null: nullpx
Ejecuciones

Oklahoma tiene programada casi una ejecución al mes durante los próximos dos años y medio

La primera de la tanda de ejecuciones está programada para el 25 de agosto, y luego habrá una aproximadamente cada cuatro semanas, hasta 2024. Durante seis años en Oklahoma estuvo vigente una moratoria a las ejecuciones tras la polémica por uno de los fármacos de la inyección letal, pero el año pasado la Corte Suprema falló a favor del estado, permitiendo reanudar la pena capital.
Publicado 3 Jul 2022 – 04:10 PM EDT | Actualizado 3 Jul 2022 – 04:10 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Tras poner fin a una moratoria en las ejecuciones, Oklahoma busca acelerarlas y ha creado un nuevo plan en el que espera ejecutar a 25 presos en los próximos 29 meses.

En respuesta a una solicitud de mediados de junio del fiscal general del estado, John O'Connor, el Tribunal de Apelaciones de lo Penal de Oklahoma fijó este viernes las ejecuciones de seis reos y más tarde agregó las fechas de las ejecuciones de otros 19, cubriendo así más de la mitad de las 44 personas que actualmente están en el corredor de la muerte en ese estado.

La primera de la tanda de ejecuciones está programada para el 25 de agosto, y luego habrá una aproximadamente cada cuatro semanas, hasta finales de 2024.

En Oklahoma, a los presos se les otorga una audiencia de clemencia dentro de los 21 días previos a su ejecución, momento en el cual la junta de indulto y libertad condicional del estado puede recomendar al gobernador que le conceda una suspensión del corredor de la muerte.

La moratoria de ejecuciones en Oklahoma

En 2014 y 2015 se llevaron a cabo una serie de ejecuciones fallidas en Oklahoma por inyecciones letales que no funcionaron bien y provocaron reacciones en los reos.

Un ejemplo fue la ejecución de Clayton Lockett en 2014, quien agonizó durante 43 minutos en aparente sufrimiento antes de morir. El otro caso, ocurrido en 2015, fue la ejecución de Charles Warner, quien tras adminitrársele el primer fármaco gritaba, aún consciente: "mi cuerpo está en llamas". Las muertes "crueles e inusuales" están prohibidas en la Constitución estadounidense.

Estos efectos han sido causados por el primero de un cóctel de tres fármacos que se administran en la ejecución por inyección letal. Se trata del sedante midazolam, cuyo uso ha provocado desafíos legales por parte de algunos reos que aseguran que no es confiable para dejar a una persona inconsciente, como se supone que debe hacer. Los otros dos fármacos que se administran en el proceso son el bromuro de vecuronio, un paralizante, y el cloruro de potasio, que detiene el corazón.

Tras los polémicos casos de Warner y Lockett, Oklahoma suspendió las ejecuciones, pero un inesperado fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos el año pasado permitió volver a levantar la prohibición.


Poco después de levantada la moratoria, a finales de octubre de 2021 Oklahoma ejecutó al afroestadounidense John Grant, de 60 años, con el mismo cóctel de medicamentos. Tras administrársele el primer fármaco, Grant experimentó convulsiones y vomitó. Se le declaró inconsciente unos 15 minutos después de que se le administrara el midazolam y fue declarado muerto unos seis minutos después.

Mientras la moratoria estuve vigente, Oklahoma estuvo valorando si empezar a utilizar gas nitrógeno en las ejecuciones, pero finalmente optó por reanudar la aplicación de la inyección letal con os mismos fármacos que han provocado reacciones y sufrimiento a los reos en otras ocasiones.

El caso de Richard Glossip

En Oklahoma varios de los presos que tienen ya sus ejecuciones programadas tienen reclamos de inocencia o antecedentes de discapacidad intelectual, lo que debería descalificarlos para la pena de muerte. También hay casos de denuncias por prejuicio racial.

El caso de Richard Glossip ha alcanzado repercusión más allá del estado y en todo el país ya que Glossip fue uno de los reos que interpuso la denuncia contra el protocolo de inyección letal de Oklahoma que llegó a la Corte Suprema y que finalmente el máximo tribunal falló a favor del estado, permitiendo levantar la moratoria.

Richard Glossip, quien se declara inocente, fue uno de los primeros seis reos cuyas fechas de ejecución se fijaron este viernes. La de Glossip está agendada para el 22 de septiembre de 2022, la segunda después de la primera de la ronda de ejecuciones, que comenzará en agosto.


Tras conocerse la nueva fecha de ejecución de Glossip, que ya he se ha librado de otras dos citas anteriores, en 2014 y 2015, su abogado presentó una moción de reparación posterior a la condena, una especie de apelación que cita nuevas pruebas que no estaban disponibles durante su juicio de 1998, informó The Washington Post.

“Los hechos y la evidencia que ahora conocemos en este caso prueban que Richard Glossip es un hombre inocente”, dijo el viernes el abogado de Glossip en un comunicado. “Instamos al estado de Oklahoma a que conceda esta solicitud de reparación posterior a la condena en función del volumen de nuevas pruebas que nunca antes habían sido evaluadas por un juez o un jurado”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés