Inmigración

Teatro del Pueblo protege a los inmigrantes de Nueva York a través de la comedia

“Recreamos lo que viven los neoyorquinos. Nuestros guiones cuentan sus historias”, explicó la dominicana Mino Lora.
1 Jul 2016 – 9:27 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- El galardonando Lin-Manuel Miranda no es el único que encontró en Washington Heights la inspiración; el colectivo Teatro del Pueblo también nació y creció en el Alto Manhattan, aunque sus obras no se presentan en los exclusivos escenarios de Broadway, sino en los vecindarios de la Ciudad de Nueva York.

Son inmigrantes que soñaban con ser actores y encontraron la escuela ideal en Teatro del Pueblo, un grupo comunitario bilingüe que educa desde el escenario. “Recreamos lo que viven los neoyorquinos. Nuestros guiones cuentan sus historias”, dijo su fundadora, la dominicana Mino Lora.

Los fraudes de inmigración que reporta la prensa local inspiran cómicos libretos, que despiertan la conciencia de los espectadores, que se convierten en protagonistas. Lora invita al público a subir al escenario con una sonrisa que podría desinhibir al más tímido. Los actores no sólo buscan el sonido del aplauso, intentan transformar a las comunidades en donde se presentan.

“Actuamos los problemas sociales que se viven en nuestros vecindarios. Los asistentes pueden verse en nuestras obras. Pueden ser la señora que sufre la estafa de un mal abogado y pueden reescribir la historia”, expresó.

Teatro del Pueblo se presentó el jueves en la Biblioteca Pública de la Ciudad de Nueva York, en el foro comunitario sobre DAPA y DACA que organizó Univision Nueva York, WADO1280 y ABC 7, entre otros.

“Somos inmigrantes ayudando a inmigrantes”, dijo la colombiana Carmen Barbosa, quien es parte del grupo desde hace cinco años y residente de Washington Heights por 35. “Todos estamos muy tristes por la terrible decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos, pero tenemos que echar para adelante y no rendirnos”.

Barbosa interpretó a una residente legal que sufre una estafa de 5,000 dólares a manos de una abogada muy amable y carismática que promete conseguirle la ciudadana en pocos días y fácilmente, pero que no puede entregarle un comprobante de pago porque su impresora esta rota.

“El mensaje que ofrecemos a través del teatro puede cambiar la realidad de una familia. Nuestra obra educa y divierte al mismo tiempo”, dijo Carmen.

El colectivo colabora con la Fiscalía de Manhattan para evitar que más inmigrantes sean víctimas de fraude. Lora contó que cuando estaba terminando su maestría en artes escénicas en una universidad de Connecticut, en lugar de escribir una tesis creó el proyecto, que arrancó con éxito en 2008 en el Alto Manhattan.

Lea también:


Más contenido de tu interés