null: nullpx
Gobierno

Proyecto de ley permitiría a personas sin licencia prestar servicios de peluquería en Utah

Para la Asociación de Profesionales de la Belleza las licencias reflejan un proceso de capacitación para actividades que implican contacto físico abundante con los clientes lo cual es particularmente importante durante la pandemia del Coronavirus.
25 Ene 2021 – 04:16 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Para los profesionales de la belleza las licencias reflejan un proceso de capacitación para actividades que implican contacto físico abundante. Crédito: Christian Petersen/Getty Images

La industria de los cuidados personales está lanzando un llamado de alarma desde Utah. La legislatura estatal podría aprobar el proyecto de ley SB87, que permitirá a cualquier persona sin licencia, sin importar sus calificaciones o entrenamiento, lavarse con champú, acondicionar, peinar, incluso usar herramientas calientes y algunos otros servicios, sin licencia para hacerlo.

Una iniciativa legislativa similar, identificada con el número HB410, ya había sido derrotada en la sesión legislativa de 2020.


Para la Asociación de Profesionales de la Belleza, PBA por sus siglas en inglés, la entidad que agrupa a los profesionales de la industria a nivel nacional, las licencias reflejan un proceso de capacitación para actividades que implican contacto físico abundante. Los estilistas están capacitados para observar y evaluar el cabello de los clientes, pudiendo incluso identificar condiciones transmisibles con potencial de ser inseguras, tanto para el estilista como para el cliente, algo que es especialmente importante durante la pandemia del Coronavirus.

Sin embargo para el Instituto Libertas de Utah, un laboratorio de ideas de tendencia conservadora libertaria, dice que cree que la ley permitiría a las personas para que brinden servicios básicos obteniendo remuneración, sin pasar 1,600 horas en una escuela de cosmetología pagando 15,000 dólares o más. Para Libertas se trata de sacar al gobierno de la ecuación.

En una serie de tuits, Libertas dice que la oposición viene de las escuelas de cosmetología, que “quieren el flujo garantizado de clientela para sus costosas escuelas”. Libertas dice que si bien SB87 “podría perderles algunos clientes, podrían ganar aún más, si fueran inteligentes al respecto. Podrían crear una certificación solo para lavar con champú / peinar y capacitar a personas (que nunca hubieran asistido a su escuela de 15 mil dólares), creando un grupo de clientes más grande”.

Para LIbertas, las escuelas de cosmetología se están comportando “como taxis en una época de Uber”.

PBA dice que permitir que cualquier persona pueda realizar servicios de cuidado personal en un cliente podría ir en contra de los protocolos de seguridad que cada uno de ellos debe cumplir.

Para la PBA la seguridad e higiene han sido clave para detener y propagar el virus. Cada profesional de la belleza toma las medidas adicionales requeridas por el estado que les permiten continuar brindando dichos servicios debido al contacto físico cercano que deben mantener con sus clientes.

La PBA señala una encuesta realizada en 2,500 salones de belleza, que han atendido a más de 2 millones de clientes desde la reapertura de la actividad económica, arrojó una tasa de transmisión de solo 0.07%. "La capacitación y supervisión necesarias para los servicios que requieren contacto humano, han tenido éxito en frenar la propagación de COVID-19", dijo la PBA en un email para sus miembros.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:GobiernoBellezaUtahSeguridadPersonas

Más contenido de tu interés