null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Tres arrestados por hostigar a una familia mexicana en Manhattan para que se fuera de su casa

El casero, el gerente y el contratista del edificio en el cual residían los Nicolás-Cano enfrentan cargos por 20 delitos. Se les acusa de extorsión y poner en peligro a estos inmigrantes indocumentados, con remodelaciones que les dejaron sin calefacción en pleno invierno.
26 Jul 2016 – 7:03 PM EDT

NUEVA YORK. - Corría el invierno de 2014 y la familia Nicolás-Cano vivía el horror del frío y de la incertidumbre. Ellos emigraron de México y ocupaban junto a sus cinco niños un apartamento en el edificio de cinco pisos localizado en el 21 E de la calle 115 en East Harlem, Nueva York.

Aquel invierno mientras las temperaturas cayeron por debajo de los 10 grados en la ciudad de Nueva York, el casero de esta familia, el gerente de la propiedad y el contratista participaron en una campaña de intimidación y hostigamiento para botar a sus inquilinos de este edificio”, señaló el fiscal del Distrito de Manhattan, Cyrus R. Vance, Jr.

Vance Jr. y otros oficiales de la ciudad de Nueva York informaron el martes en una conferencia de prensa del arresto y formulación de cargos contra el casero y dueño del edificio Ephraim Vashovsky, de 48 años, el gerente de la propiedad y contratista Adam Cohen, de 32, y el contratista Shaoul Ohana, de 56.

La Corte Suprema del Estado de Nueva York les imputa crear condiciones de vida peligrosas a través de la construcción y renovación ilegal del edificio y someter a la familia mexicana a un patrón de continuo hostigamiento e intimidación para que dejaran su apartamento de renta estabilizada. De acuerdo con los fiscales, los acusados buscaban hacer renovaciones en el edificio -localizado en el área conocida como Spanish Harlem o El Barrio- que les viabilizarían cobrar rentas más altas.

En mayo de 2014, Vashovsky compró el edificio y, según documentos judiciales, casi inmediatamente la familia sufrió amenazas para que dejaran atrás la propiedad, ubicada en el quinto piso.

Durante seis meses, a partir de ese mayo, un hombre al que solo conocían por el nombre de ‘Shaoul’ se les presentaba en su apartamento tarde en la noche, daba golpes en su puerta y les decía que representaba a los dueños del edificio y que los querían fuera del edificio.

“Sabiendo que los inquilinos eran indocumentados mexicanos, los amenazaba con llamar a autoridades de inmigración y que debían dejar el apartamento siendo ese ‘el camino más fácil’ a diferencia de 'la forma más dura'”, agregó el fiscal.

La familia Nicolás-Cano, sin embargo, decidió resistir y quedarse en el apartamento 5E.

UN EDIFICIO A PUNTO DE COLAPSAR

La Corte Suprema del Estado de Nueva York formuló cargos contra Vashovsky, Cohen y Ohana por 20 delitos, entre ellos, imprudencia temeraria en el primer y segundo grado, extorsión en primer grado y por poner en peligro el bienestar de un niño. Los niños de este hogar tienen actualmente entre 1 y 12 años.

Citando las alegaciones de los documentos judiciales, el fiscal relató que para renovar la propiedad y cobrar una renta más alta, los acusados presentaron documentos falsos.

“Y peor aún, llevaron a cabo una demolición y construcción que removió salidas de emergencia, techos resistentes al fuego e importantes elementos estructurales que dejaron a esta familia sin calefacción o agua caliente por periodos significativos durante aquella temporada tan fría”, indicó Vance Jr. del proceso en el que también se derribaron paredes y pisos que crearon huecos por los que cualquiera pudo caer varios pisos.


Para evitar que el apartamento se congelara como el que les quedaba al lado, cuando tenían electricidad o gas, los Nicolás-Cano hervían agua para brindar algo de calor y evitar que el hielo se formara y se quedara en su espacio.

Según Vance Jr., los niños se quedaron algunas veces en un convento cercano bajo la protección de unas monjas. El inodoro también se congeló y la familia debió recurrir a baños públicos en restaurantes locales, subrayó el fiscal.

Pese a todo, la pareja optó por quedarse citando amigos y vecinos que los ataban al vecindario que acogía su apartamento de renta estabilizada por el que pagaban mensualmente 2,400 dólares.

Este caso, a juicio del fiscal, muestra las vulnerabilidades de muchos que viven en apartamentos de renta estabilizada en Nueva York. "Muchos como estos inquilinos puede que sean indocumentados o que el inglés no sea su primera lengua y que por eso vacilen en acudir a las autoridades", expuso Vance Jr.

UN PERMISO OBTENIDO BAJO SUPUESTO ENGAÑO

Documentos judiciales recogen que Cohen, uno de los tres acusados, falsificó documentos que aseguraban que el edificio estaba desocupado mientras estos buscaban una notificación de desalojo de la Corte de Vivienda aseverando que el apartamento de la familia estaba abarrotado.

Basándose en documentos falsificados, el Departamento de Vivienda de Nueva York (DOB, por sus siglas en inglés) aprobó un permiso de trabajo en diciembre de 2014.

La construcción y las demoliciones, según la formulación de cargo, puso en peligro no solo a esta familia mexicana sino a los trabajadores de la construcción que violó regulaciones del DOB y el Departamento de Conservación y Desarrollo de Viviendas de Nueva York (HPD, por sus siglas en inglés).

“Esto fue una demolición disfrazada de un trabajo de renovación. El dueño del edificio y el contratista mostraron indiferencia absoluta ante la seguridad de sus inquilinos y estamos determinados a hacerlos responsable”, indicó el comisionado del DOB, Rick D. Chandler.


Una familia mexicana de siete miembros vivía en medio de estas condiciones en Manhattan

Loading
Cargando galería


La defensora del pueblo Letitia James calificó como “un descaro” que los acusados buscaran forzar a que los inquilinos abandonaran el apartamento donde habían vivido durante 14 años mientras les cobraban renta pese a las condiciones peligrosas que enfrentaban diariamente.

Al dueño del edificio, Vashovsky, se le acusa de depositar más de 1,000 dólares en cheques emitidos a nombre de la familia por el Departamento de Servicios Sociales de la ciudad de Nueva York para subsidiar los pagos de la renta.

La fiscalía de Manhattan informó, además, que su Unidad de Confiscación de Bienes y Activos presentó una demanda civil contra los acusados y sus compañías por más de 3.3 millones de dólares en conexión a este caso.

Vance Jr. afirmó que el 5 de marzo de 2015, el DOB y el HPD inspeccionaron el edificio y removieron a la familia con el apoyo del Departamento de Bomberos de Nueva York y la Cruz Roja.

Cada edificio alberga las historias de la gente que los vive. Este es un relato del 21 E de la calle 115 en el East Harlem.

Más contenido de tu interés