null: nullpx
Abuso Infantil

Mujer acusada de querer ahogar a su recién nacido en el baño de un restaurante no cumplirá condena en prisión

Una juez del condado de San Mateo, en California, sentenció a Sarah Jane Lockner a cuatro años de libertad condicional por poner en riesgo la vida de su hijo, además de que deberá asistir a clases de formación para padres. Inicialmente, los fiscales la habían acusado de intento de homicidio por presuntamente sostener al recién nacido boca abajo en un inodoro y luego tirar de la cadena.
8 May 2019 – 5:40 AM EDT

Han pasado 20 meses desde que el caso de Sarah Jane Lockner estremeció a los residentes de Redwood City, una pequeña ciudad ubicada en el corazón de la región californiana de Silicon Valley. Ninguno de sus compañeros de trabajo en un restaurante de comida rápida sospechó que esta mujer –acusada de intentar matar a su bebé recién nacido, estaba embarazada y a punto de dar a luz. Y según las autoridades– ella tampoco lo sabía.

Al momento de su arresto, en septiembre de 2017, los fiscales del condado de San Mateo dijeron que Lockner entró en labor de parto en el baño del McDonald’s donde trabajaba y luego trató de ahogar al bebé en un inodoro. El recién nacido terminó en coma inducido en uno de los hospitales de la región.

Pese a los atroces detalles que ofrecieron los procuradores que llevaron el caso, el pasado viernes la juez de la Corte Superior del Condado de San Mateo, Stephanie Garratt, decidió que la acusada no cumpliría una condena en prisión, y en su lugar fue sentenciada a cuatro años de libertad condicional por poner en riesgo la vida de un menor. Un cargo que, cuando es juzgado como delito grave, puede acarrear penas de hasta seis años tras las rejas.

De acuerdo con documentos de la corte a los que Noticias Univision 14 tuvo acceso, Lockner, de 27 años, enfrentaba una acusación de intento de homicidio por presuntamente sujetar a su bebé boca abajo en la taza del baño y luego jalar la cadena del inodoro. Sin embargo, debido a un acuerdo judicial alcanzado con la defensa, el pasado 14 de enero se le retiró el cargo de intento de homicidio a cambio de que aceptara uno menor por abuso infantil.

Como parte de la sentencia, la acusada deberá tomar clases de formación para padres adicionales a las que cursó mientras estuvo bajo la custodia de las autoridades. En los documentos de la corte se estipula que la pena recomendada inicialmente fue de 5 años de libertad condicional, sin embargo, la juez aceptó como tiempo servido el año que la acusada pasó tras las rejas para enfrentar su proceso judicial, al no poder pagar la fianza de $11 millones que le fijaron tras el arresto.

“Todos estamos de acuerdo en que los hechos en este caso son bastante estremecedores. Un bebé, un recién nacido, es extremadamente vulnerable. Es aterrador para la comunidad que una persona se comportara así con un recién nacido indefenso”, dijo entonces Karen Guidotti, vicefiscal de Distrito del condado de San Mateo.

Un rescate crítico

Los empleados del McDonald’s de la calle Chestnut que trabajaron el turno de guardia de aquel 4 de septiembe de 2017 que fue un día feriado, no daban crédito a lo que había ocurrido. De forma inusual, Lockner, quien era cajera en el restaurante, había acudido al baño en varias ocasiones quejándose de fuertes dolores abdominales.

Según los fiscales, uno de sus compañeros de trabajo notó manchas de sangre en el suelo, pero la acusada presuntamente intentó disimular el hecho diciendo que “tenía un periodo menstrual muy fuerte”. Sin embargo, otro de los empleados que quizo cerciorarse de la salud de Lockner se asomó sobre la puerta del baño y descubrió al recién nacido.

La vicefiscal Guidotti mencionó que esa empleada “vio al bebé boca abajo con la cabeza en el inodoro y a Lockner aparentemente empujándolo de la espalda”. Cuando la trabajadora se alejó para llamar a las autoridades, escuchó como la acusada tiró de la cadena para descargar agua en la taza del baño. Los fiscales dijeron que Lockner presuntamente le pidió a su compañera de trabajo que no llamara a la Policía, pero la empleada de cualquier forma terminó comunicándose al 911.

“Finalmente lograron que abriera la puerta del baño y después de dar a luz se fue y abandonó al bebé en el lugar”, indicó Guidotti. Cuando los primeros oficiales llegaron al restaurante, el recién nacido no respiraba ni tenía pulso. Una vez que lo trasladaron a un hospital de la zona, los médicos le tuvieron que practicarle un coma inducido.

A más de 20 meses del incidente, la Fiscalía señaló que el menor está viviendo con un familiar de su padre y hasta el momento ha mostrado una plena recuperación. Agregaron que ese parto no fue el primero que Lockner tuvo de esa manera. Hace 5 años, la acusada dio a luz a un niño en el baño de su casa y en ese entonces, al igual que en esta última ocasión, dijó que no sabía que estaba embarazada.

En fotos: La "conducta depravada" de los Turpin y el infierno que padecieron sus 13 hijos

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Abuso InfantilCrímenesCalifornia

Más contenido de tu interés