Asesinatos

Acusarán a viuda de expolicía de haber ordenado su asesinato

Las autoridades arrestaron a Verónica Sastre y a sus cómplices por haber ordenado la ejecución de Ángel David Jiménez Rosa, presuntamente para quedarse con sus bienes.
4 Ago 2016 – 10:32 AM EDT

GUAYNABO, Puerto Rico. La viuda de Ángel David Jiménez Rosa, el expolicía asesinado en la madrugada del pasado miércoles, fue arrestada junto con dos personas más y será acusada por haber ordenado su ejecución, informaron el jueves las autoridades locales.

El comandante Rafael Rosa, jefe del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) en Bayamón, confirmó el arresto de la viuda, junto a otra mujer y un hombre, por el asesinato a tiros de Jiménez Rosa, de 42 años, ocurrido en la madrugada del miércoles en la habitación matrimonial en una residencia de la urbanización Monte Sol en Toa Alta.

La Policía confirmó que un cuarto hombre, el gatillero contratado para cometer este asesinato por encargo, todavía no ha sido arrestado, pero ya fue identificado.

“Ella (la esposa) es la autora intelectual del asesinato para quedarse con los bienes de este”, dijo el comandante Rosa en entrevista radial (WKAQ 580 – Univision Radio).

Las autoridades policiales se disponían a presentar cargos, tras consultar con la fiscalía, contra los arrestados en la mañana del jueves, luego de que concluyeran que con estos arrestos se esclarece el asesinato de Jiménez Rosa.

La viuda, Verónica Sastre, de 32 años, fue arrestada como presunta responsable de contratar a un joven para que asesinara a su marido, a cambio de una suma de dinero.

También fue detenida junto a su esposo una trabajadora del hogar de cuido de ancianos Mis Angelitos, que operaban el occiso y Sastre en el Barrio Pájaros de Toa Alta.

Una guagua Dodge Caravan propiedad de la víctima en la que se fugó el gatillero, fue encontrada esa misma mañana quemada en el barrio Espinosa, en Dorado.

En un principio se pensó que el agente retirado de la Uniformada fue ejecutado en medio de un robo domiciliario, teoría que se descartó de inmediato, pues no se llevaron ningún objeto de valor, excepto el vehículo que usaron para huir de la escena.
De acuerdo con la investigación, los sicarios entraron a la habitación de la pareja a eso de la 1:45 am y le propinaron seis balazos por la espalda y el costado al hombre. Falleció mientras recibía atención médica en un hospital de la zona.

El exagente se había retirado de la Uniformada hacía ocho años para establecer el negocio de hogar de ancianos junto a su esposa. Al momento de su muerte no tenía posesión de armas.


Más contenido de tu interés