de autonomía de un vehículo: desde carros sin ningún tipo de sistema autónomo donde el conductor lo tiene que hacer todo, hasta aquellos que circulan sin ninguna intervención humana.

Y aunque ya existen vehículos capaces de circular solos, todavía quedan muchos aspectos por definir en materias de seguridad vial, legislación o el papel que desempeñarán las compañías de seguros.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés