11 Septiembre

“Representar lo impensable”: la respuesta artística al 11 de septiembre

A 15 años del ataque que sacudió al mundo, esta muestra en el 9/11 Memorial Museum de Nueva York marca esa conmemoración.
2 Sep 2016 – 6:50 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- ¿Cómo respondemos al terror, al dolor? El 11 de septiembre de 2001 confrontó al ser humano con los distintos alcances emocionales, mentales y físicos de esa pregunta. Los artistas, recurrieron a la creatividad para intentar explicar su sentir.

Han pasado 15 años de los ataques a las Torres Gemelas del World Trade Center en Nueva York y de cara a ese aniversario, el 9/11 Memorial Museum de Nueva York anuncia que abrirá el 12 de septiembre la exhibición "Rendering the Unthinkable: Artists Respond to 9/11".

La muestra recoge el trabajo de 13 artistas que interpretaron el horror y lo canalizaron a través de diversos medios como esculturas, pinturas y trabajos en papel y vídeo.

Las piezas se crearon en distintos momentos y ya se han expuesto en otras salas pero el museo del 9/11 las unió para presentarlas juntas por primera vez.

De videos a esculturas

Entre los artistas de esta muestra está la colombiana Mónika Bravo (1964) y el suyo es un vídeo de 5 minutos de vistas del World Trade Center.

"El 10 de septiembre de 2001, grabé desde mi estudio la vista al World Trade Center para una pieza que trabajaba en el momento, 'A_Maze'. La película muestra una tormenta en el que sería el último día en que las torres estaban de pie", expresaba la artista en su página web.

La muestra incluye la pieza "Tumbling Woman" ("Mujer que cae") que cuando se expuso por primera vez causó controversia y críticas de reportes de prensa. Robin Cembalest, una de las voces más reconocidas de la prensa de arte, había escrito cómo el arte relativo al 11 de septiembre ha sido objeto de gran escrutinio por las heridas de las víctimas y las consideraciones patrióticas de algunos.

Su creador, Eric Fischl, perdió un amigo en los ataques y la escultura representa una mujer -en posición horizontal- como un testimonio de aquellos que sobrevivieron pero también de quienes murieron a consecuencia de los ataques.

"La mano de la figura está extendida en un gesto de conexión", dice el museo en torno a esta obra que desde que se expuso por primera vez en 2002 ha tenido otras versiones en distintos medios y tamaños.

Quizás la reacción adversa a su obra pudo deberse en su momento a cómo la desnudez amplifica la vulnerabilidad de ese cuerpo, o que recuerda a quienes saltaron de las torres por el horror y la desesperación que vivían.

Otra de las piezas en esta exposición representa al World Trade Center como una nube. Esa es la obra de Christopher Saucedo, residente de Brooklyn, cuyos hermanos fueron parte de los bomberos que respondieron a la emergencia del 11 de septiembre. Uno de ellos, Gregory Saucedo, murió durante el colapso de la Torre Norte y según el museo, su cuerpo nunca se recuperó.

Quince años han pasado y hablar del 11 de septiembre de 2001 siempre será duro, más para unos que para otros. Esta muestra recoge no solo una reacción hecha arte sino que confronta -a través de las imágenes- el dolor y las memorias que no dejan de transformarse. La tragedia tiene ahora otra lectura más, esta vez desde la reflexión que traen lo simbólico y lo estético.

El museo abre diariamente a partir de las 9:00 de la mañana. El boleto de entrada cuesta 24 dólares, 18 dólares para estudiantes con identificación, veteranos y seniors y 15 dólares para niños de 7 a 17 años. Para información acceda aquí.


Lea también:


Más contenido de tu interés