Asesinatos

Sea crimen de odio o no, los siete hijos del imán asesinado en Nueva York quieren justicia

"Lo que nos importa es que la muerte de mi padre no quede sin castigo. Queremos saber quién hizo esto y por qué" aseguró Saif Akonjee.
14 Ago 2016 – 7:56 PM EDT

QUEENS, Nueva York.- El asfixiante sol de agosto abrasaba a Saif Akonjee y a la treintena de hombres que lo acompañaban en su luto el domingo, pero el joven de 23 años aseguró que en su corazón “hay demasiado frío y vacío” tras el asesinato de su padre , el imán Maulam Akonjee.

Con su rostro bañado en sudor y lágrimas, Saif, uno de los siete hijos del líder religioso de 55 años, contó con voz temblorosa que su padre siempre tenía un consejo sabio que dar a quien necesitara guía y apoyo, desde que emigró de Bangladesh hace dos años.

“Él no tenía enemigos, todos lo amaban”, expresó con tristeza. “No nos importa si fue un crimen de odio o no. Lo que nos importa es que la muerte de mi padre no quede sin castigo. Queremos saber quién hizo esto y por qué”.


Akonjee y su colaborador Thara Uddin, de 64 años, fueron baleados a muerte el sábado a plena luz del día. El sospechoso se acercó por detrás y les disparó.

“Mi padre y Thara eran buenos amigos, siempre caminaban juntos a la mezquita y regresaban juntos a casa”, dijo Saif.

El imán y Uddin vivían en la misma cuadra, muy cerca de la mezquita Al-Furqan Jame Masjid, situada en la Avenida Glenmore y la calle 77, en el vecindario de Ozone Park.

Una treintena de miembros de la mezquita y líderes religiosos se congregaron el domingo frente a la casa de las víctimas para confortar a sus familias.

“Quien disparó a mi padre debe saber que nos ha quitado todo”, dijo Naima Akonjee, de 28 años, otro hijo del imán. “Él era el pilar de nuestra familia y de nuestra comunidad. Era un padre dulce y piadoso”.


Los hijos de Akonjee pidieron la ayuda del público para identificar al sospechoso, descrito por la policía como un hombre alto y de piel oscura que vestía pantalones cortos y una camisa azul.

“Les suplico que llamen a la policía, estaremos profundamente agradecidos. Necesitamos toda la solidaridad y apoyo posible en este momento”, expresó Naima.

La policía inundó el vecindario con afiches del retrato hablado del sospechoso de disparar a Akonjee y Uddin, y ofrece una recompensa de 2,500 dólares por información que lleve a su arresto.

De acuerdo con el NYPD, el imán portaba más de 1,000 dólares pero el dinero no fue tomado por el tirador, por eso la comunidad plantea que pudo tratarse de un crimen de odio.

“Quien disparó a mi padre no buscaba el dinero sino su muerte”, dijo Naima. “No sabemos si fue un crimen de odio. La policía debe investigar y darnos las respuestas que necesitamos”.

Si usted tiene información acerca de este caso, puede llamar anónimamente a la línea de la policía 1-800-577-TIPS o en español 1 -888-57-PISTA.

Lea también:


Más contenido de tu interés