Junta de Control Fiscal

Puerto Rico será gobernado "como adulto" advierte García Padilla

El gobernador se mostró confiado con la llegada de la junta en septiembre y aseguró que aunque siempre estuvieron dispuestos a renegociar con los acreedores, ahora tendrán el organismo fiscal que lo respalda.
1 Jul 2016 – 3:05 PM EDT

El gobernador Alejandro García Padilla informó este viernes que la junta de control fiscal, incluida en la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés), comenzará a operar a más tardar en septiembre y se mostró esperanzado en que la mayoría posible de sus miembros sean puertorriqueños.

“Hay algunos nombres, yo someto nombres. Hay sectores que tienen nombres que están considerados y van a surgir nombres en los medios que no están considerados, pero aparecen como considerados”, comentó en una conferencia de prensa en el teatrito de La Fortaleza.

Según el mandatario, “en esa junta necesitamos gente buena, capaz, es un trabajo bien complejo y espero que los puertorriqueños sean la mayoría posible”.

Agregó que “me preocupa que esas personas hagan un buen trabajo en los cuatro o cinco años que esa junta va a funcionar. Tenemos que trabajar para el resultado de esa junta, para que nuestros hijos sean hijos del país, no de los acreedores”.

Asimismo, recordó que él es miembro de la junta de control fiscal federal y que los miembros se nombrarán a más tardar en septiembre, mes en que también debe comenzar a operar.

“El presidente (de EEUU, Barack Obama) los nombra a todos, el proceso es complejo, porque hay que ver si la persona a designar acepta o no, si tiene conflictos o si es confirmable por el Senado. No quiero decir los nombres de quienes he recomendado. Algunos he corroborado que están dispuestos”.

Obama firmó el proyecto Promesa, que impondrá a la isla una junta de control fiscal federal y permitirá la reestructuración de la deuda del país, que alcanza casi los 70 mil millones de dólares.

García Padilla afirmó que pese a que “siempre tuvimos voluntad para negociar con los acreedores”, ahora será “por fuerza de una ley federal”, en referencia a la firma por parte del presidente Barack Obama de la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, siglas en inglés).

Acompañado por los secretarios de Estado, Víctor Suárez; de Hacienda, Juan Zaragoza; de Justicia, César Miranda; de la Gobernación, Grace Santana, así como la presidenta del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), Melba Acosta, el mandatario también comentó la divulgación de los estados financieros auditados del gobierno, “que confirman que decíamos la verdad" y en el que se indica que "la deuda se reduce a 68 mil millones, que baja por primera vez en la historia".

"YA NO SE VA A VIVIR DEL CUENTO"

En cuanto a la deuda que vencía hoy (viernes), García Padilla informó que de los 2,008 millones de dólares, no se pagaron 911 millones.

“Si yo cerrara el gobierno, aun así no daba para pagar. Por tanto decidí mantener el gobierno operando y darle servicios a la gente”, comentó respecto del impago.

Recordó que “gobiernos distintos financiaron déficit con préstamos, gobernadores nos dañaron el crédito y se hacían las cosas mal. Hipotecaron el futuro. Tomaron prestado para que pagaran las futuras generaciones”.

Sobre su administración, destacó que “no hemos despedido a ni un solo empleado público pese a la crisis y se siguen dando servicios y disminuido el desempleo. Hemos atendido la crisis con la sensibilidad de amerita”.

Según el gobernador, “en el día de hoy se completa un ciclo. Si había dudas de que yo escojo a los nuestros, ya hoy no queda duda. Tenía razón cuando dije que en este momento Puerto Rico necesitaba un gobernante y no un aspirante. Otro ciclo que culmina hoy: hay un nuevo estilo de gobernar a la hora de tomar decisiones, algunas de ellas duras. Los que tomaron los préstamos lo que hicieron fue darle el país a los acreedores, pero hoy iniciamos el proceso para devolver al país a los puertorriqueños”.

En cuanto a los acreedores de la deuda de casi 70 mil millones de dólares, el primer ejecutivo del país declaró que “siempre tuvimos voluntad para negociar, ahora será por fuerza de una ley federal (Promesa)”.

“Ahora no puede haber un dictamen judicial ordenándonos el pago. Los acreedores pueden tomar las acciones que quieran. Lo que hace Promesa es proteger a Puerto Rico como haría una Ley de Quiebras”, sostuvo.

A su vez, se refirió a los estados financieros auditados que finalmente fueron divulgados: “Dijimos que saldrían en su momento, cuando estuvieran listos y confirmarían con ellos que decíamos la verdad. Confirman que estuvimos diciendo la verdad al país”.

García Padilla anticipó que espera firmar pronto el presupuesto aprobado por ambas cámaras de 8.987 millones.

“Puerto Rico está protegido de demandas de los acreedores, ya no se va a vivir del cuento, del prestao, ahora se gobierna como países adultos, responsablemente. No hacen obras faraónicas por intereses electoreros, tomando prestado sin poder pagar. Estamos haciendo lo correcto para Puerto Rico”.

Añadió que "si Puerto Rico se gobierna como se tiene que gobernar", la junta de control fiscal federal incluida en la Promesa "no intervendrá".

Mientras, la secretaria de la Gobernación alertó que “la situación del gobierno sigue siendo delicada, el pago de la deuda no está incluido en ese presupuesto”.

Al respecto, el secretario de Hacienda informó que la cuenta de Hacienda amaneció con 150 millones, lo que “es suficiente para operar el gobierno, enfocándonos en los servicios esenciales”.


Más contenido de tu interés