null: nullpx
Condenas

Condenan a 20 años en prisión a expandillero de la Texas Mexican Mafia por el asesinato de un policía

Jerry Idrogo, uno de los cuatro acusados del asesinato de un policía en 2014 que tenía contacto con la pandilla, llegó a un acuerdo con la fiscalía para evitar una sentencia de cadena perpetua.
5 Dic 2017 – 12:11 PM EST

Jerry Idrogo, un exmiembro de pandilla Texas Mexican Mafia (TMM), fue sentenciado a 20 años en prisión y cinco de libertad condicional por su participación en dos asesinatos, entre ellos el de Julian Pesina, un policía del área de San Antonio que se involucró con la organización delictiva. La sentencia fue dictada por el juez de distrito Xavier Rodríguez.

Idrogo, de 37 años de edad y quien había sido detenido en 2014, hizo un acuerdo con los fiscales para evitar ser sentenciado a cadena perpetua. En agosto de 2016, se declaró culpable del delito de extorsión y de participar en la conspiración para matar a Pesina. También admitió haber asesinado en 2013 a otro miembro de la TMM para ascender dentro del grupo criminal.

Rubén Reyes, conocido como "el jefe de jefes" dentro de la TMM, también se había declarado culpable por el asesinato de Pesina, y de otras cuatro personas. Reyes recibió una sentencia de cinco cadenas perpetuas consecutivas. El sujeto fue detenido en 2014, acusado de ser quien ordenó la muerte de Pesina.

Jesse Santibáñez y Alfredo Cardona, pandilleros de misma banda, fueron hallados culpados a comienzos de noviembre de este año por los delitos de asesinato y extorsión. Ambos enfrentan condenas mínimas de vida en prisión. La fase de sentencia está programada para febrero de 2018.

Durante los juicios de Santibáñez y Cardona, se reveló que el oficial Pesina llevaba una doble vida como oficial de policía y como distribuidor de drogas para la TMM. Cuando los miembros de la pandilla se enteraron de su labor como agente del orden, Idrogo lo contactó para supuestamente cobrarle lo que entre pandilleros se conoce como “derecho de piso”, una cuota o tarifa que pagan los que venden drogas al menudeo. En realidad era un trampa para llevar a cabo la orden de Reyes de asesinarlo.

Quedaron de encontrarse en las afueras de un negocio de tatuajes y piercings en San Antonio, del que Pesina era copropietario. Justo antes del encuentro, Idrogo dejó a Santibáñez y a Cardona a un costado del establecimiento. Una vez que el agente se acercó al automóvil y entregó a Idrogo el pago, Santibáñez y Cardona se acercaron y le dispararon hasta matarlo.

Vea también:

Las pandillas más peligrosas de Texas

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.