null: nullpx
Transporte

Hasta 10,000 'scooters' pueden inundar San Francisco gracias a un nuevo plan del Muni

La ciudad había prohibido la circulación de los monopatines por los riesgos que representaban para los peatones, pero ahora busca adoptarlos para motivar a los residentes a que dejen de usar sus vehículos.
26 Sep 2019 – 2:25 PM EDT

SAN FRANCISCO, California. - Tras haber sido rechazadas regresan a las calles de San Francisco las polémicas, pero para muchos eficaces, ‘scooters’.

La ciudad, que rechazó los monopatines tras el despliegue caótico, ahora está adoptando los dispositivos eléctricos como una forma de sacar a la gente de los automóviles que generan embotellamiento de tráfico por las calles de la ciudad. Es por eso, que dentro de un año se verán 10,000 patines del diablo eléctricos disponibles para alquiler.

Las compañías Jump, Lime, Scoot y Spin se convertirán en una presencia permanente en las calles de la ciudad. Y esas compañías de monopatines podrán operar en más vecindarios de lo que se les permitía anteriormente, extendiéndose al oeste de la ciudad.

La Agencia de Transporte Municipal de San Francisco (SFMTA, por sus siglas en inglés) informó este miércoles la próxima fase de su programa de monopatines. Se le permitirá a cada compañía que alquile 1,000 scooters, pero cada operador puede ampliar esa cifra a 2,500 si cumplen con los requisitos de nivel de servicio establecido por SFMTA. Después de esta expansión, los residentes de San Francisco verían 10,000 scooters rentables en toda la ciudad.

Esta cifra le provocó angustia al Supervisor Aaron Peskin, quien representa a North Beach y Chinatown, entre otros vecindarios. Peskin dijo al medio local San Francisco Examiner que la medida alentaría que las aceras se congestionen.

Para garantizar que los scooters estacionados no bloqueen a los peatones, todos deben tener cerraduras para que los usuarios los fijen a los soportes para bicicletas u otros accesorios de la calle. La ciudad acelerará la instalación de bastidores de bicicletas en áreas de alta demanda.

Para llegar a áreas más remotas, las compañías de los patines del diablo eléctricos no pueden ofrecer más del 40% de sus alquileres en el Distrito Financiero y South of Market; el resto debe extenderse por toda la ciudad.

Las empresas fueron calificadas según criterios tales como seguridad, fijación de precios, plan de operaciones, participación comunitaria, recarga y sostenibilidad. Todas deben ofrecer planes para residentes de bajos ingresos y trabajar en el acceso para personas con discapacidades.

Las nuevas cuatro agencias con permisos fueron calificadas casi por igual en base a estos estándares. El año pasado solo Scoot y Skip obtuvieron permisos bajo un programa piloto de un año.

El trabajo también fue un factor. Todas las compañías seleccionadas planean operar con empleados regulares, ya sea directamente o a través de agencias de empleo. Eso significa que el fenómeno de los trabajadores independientes que deambulan por las calles en busca del tesoro de scooters que necesitan carga desaparecerá en la ciudad.

Te puede interesar:



¿Por qué están destruyendo los Scooters eléctricos ‘Bird’ en California?

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés