null: nullpx
Juicios

Un jurado halla culpable a Justin Harris del asesinato malicioso de su hijo Cooper

Los hechos se remontan al 18 de junio de 2014, cuando Harris dejó al niño, de 22 meses de nacido, dentro de su camioneta en el estacionamiento sin techo de su trabajo, en Atlanta. Casi siete horas después fue a buscarlo y ya era tarde, pues se había asfixiado.
14 Nov 2016 – 5:38 PM EST

NUEVA YORK. - Dos años y cinco meses después de la muerte del pequeño Cooper Harris, este lunes un jurado encontró culpable a su padre, Justin Ross Harris, de asesinato malicioso, crueldad contra menores y tres cargos más por intercambiar mensajes lascivos, a través de su teléfono celular, con varias jóvenes, una de ellas menor de edad.

El próximo 5 de diciembre, cuando será sentenciado, Justin Ross Harris, de 35 años, podría enfrentar una condena de cadena perpetua.

Los hechos se remontan al 18 de junio de 2014, cuando según la acusación, Harris acordó con su ahora exesposa Leanna que él llevaría a Cooper al centro de cuido y ella lo recogería en la tarde.

Justin Ross Harris condujo desde la ciudad de Marietta hasta su trabajo, en los cuarteles corporativos de The Home Depot, en Atlanta, Georgia, donde estacionó su camioneta Hyundai, modelo Tucson, en una zona sin techo. Cerró la puerta y Cooper se quedó amarrado a su 'car seat', en el asiento trasero.

Al mediodía, Harris, de 33 años en ese entonces, salió con sus compañeros de trabajo a almorzar, en otro carro, y compró unas bombillas. Cuando regresaron, él fue a su camioneta y dejó allí sus compras, pero no vio ni recordó a Cooper.


Poco después de las 4:00 de la tarde de ese mismo día, Harris se dirigía al cine cuando detectó a Cooper en la camioneta. Se detuvo en un estacionamiento y comenzó a gritar con el niño en brazos; había muerto asfixiado. Las autoridades locales estimaron que el calor estuvo en los 80 grados Fahrenheit ese día.

Durante todo este tiempo, Justin Ross Harris ha reiterado que se trató de un accidente, pues como no acostumbraba a llevar al menor sl centro de cuido, lo olvidó por completo.

En un principio, eso creyó la policía del condado Cobb, en Georgia. Sin embargo, la fiscalía presentó evidencias de cómo el hombre parecía llevar una doble vida, pagando por sexo a prostitutas e intercambiando mensajes de alto contenido sexual por teléfono, con varias mujeres, incluyendo una menor de edad. Su hijo, según expusieron los fiscales, atentaba contra la libertad que él ansiaba.

Además, Harris había visto en su computadora un video que mostraba la muerte de animales dentro de carros calientes y otra de sus búsquedas estaba relacionada a "cómo sobrevivir en la cárcel".

Tres meses después de la muerte de Cooper, un gran jurado presentó acusaciones contra Harris: una por asesinato malicioso, dos por homicidio en primer grado, dos cargos de crueldad contra un menor de edad; en primer y en segundo grado, explotación de menores y dos cargos por difundir material nocivo a menores.

Tras cuatro días de deliberaciones, este lunes en la tarde, un jurado compuesto por seis mujeres e igual cantidad de hombres, congregados en Brunswick, Georgia, declaró culpable a Harris de todos los cargos.

Vea también:

Más contenido de tu interés