null: nullpx
Asesinatos

Se encaminan a someter cargos contra El Manco por muerte de niño Lorenzo

Tras años de investigación, pleitos, teorías y escrutinio público, se acusará a alguien por la muerte del niño.
8 Mar 2016 – 9:43 AM EST

El secretario de Justicia, César Miranda, ofrecerá detalles de las acusaciones presentadas hoy contra Luis Gustavo Rivera Seijo, conocido como “El Manco”, por el asesinato hace seis años del niño Lorenzo González Cacho, ocurrido en la residencia de su madre, Ana Cacho, en la urbanización Dorado del Mar, en Dorado.

El fiscal general José Capó confirmó que tras presentarse las acusaciones contra Rivera Seijo, como único responsable criminal de la muerte del niño de ocho años de edad, que se produjo el 9 de marzo de 2010, el secretario de Justicia se encargará de ofrecer los detalles del caso.

Capó aclaró que al someterse las imputaciones en el Tribunal de Primera Instancia en Bayamón, la madre del niño se exime a la madre de cualquier responsabilidad.


Al momento de la muerte de Lorenzo, en la residencia presuntamente estaban su madre y sus dos hermanas, de 13 y 5 años de edad, las cuales se encuentran en la actualidad bajo la custodia de su padre, Ahmed Ali González.

Al cometer el alegado crimen, Rivera Seijo se encontraba en libertad debido a un error del sistema correccional del país.

A pesar de que el anterior fiscal general Obdulio Meléndez señaló que tenía pruebas que incriminaban a la madre del niño, Capó explicó que cuando llegó al cargo “lo que yo encontré y lo que los fiscales encontramos” no fue eso.

“Esta es la conclusión con todas las pruebas que se pudieron documentar”, subrayó Capó.

Rivera Seijo será acusado de asesinato en primer grado después de seis años de cometido el brutal crimen, que conmovió al país.

“Luego de transcurridos seis años de este lamentable evento -y discutido públicamente diversas teorías sobre lo acontecido al momento de su fallecimiento- hemos llegado a la conclusión de la investigación y habremos de radicar una acusación por el delito de asesinato en primer grado contra el señor Luis Gustavo Rivera Seijo”, anticipó por escrito el Departamento de Justicia.

La figura de 'el Manco', cuyos documentos de identidad aparecieron en el jardín de la residencia de Cacho, siempre rodeó el caso. El sujeto alegó que lanzó los documentos mientras caminaba por la urbanización Dorado del mar, donde residen unos familiares suyos.

En medio de la investigación, El Manco alegó haber matado a Lorenzo con un cuchillo que escondió, pero que nunca apareció. Igualmente este se retractó de los hechos y tras versiones confusas y sin corroborar, el entonces secretario de Justicia, Guillermo Somoza Colombani descartó que él tuviera algo que ver.

Sin embargo, tras seis años de investigación, finalmente fiscalía asegura que esclareció el caso.

El caso que conmovió a un pueblo

El niño Lorenzo tenía ocho años cuando murió el 9 de marzo de 2010 asesinado en la casa en Dorado donde vivía con su madre Ana Cacho y sus dos hermanas, que entonces tenían cinco y 12 años. Según las autoridades, el niño dormía junto con su hermanita pequeña cuando su madre lo halló ensangrentado e inconsciente y lo llevó de inmediato al Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de Dorado, donde fue declarado muerto.


En aquel momento, Cacho sostuvo que el niño se había caído de la cama, pero los resultados de la autopsia revelaron que el pequeño murió de heridas punzantes en la sien, en una ceja y en la nariz, así como golpes en el cráneo provocados por un objeto contundente. Del informe forense preparado entonces por la directora del Instituto de Ciencias Forenses (ICF), María Conte, se desprende que el niño no murió de momento, sino que agonizó.



El caso ganó notoriedad desde un principio, cuando la fiscalía ordenó botar el colchón donde el menor se desangró y limpiar la escena del crimen, una pieza clave en la investigación. Esto sumado a la confusa versión que ofreció la madre sobre aquella noche desencadenó muchas dudas. Se supo que esa noche, Cacho estaba junto a dos amigos y se dijo que consumieron drogas y sostuvieron relaciones sexuales. Por ello, los cuatro, Cacho, Jesús Genaro Camacho, Arnaldo "Naldy" Colón y William Marrero llegaron a figurar como personas de interés en el caso. Incluso, Cacho se negó a declarar a las autoridades hasta el 2016.

Al darla como posible sospechosa, le removieron a sus hijas de su hogar y le prohibieron relacionarse con ellas.Por años, el tema pulseó en lso tribunales y en los medios. Se le hizo un juicio público a Cacho, quien se mantuvo firme en su inocencia.

No obstante, Cacho siempre insistió en su inocencia y reiteró en múltiples ocasiones que nunca partició de ningún trio amoroso y presentó pruebas que mostraban que no había consumido drogas.



Ver también:


Más contenido de tu interés