null: nullpx
Escuelas Públicas

Contaminación por asbesto mantiene dos escuelas cerradas en Filadelfia

Los planteles en monitoría son la Benjamin Franklin High School y la Science Leadership Academy, ambas comparten un campus en la zona de Spring Gardens.
1 Oct 2019 – 4:46 PM EDT

Filadelfia, PA- Dos escuelas de la ciudad de Filadelfia permanecerán cerradas el martes, 1ro y el miércoles, 2 de octubre, debido a que se encontró asbesto en las instalaciones. Los planteles en monitoría son la Benjamin Franklin High School y la Science Leadership Academy, ambas comparten un campus en la zona de Spring Gardens.

El Distrito Escolar de Filadelfia y la Federación de Maestros de Filadelfia, se estarán reuniendo con regularidad para revisar el progreso de la limpieza y determinar el estado de situación para la reapertura de ambas escuelas. El problema se identificó mientras se realizaban trabajos de seguridad ambiental. La información oficial provista por el Distrito Escolar indica que, en la sala de calderas, el material de insulación estaba dañado y al realizar algunas pruebas se confirmó que contenía asbesto.

El hallazgo de trazas de asbesto en las instalaciones escolares se produjo luego del anuncio de un proyecto de construcción que ascendió a $37 millones de dólares y que debió ser completado en el mes de julio, pero no fue así.


Esta no es la primera vez en el 2019 que el Distrito Escolar de Filadelfia tiene que atender un hallazgo de asbestos en una escuela. En agosto, la Federación de Maestros de Filadelfia, solicitó una inversión inmediata de $100 millones de dólares para eliminar plomo y asbesto de todos los planteles escolares en la jurisdicción.

El Distrito Escolar no tiene un número exacto de cuantas de sus escuelas presentan contaminación por asbesto y plomo. Sin embargo, la mayoría de los 220 planteles tiene entre 70 a 80 años de construidos, época en la que las construcciones con asbesto y plomo eran comunes.


¿Por qué preocupa la contaminación por asbesto?

De acuerdo con la Asociación Americana Contra el Cáncer, existe evidencia obtenida a través de estudios, tanto en personas como en animales de laboratorio, que demuestran que el asbesto puede incrementar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Las fibras de asbesto pueden ser útiles porque son fuertes, resistentes al calor y a muchos químicos, y no son conductoras de la electricidad. Por consecuencia, el asbesto se ha usado como material aislante desde hace bastante tiempo. Desde la revolución industrial, el asbesto se ha utilizado para aislar fábricas, escuelas, casas y barcos, al igual que para fabricar partes de los frenos y el embrague de automóviles, tejas para techos, losas para el piso, cemento, textiles y cientos de otros productos.

La exposición al asbesto en edificios viejos también es una preocupación existente. Si los materiales de construcción que contienen asbesto, tales como el aislamiento más antiguo, las tejas y las losas comienzan a descomponerse con el tiempo, pueden encontrarse fibras de asbesto en el aire interior, lo que pudiera representar una amenaza para la salud humana.

No existe riesgo a la salud si el asbesto está afianzado en productos terminados intactos, tales como paredes y losas. Siempre y cuando el material no sea dañado ni desbaratado (por ejemplo, al taladrar o remodelar), las fibras no se desprenderán hacia el aire.

Aunque el uso de asbesto ha disminuido en los Estados Unidos, la gente aún puede estar expuesta al asbesto en los lugares de trabajo. En los últimos años, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) de los EE.UU. calculó que más de un millón de empleados estadounidenses en la industria de la construcción y otros sectores afrontan una exposición significativa al asbesto en su trabajo.


Más contenido de tu interés