Inmigración

El gobierno de Trump buscará defender la controversial ley SB4 de Texas en corte

El Departamento de Justicia tiene la intención de defender la medida estatal frente a un juez en San Antonio, según le notificaron este lunes a abogados involucrados en la demanda.
20 Jun 2017 – 9:30 PM EDT

La administración de Trump informó en privado este lunes sobre su interés de defender en corte la controversial ley SB4 de Texas, según confirmaron varias fuentes a Univision Noticias.

A partir del próximo 1 de septiembre, la SB4 obligaría a los líderes locales en Texas a eliminar sus políticas santuario, a cooperar con los agentes federales de inmigración y a darle carta abierta a sus policías y alguaciles para pedirle papeles a cualquier persona durante cualquier detención. Varias ciudades y condados han demandado a Texas para intentar frenar la medida antes de que sea implementada, en un caso que ha sido consolidado y cuya primera audiencia será el próximo lunes, 26 de junio.

Los abogados involucrados en la demanda recibieron temprano en la tarde del lunes una notificación del Departamento de Justicia, anunciando la intención del gobierno federal de involucrarse en el caso y de enviar a uno de sus representantes a Texas para presentar argumentos a favor de la medida.

"No me parece inesperado que el gobierno de Estados Unidos quiera exponer sus argumentos en este caso, dada la orden ejecutiva del presidente Trump sobre las ciudades santuario", aseguró a Univision Noticias Andre Segura, uno de los abogados de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) que lidera el reto legal contra la SB4.


Entre los demandantes del caso figuran las ciudades de El Cenizo, Austin, Dallas y San Antonio, y los condados de Maverick, El Paso y Travis. La ciudad de Houston votará este miércoles sobre la posibilidad de unirse a este grupo. Los demandados son el estado de Texas; su gobernador Greg Abbott; y su fiscal general, Ken Paxton.

El gobierno federal no se convertiría en demandante o demandado si se le permite participar en el caso, explicó Segura. Su intervención sería parte de un proceso que, por ley, permite que el Departamento de Justicia envíe a alguno de sus miembros para "atender los intereses de Estados Unidos" en casos abiertos en cualquier corte.

En una declaración, un portavoz confirmó que el Departamento de Justicia está interesado en defender la medida antisantuario de Texas, aunque no dio más detalles ni confirmó la carta enviada a los abogados. "Estamos evaluando nuestras opciones de litigación en el caso", dijo el portavoz, Ian Prior, en la tarde del lunes.

Una guerra abierta

La SB4 ha desatado una serie de intensos enfrentamientos entre los líderes locales que la detestan y los republicanos que priorizaron su aprobación.

"Nunca ha habido un caso como ese en Estados Unidos, nunca", dijo el abogado Luis Vera, quien también representa a El Cenizo y Maverick, los dos demandantes originales en el caso. "Es la primera vez que el gobernador y la legislatura intentan convertir a cada jurisdicción local, a los agentes de policía y a los alguaciles en cuasi-agentes de inmigración".


La medida establece multas y despidos para cualquier líder local que intente limitar la cooperación local con las deportaciones. También hace obligatorio cumplir con los pedidos voluntarios de ICE por mantener detenidos a inmigrantes luego de que hayan cumplido sus condenas o pagado sus fianzas.

Días antes de que fuera aprobada, un concejal y un pastor fueron arrestados por protestar contra la medida dentro de la oficina de Abbott. Un congresista estatal llamó a ICE para arrestar a activistas que protestaban en el capitolio. Y una eterna confrontación entre el gobernador y la alguacil Sally Hernández ha llegado a un punto bajo en el que ambos apuntan hacia el otro para explicar un supuesto mal olor en Austin.

Al fondo de estas batallas están dos preocupaciones contrarias. Por un lado, los detractores de la medida aseguran que sembraría miedo y dañaría la relación entre los policías y los inmigrantes. Por otro, los simpatizantes aseguran que es necesaria para hacer cumplir las leyes de inmigración en ese estado fronterizo, donde vive una grande población de indocumentados.

El primer reto legal contra la SB4 llegó un día después de que Abbott la convirtiera en ley, por parte del alcalde de El Cenizo, Raúl Reyes, y el alguacil de Maverick, Tom Schmerber.


El condado de El Paso presentó su propia demanda el 22 de mayo, mientras que Austin y San Antonio sometieron la tercera querella el 1 de junio.

El juez Orlando García, quien escuchará el lunes los primeros argumentos para frenar temporalmente la medida, unió todos los casos en uno el pasado 6 de junio.


RELACIONADOS:InmigraciónLocal

Más contenido de tu interés