Asesinatos

Testigo identificó a otra persona como el asesino del imán Akonjee y su acompañante en NYC

Tanto el abogado defensor del hispano Oscar Morel como el fiscal de distrito confirmaron que en una formación de sospechosos del NYPD, un testigo del doble asesinato señaló a otro hombre como el presunto pistolero.
18 Ago 2016 – 6:36 PM EDT

QUEENS, Nueva York.- Oscar Morel, el presunto asesino del imán Maulama Akonjee y su acompañante Thara Uddin, cumplió 36 años el jueves, cuando acudió a una segunda audiencia en la corte criminal de Queens, representado por su nuevo abogado, Michael Schwed.

Morel, de ascendencia dominicana, hizo una breve aparición ante la jueza Gia Morris. El martes se declaró "no culpable" de los cinco cargos criminales que se le imputan: uno de asesinato en primer grado, dos de asesinato en segundo grado y dos de posesión criminal de un arma.

El jueves entró a la sala con la mirada en el suelo, esposado y con el uniforme marrón de confinado. Su familia esperó impaciente en la parte trasera del salón, pues estaba previsto que se presentara a las 10:00 de la mañana, aunque la audiencia se postergó una hora y media.

El presunto atacante casi no habló durante los 7 minutos que estuvo en presencia de la jueza Morris. Un hombre le gritó “I love you primo” cuando salió de la sala custodiado por los oficiales de la corte. Morel respondió a las breves palabras de aliento moviendo la cabeza en señal de afirmación, pero sin mirar a su madre, hermano y primos. Todo el tiempo se mantuvo cabizbajo.


Afuera de la corte, el abogado Michael Schwed y el fiscal del distrito Peter J. McCormack comentaron que esta semana un testigo del asesinato del imán Akonjee y su colaborador Uddin no logró identificar a Morel en una formación de sospechosos de la policía.

McCormack confirmó que el testigo “identificó a otro hombre y no a Morel”, pero no aclaró cómo esto afectará el caso y la investigación del NYPD. Sin embargo, Schwed dijo que es un indicio de que “hay algo perjudicial”.

“El testigo fue con la idea en la cabeza de que tenía que identificar a alguien y ese fue el caso”, dijo el abogado.

Schwed explicó que se reunió brevemente con su cliente en preparación para su segunda aparición en la corte criminal.

“Él mantiene su inocencia”, dijo. “Él dice que no odia a nadie que practique cualquier religión”.

El abogado comentó que es probable que su cliente sea acusado por un gran jurado el lunes, cuando la oficina del fiscal del distrito de Queens termine su presentación sobre el caso.

No hizo comentarios acerca de los hallazgos del NYPD en el departamento de Morel y las pruebas de balística que lo vinculan con el doble homicidio.

“No he tenido la oportunidad de revisar los reportes”, expresó. Morel se enfrenta a cadena perpetua sin libertad condicional en caso de que sea encontrado culpable.

La familia de Morel declinó hablar con la prensa al terminar la audiencia.

"Ellos no dicen mucho", dijo el abogado. "Sólo tengo contacto con su hermano".

Musulmanes dicen que las protestas no cesarán

Los líderes religiosos musulmanes de Ozone Park, Queens, aseguraron que el arresto y la radicación de cargos en contra de Oscar Morel no frenarán las protestas, ni el reclamo de justicia de la comunidad.

Los miembros de la mezquita Al Furqan Jame Masjid, a la que asistían el imán Akonjee y su amigo Thara Uddin, insistieron durante una protesta el miércoles en que el doble homicidio se debe investigar como un crimen de odio.



“El arresto no resolvió el caso. Estamos confundidos, enojados y temerosos. La policía y los fiscales dicen que Morel lo hizo sin explicar por qué lo hizo”, dijo Mazada A. Uddin, líder musulmana que no tiene parentesco con Thara Uddin. “Es inadmisible todo este misterio. Las manifestaciones seguirán hasta que todas las piezas del rompecabezas estén sobre la mesa”.

La policía dijo que una línea de investigación es el crimen de odio, pero hasta ahora el caso no ha sido tipificado. Los investigadores aún no tienen pistas de lo que pudo motivar el doble homicidio, aunque incluso han buscado en las redes sociales y en el teléfono de Morel.

“Es una situación turbulenta para los musulmanes. El presunto asesino guarda silencio y proclama su inocencia aunque la policía tiene pruebas. No podemos tolerar más silencio y misterio”, dijo Badrul Khan, asesor principal de la mezquita Al Furqan Jame Masjid. “Estamos convencidos de que fue un crimen de odio”.

Los residentes pidieron a Morel que hable de lo que sucedió el sábado 13 de agosto, cuando presuntamente disparó por detrás al imán y a su amigo.

“La familia de Maulama y Thara han quedado destruidas al igual que la de Morel. Tenemos muchas preguntas que sólo él puede responder”, dijo el pastor James Roy, de la iglesia United Bengali Lutheran Church, de Queens.

Vea también:


Más contenido de tu interés